Internacional

Mueren siete en cadena de explosiones provocadas en China

Más de 15 de explosiones contra edificios públicos en una pequeña ciudad en el sur de China dejaron un saldo de al menos siete muertos y más de 50 heridos estemiércoles, según autoridades y medios estatales.

Por Pekín/EFE

Edificio dañado por la explosión en China.
Edificio dañado por la explosión en China.

El Ministerio de Seguridad Pública dijo que llevaría el caso como un delito y no como terrorismo. Señaló que un hombre local de 33 años identificado sólo por su apellido, Wei, era sospechoso, pero no dio otros detalles incluyendo el posible motivo o si había sido detenido.

Según la Policía, hubo 17 explosiones en el condado de Liucheng con lo que murieron siete personas, 51 resultaron heridas y dos estaban desaparecidas, reportó el diario local del Partido Comunista, Guangxi Daily. El diario también dijo que el sospechoso no había sido detenido.

"Hubo tantas y eran tan ruidosas, todos en el condado las pudieron oír", dijo un empleado de hotel que sólo reveló su apellido Li. El hotel se encuentra cerca de un edificio de oficinas del gobierno que fue afectado por una de las detonaciones.

"Sonaban como si alguien estuviera haciendo estallar rocas en las montañas", dijo Li.

Las explosiones se produjeron sobre las 15:50 hora local  (7:50 GMT) en Liucheng y otras localidades cercanas, informó el medio estatal.

El diario South China Morning Post (SCMP) ha difundido imágenes, tomadas de las redes sociales, que muestran los importantes daños causados por las explosiones. Al menos un edificio se ha derrumbado.

Imágenes enviadas por testigos a través de la red social Weibo  (equivalente chino a Twitter) muestran los estragos causados por los explosivos, que derruyeron buena parte de un edificio de cinco plantas y afectaron a la fachada de una sede del gobierno comarcal, donde muchos de los cristales de las ventanas aparecen rotos.



Un edificio quedo medio derruido y varios vehículos dañados por la explosión.
Un edificio quedo medio derruido y varios vehículos dañados por la explosión.


Las fotografías también muestran a varias personas en el suelo, siendo atendidas de urgencia, así como motocicletas y otros vehículos dañados por la explosión.

Investigaciones preliminares señalan que las deflagraciones podrían provenir de paquetes enviados por correo que contenían explosivos.

China ha sufrido durante años esporádicos ataques con explosivos contra sedes de gobiernos locales, especialmente en zonas rurales, donde muchos de los autores de estos atentados eran personas descontentas con decisiones de las autoridades, especialmente expropiaciones de tierras o demoliciones forzosas.

En septiembre del 2012, un extrabajador de la construcción chino que quedó paralítico en un accidente laboral en 1994 y llevaba años pidiendo una indemnización a las autoridades, murió tras detonar un artefacto explosivo durante una reunión con políticos locales para exponer sus quejas.



Un edificio de oficinas del gobierno y un comercio fueron dañados por la explosión.
Un edificio de oficinas del gobierno y un comercio fueron dañados por la explosión.


Meses después, en mayo de 2013, dos personas descontentas con un gobierno local por un asunto de compraventa de tierras causaron una explosión en un edificio municipal en la provincia suroccidental de Yunnan, lo que causó cuatro muertos y 16 heridos.

Y en julio del 2013, un hombre de 34 años que había quedado paralítico por una paliza policial hizo estallar un artefacto que sólo causó un herido  (el mismo autor de la explosión) pero generó gran alarma al estallar en la Terminal 3 del Aeropuerto de Pekín, una instalación con extremas medidas de seguridad.