Internacional

Netanyahu expone a Obama su compromiso con "dos Estados para dos pueblos"

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, expuso hoy ante el presidente de EE.UU., Barack Obama, su compromiso con una solución de "dos Estados para dos pueblos" para lograr la paz en Oriente Medio, en la primera reunión entre ambos desde el cierre del pacto nuclear con Irán.

Por Washington/Agencias

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu (izq), conversa con el presidente estadounidense Barack Obama, (der), durante la reunión en la Casa Blanca. (Foto Prensa Libre: EFE).
El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu (izq), conversa con el presidente estadounidense Barack Obama, (der), durante la reunión en la Casa Blanca. (Foto Prensa Libre: EFE).

Al comienzo de la reunión en el Despacho Oval de la Casa Blanca, Netanyahu expresó también su intención de "fortalecer" la alianza entre EE.UU. e Israel durante esta visita a Washington.

Por su parte, El presidente de EE.UU., Barack Obama, subrayó hoy el "deterioro" de la seguridad en Oriente Medio e insistió al comienzo de la reunión, en que la seguridad de Israel es una de sus "mayores prioridades" como presidente de EE.UU.

Tanto Obama como Netanyahu, destacaron este la solidez de los lazos bilaterales, después de asperezas entre las dos partes a raíz de un acuerdo internacional con Irán.

El mandatario estadounidense afirmó que "no es un secreto" que ambos mantienen desacuerdos, pero mencionó el "lazo extraordinario" entre los dos países, al tiempo que el primer ministro israelí le reafirmó el compromiso de su gobierno con el diálogo de paz con los palestinos.

A lo largo de décadas, la propuesta de una "solución de dos estados" fue la base fundamental de los esfuerzos de paz. Durante mucho tiempo, Netanyahu provocó la ira de la Casa Blanca al sugerir que la solución de los dos estados era una propuesta liquidada.

"Sigo comprometido con una visión de paz de dos estados para dos pueblos, un Estado palestino desmilitarizado que reconozca al Estado de Israel", dijo Netanyahu.

El primer ministro israelí añadió que quería "dejar claro que no he renunciado a la esperanza de paz. Nunca renunciaremos a la esperanza de paz".



Personas protestan contra la visita del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, frente a la Casa Blanca, en Washington. (Foto Prensa Libre: EFE).
Personas protestan contra la visita del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, frente a la Casa Blanca, en Washington. (Foto Prensa Libre: EFE).


Las desavenencias personales entre Netanyahu y Obama, que ya ni se molestan en ocultar, se han profundizado aún más desde la firma del acuerdo nuclear con Irán y las potencias mundiales.

La Casa Blanca se tomó a mal que en marzo el líder de la derecha israelí viajara a Washington a cortejar a los republicanos, adversarios políticos de Obama, en un discurso ante el Congreso sobre la amenaza iraní.

Las declaraciones de Netanyahu los días posteriores sobre los árabes israelíes y el conflicto entre israelíes y palestinos terminaron de generar consternación en Washington.

El cara a cara de este lunes, que promete ser más funcional que caluroso, se espera que sirva de bálsamo para las heridas abiertas por el tema Irán y reafirme el carácter incondicional de la alianza de seguridad, más allá de los sentimientos personales.

El punto principal de las discusiones debería centrarse en un nuevo acuerdo militar para los próximos 10 años. Netanyahu podría pedir que la ayuda militar de más de US$3 mil millones al año que recibe de Washington pase a ser de US$5 mil millones, especuló la prensa israelí.

"Error histórico"

Israel aspira a estar mejor armado ante los riesgos que el acuerdo con Teherán representa para el país, según Netanyahu, tanto en el ámbito armamentístico como respecto de los que suponen los aliados de Irán, el Hezbolá libanés y el Hamás palestino.



US President Barack Obama and Israeli Prime Minister Benjamin Netanyahu hold a meeting in the Oval Office of the White House in Washington, DC, November 9, 2015. Netanyahu meets Obama in a bid to set aside their frosty personal ties, turn the page on the Iran nuclear deal and talk defense in the first encounter by the two leaders since October 2014. AFP PHOTO / SAUL LOEB
US President Barack Obama and Israeli Prime Minister Benjamin Netanyahu hold a meeting in the Oval Office of the White House in Washington, DC, November 9, 2015. Netanyahu meets Obama in a bid to set aside their frosty personal ties, turn the page on the Iran nuclear deal and talk defense in the first encounter by the two leaders since October 2014. AFP PHOTO / SAUL LOEB


Netanyahu calificó el acuerdo con Irán como un "error histórico".

El nuevo acuerdo entre Estados Unidos e Israel entrará en vigor en 2017, cuando finaliza el actual.

Los dos líderes discutirán los compromisos que podrían permitir a Israel obtener más de los 33 aviones de combate F-35 ya encargados y adquirir aviones helicóptero V-22 Ospreys.

La perspectiva de un acuerdo de este tipo permite a la Casa Blanca proclamar que la cooperación en seguridad con Israel nunca ha sido más fuerte que bajo el gobierno de Obama.

La situación es mucho menos alentadora en lo que respecta a la cuestión palestino-israelí. Obama ha perdido toda esperanza de ver a israelíes y palestinos firmar la paz antes del final de su mandato en enero de 2017, admiten sus colaboradores. Incluso ve remotas las posibilidades de que se reanuden las negociaciones en este plazo.

Obama está "decepcionado" de que no haya habido avances en sus mandatos, dijo Ben Rhodes, asesor adjunto de seguridad nacional, en el diario israelí Haaretz.

La primera responsabilidad por ello es de los israelíes y los palestinos: "Hemos intentado todo... poco importa lo que hiciera Estados Unidos, cada vez que los líderes israelíes y palestinos tenían la oportunidad de dar un salto adelante juntos, no lo hicieron", dijo.

Bajo presión

Obama y Netanyahu se reúnen en momentos en que los Territorios Palestinos, Jerusalén e Israel están viviendo una ola de violencia que hace temer una nueva intifada.



Netanyahu desciende del vehículo que lo llevó hasta la Casa Blanca. (Foto Prensa Libre: EFE).
Netanyahu desciende del vehículo que lo llevó hasta la Casa Blanca. (Foto Prensa Libre: EFE).


Obama espera escuchar las propuestas de Netanyahu para "estabilizar" la situación, pero que preserve a la vez la "solución de dos estados", con los palestinos e israelíes viviendo en paz, un objetivo que parece estar cada vez más lejos.

Antes de su partida de Israel el domingo, Netanyahu dijo que hablaría con Obama de los "posibles avances con los palestinos", dando a entender que podría anunciar medidas concretas para facilitar la vida de los palestinos y disminuir las tensiones.

El primer ministro está bajo la presión de la derecha israelí. Quince diputados firmaron un llamado a que Netanyahu defienda ante Obama "el derecho legal e histórico" de Israel de construir en Jerusalén y Cisjordania.

En cuanto a los gestos de apaciguamiento hacia los palestinos, Naftali Bennett, uno de los principales aliados de la coalición gubernamental de Netanyahu, rechazó la idea: "Somos nosotros los que deberíamos pedirles gestos a ellos: dejar de asesinar y de propagar el odio".