Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

13/03/13 - 12:02 Internacionales

El nombre, una elección simbólica para el nuevo papa

De Pío a Clemente, pasando por Pablo o Simplicio, el futuro papa debe elegir el nombre con el que regirá los destinos de la Iglesia Católica, que en los últimos tiempos ha estado inspirado en uno de sus predecesores.

CIUDAD DEL VATICANO.- El ritual secular del cónclave prevé que el sucesor del trono de Pedro adopte un nombre inmediatamente después de haber sido elegido.

El nombre se anuncia menos de una hora después de la fumata blanca que informa al mundo de la elección de un nuevo Pontífice, precedido de la protocolaria fórmula en latín: Annuntio vobis gaudium magnum, habemus papam, proclamada desde el balcón del palacio apostólico.

Lo escoge libremente la persona elegida, y es el único que puede explicar por qué lo ha hecho, explicó este miércoles el portavoz del Vaticano, Francisco Lombardi.

Aunque los papas pueden adoptar su nombre de bautismo, la tradición de cambiarlo fue inaugurada en el siglo VI por Juan II, nacido Mercurio, que no quiso mantener su nombre pagano.

POR AGENCIA AFP / Italia

Herramientas

Tags

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.