Internacional

Muros y aislacionismo se imponen en propuesta electoral republicana

 El Partido Republicano de EE.UU. aprobó el martes el borrador de su programa electoral con propuestas como construir un muro en la frontera sur, el rechazo al matrimonio homosexual, una política comercial más proteccionista y curiosidades como una llamada a combatir la “amenaza”  de la pornografía.

Por Washington DC/EFE

La Arena Quicken Loans está decorada para la Convención Nacional Republicana. (Foto Prensa Libre:AFP).
La Arena Quicken Loans está decorada para la Convención Nacional Republicana. (Foto Prensa Libre:AFP).

Hoy finalizó un proceso de dos días en Cleveland  (Ohio) , en el que un comité de 112 miembros de la formación conservadora decide cuáles son las líneas maestras que guiarán la política de Donald Trump, virtual candidato a la Presidencia de EE.UU., y los legisladores republicanos en los próximos cuatro años.

Trump no se ha implicado directamente en la redacción del borrador, que debe ser ratificado la próxima semana en la Convención Nacional Republicana de Cleveland, pero algunas de sus propuestas estrellas quedarán marcadas en tinta, pese a suponer un giro frente a la ortodoxia del partido.

“Este programa es varias cosas: un manual para devolverle el poder a la gente, una guía sobre los principios constitucionales y una hoja de ruta para aumentar las oportunidades económicas a todos, incluidos los que están en los márgenes”, concluyó la reunión.

Entre ellas está la construcción de un “muro”  que “cubra toda la frontera sur”  con México para contener la inmigración ilegal, así como la negociación de tratados comerciales “que pongan los intereses de Estados Unidos primero” , dos de los mantras de Trump durante las elecciones primarias.

“Un presidente republicano insistirá en la paridad en asuntos comerciales e implementar aranceles compensatorios si otros países se resisten a cooperar” , indica el programa, que, sin embargo, no se opone directamente al Tratado de Cooperación Transpacífico  (TPP) , cuya ratificación legislativa pide que “no se apresure” .

Del mismo modo, el programa también incluyó un texto en el que se se pide someter a un “escrutinio especial”  a aquellos procedentes de países que “apoyan el terrorismo” , una versión diluida de la petición de Trump de prohibir la entrada a inmigrantes provenientes de países con un historial de terrorismo.

El programa mantiene coincidencias con el texto del 2012 como el respeto a la “familia tradicional” , pese a que por primera vez en la historia de esta reunión una integrante abiertamente gay, Rachel Hoff, del Distrito de Columbia, intentó añadir una enmienda para que se reconociera a “todo tipo de familias” , incluidas las de padres del mismo sexo.

Una veintena de miembros del comité que diseña el programa apoyó la moción de reconocimiento del matrimonio homosexual, algo que muestra un cambio en el Partido Republicano después de que el Tribunal Supremo aprobara este tipo de uniones en todo el país el año pasado.

“Un presidente republicano insistirá en la paridad en asuntos comerciales e implementar aranceles compensatorios si otros países se resisten a cooperar”, indica el programa.

Las discusiones también se centraron en la connotación de palabras como la que llevó a decidir cambiar “inmigrante ilegal”  por “extranjero ilegal”  para referirse a los indocumentados, o la discusión para inclinarse por “pre-nacido”  ante “nonato”  porque es una acepción preferida por los “millenials”   (generación que llegó a la mayoría edad con el cambio de milenio) contrarios al aborto.

En el debate también apoyó la prohibición de que transexuales utilicen baños públicos destinados al sexo con el que se sienten identificados, así como en condenar el aborto y pedir la prohibición de investigación con células madres o con tejidos fetales.

El programa insiste en la necesidad de que se respete el derecho a portar armas y no se persigan mayores controles, como piden los demócratas a la luz de los habituales tiroteos en zonas públicas.

Por el contrario, el comité del programa republicano añadió una enmienda para considerar la pornografía “una crisis de salud pública” , y pide a los estados que “luchen contra esta amenaza”  que daña a la juventud.

“Este programa es varias cosas: un manual para devolverle el poder a la gente, una guía sobre los principios constitucionales y una hoja de ruta para aumentar las oportunidades económicas a todos, incluidos los que están en los márgenes” , concluyó al cierre de la reunión el presidente del comité, el senador John Barrasso.