Internacional

Netanyahu afirma que tenderá la mano a los palestinos

Benjamin Netanyahu recibió este miércoles el encargo de formar nuevo gobierno en Israel, una decisión lógica tras su victoria en las legislativas pero que llega en un contexto de tensiones con el presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

Por Jerusalén/AFP

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, se da la mano con el presidente israelí, Reuven Rivlin en Jerusalén (Foto Prensa Libre:AP)
El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, se da la mano con el presidente israelí, Reuven Rivlin en Jerusalén (Foto Prensa Libre:AP)

“He decidido confiarle la decisión de formar el gobierno” declaró el presidente Reuven Rivlin junto a Netanyahu ante la prensa.

Netanyahu declaró por su parte: “nuestra mano está tendida en señal de paz hacia nuestros vecinos palestinos y el pueblo de Israel sabe que la paz verdadera, así como nuestro futuro, solo estarán garantizados si Israel es fuerte.”

Netanyahu, 65 años, en el poder desde 2009 tras un primer mandato de 1996 a 1999, tendrá 28 días, eventualmente renovables otros 14, para constituir su gobierno.

A priori, se prevé un ejecutivo más derechista que el saliente, aunque las especulaciones sobre un gobierno de unidad nacional que incluiría a los laboristas no han quedado totalmente descartadas.

El partido de Netanyahu, el conservador Likud, dispone de 67 escaños de los 120 del parlamento (Kneset).

Netanyahu tendrá que conciliar las contradictorias exigencias de los miembros de su propio partido, de dos partidos nacionalistas (Hogar Judío, Israel Beiteinu), de dos de formaciones ultraortodoxas (Shass y Lista Unificada de la Torah) y del partido de centro-derecha Kulanu.

Netanyahu y su gobierno deben asumir las consecuencias de una campaña que ha dividido a los israelíes y dañado las relaciones con el gran aliado, Estados Unidos.

“Nuestra mano está tendida en señal de paz hacia nuestros vecinos palestinos y el pueblo de Israel sabe que la paz verdadera, así como nuestro futuro, solo estarán garantizados si Israel es fuerte.” dijo Netanyahu.

La dirección palestina, por su lado, prevé interponer dentro de una semana, el 1 de abril, sus primeras querellas por crímenes de guerra contra los dirigentes israelíes en la Corte penal internacional.

Excesos de campaña

Desde su victoria, Netanyahu paga los excesos de su campaña, realizados para atraerse a los electores más derechistas.

Esa reciente campaña electoral exasperó por diversas razones al gobierno estadounidense.

Para hacerse elegir, Netanyahu prometió que no iba a haber un estado palestino, que Jerusalén nunca sería la capital de un estado palestino, que iba a continuar con la colonización y esgrimió el peligro de un voto masivo de los árabes israelíes.

Después de la victoria, Netanyahu intentó matizar sus declaraciones y el lunes dijo que lamentaba haber herido la sensibilidad de los árabes israelíes. Pero el mal ya estaba hecho.

Obama anunció su intención de revaluar su postura sobre Israel ante la ONU, donde el apoyo de Estados Unidos es crucial.

“Nosotros creemos que dos Estados es la mejor solución en aras de la seguridad de Israel, las aspiraciones de los palestinos y la estabilidad regional“, dijo Obama, reiterando la posición estadounidense sobre el conflicto entre Israel y los palestinos.

Caza de ministerios

Entre tanto, la caza a los ministerios en el próximo gobierno Netanyahu se ha iniciado incluso antes de la apertura de negociaciones formales. Las mayores carteras, Defensa, Finanzas y Exteriores, son las más codiciadas. Solamente la de Finanzas parece asegurada para Moshe Kahlon.

Este antiguo miembro del Likud encabeza ahora el nuevo partido Kulanu, que asegura tener vocación social, y cuyos diez escaños son capitales para la mayoría gubernamental.