Internacional

Nuevo derrame de melaza contamina río salvadoreño

Un derrame de melaza contaminó un río de la periferia norte de la capital salvadoreña, en el segundo accidente de este tipo que se produce en menos de un mes, informaron el miércoles el Gobierno y productores de azúcar.

Por San Salvador/AFP

En mayo último el río La Magdalena también fue afectado un derrame de melaza. (Foto Facebook: Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales de El Salvador).
En mayo último el río La Magdalena también fue afectado un derrame de melaza. (Foto Facebook: Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales de El Salvador).

“Es un derrame (de melaza) de gran magnitud, va directo al río Las Cañas”, declaró a Radio Nacional de El Salvador la ministra de Medio Ambiente, Lina Pohl.

La melaza es una sustancia espesa, dulce y de color oscuro que queda como residuo de la cristalización del azúcar de caña.

El percance ocurrió en una destilería las próximidades de Apopa, unos 15 km al norte de San Salvador, por una fuga en una gigantesca pila utilizada por los ingenios azucareros La Cabaña y Jiboa para almacenar dos millones de galones de melaza, consignó la Asociación Azucarera de El Salvador en un comunicado.

El ente azucarero indicó que “afortunadamente” no se reportaron víctimas, y tras “lamentar” el incidente, aseguró que se hace una estimación del volumen de melaza derramado.

La portavoz de los ingenios azucareros, Melissa Méndez, declaró que el derrame fue reportado en las primeras horas del miércoles y con la alerta un equipo de técnicos y 60 personas con maquinaria pesada trabajan para “mitigar los impactos”.

Para evitar que el derrame se propague, según Pohl, entre las medidas de contingencia que se ejecutarán figura la construcción de barreras naturales.

El pasado 5 de mayo se produjo otro derrame de unos 900 mil galones de melaza del ingenio La Magdalena, el cual contaminó un río del mismo nombre en Chalchuapa, 90 km al oeste de San Salvador, lo que obligó a las autoridades a decretar estado de emergencia ambiental por la muerte masiva de peces y el impacto en la población.

La emergencia en el Magdalena fue decretada por tres meses y abarcó un tramo de 16 mil 400 metros cuadrados, pero la contaminación llegó a otros dos ríos, incluido el Paz, en la frontera entre El Salvador y Guatemala.