Internacional

Mueren 56 en doble atentado suicida en noreste de Nigeria

Al menos 56 personas murieron y otras 78 resultaron heridas en un doble atentado suicida perpetrado en un campo de desplazados en Dikwa, en el estado de Borno, en el noreste de Nigeria, informaron el miercoles medios locales.

Por Lagos/EFE/AP

Soldados llega a la escena del atentado en Dalori, Nigeria.
Soldados llega a la escena del atentado en Dalori, Nigeria.

Agregaron que otras 78 personas recibían atención médica por heridas en las dos explosiones el martes recién pasado por la mañana en un campamento de unas 50 mil personas desplazadas de sus hogares por el levantamiento del grupo extremista islámico Boko Haram.

Según las primeras informaciones, el atentado se produjo cuando dos terroristas suicidas se infiltraron en el campo mientras las autoridades distribuían el desayuno, aunque la noticia del ataque no se ha difundido hasta el miércoles por las malas comunicaciones de la zona. 

Según los primeros informes “tres mujeres suicidas”  llegaron al campo y “dos de ellas detonaron sus explosivos. La tercera se negó a hacerlo al ver que había varios familiares suyos en el campamento y se entregó a las autoridades” , agregó Ahmed.

Se supone que estos atentados fueron en represalia del ataque llevado a cabo por las fuerzas de seguridad nigerianas la semana pasada contra tres localidades consideradas bastiones de Boko Haram, en el que murieron decenas de militantes islamistas.

Los ataques de Boko Haram han dejado al menos 17.000 muertos y más de 2,6 millones de desplazados en casi siete años de violencia que afecta también a países vecinos

En otro hecho, ocho personas murieronel miércoles tras un atentado suicida perpetrado por dos niñas, supuestas milicianas del grupo yihadista nigeriano Boko Haram, en la localidad de Nguetchéwé, en el norte de Camerún, informaron  fuentes vecinales.

Las dos menores, de unos 13 años de edad y que perdieron la vida en el ataque, irrumpieron en un funeral y se dirigieron al espacio reservado a las mujeres sobre las 5.40 horas locales  (4.40 horas GMT) .

Allí, una de ellas detonó los explosivos que llevaba consigo, explicó el portavoz de la patrulla de vigilancia vecinal Mahma Oumaté.

Al parecer, otro de los miembros de este cuerpo de vigilancia, Thomas Gwolime, identificó a una de las terroristas y la persiguió con la intención de pararla, aunque finalmente no pudo impedir el atentado.

Gwolime fue uno de los dos hombres que murieron en el ataque, junto a seis mujeres, una de ellas embarazada, y las dos terroristas suicidas.

Además, una veintena de personas resultaron heridas, según las mismas fuentes.

Aunque el atentado todavía no ha sido reivindicado por ningún grupo terrorista, el distrito de Mayo-Moskota, donde se encuentra Nguetchéwé, es atacada con frecuencia por los yihadistas nigerianos Boko Haram.

A principios de enero, miembros de Boko Haram asaltaron la localidad de Mozogo, donde mataron a dos residentes y saquearon viviendas y comercios.

Desde el inicio del 2016, Camerún ha sufrido cerca de 30 ataques terroristas perpetrados por Boko Haram, en los que han muerto otras tantas personas, según las cifras proporcionadas por el Gobierno camerunés.

Tras el inicio de las operaciones de la fuerza multinacional regional contra Boko Haram, los yihadistas nigerianos han aumentado los ataques suicidas en torno al lago Chad, una zona difícil de controlar por la porosidad de las fronteras entre Nigeria, Camerún, Chad y Níger.

Sin embargo, en el caso de los atentados perpetrados por menores, las fuerzas de seguridad camerunesas trabajan con la hipótesis de que Boko Haram utiliza a niños y adolescentes para que carguen con los explosivos con amenazas y engaños, y que es un miliciano del grupo el que detona la bomba a distancia.