Internacional

Ocho policías heridos tras ser arrollados por vehículo en protesta

El desalojo policial de una terminal de almacenamiento de Petróleos Mexicanos (Pemex) en Rosarito, Baja California dejó al menos 15 heridos, varios de ellos policías federales y tres periodistas.

Por Rosarito/EFE

Archivado en:

Combustibles México
Un grupo de manifestantes durante la protesta en el ingreso a la planta petrolera Pemex de Tijuana. (Foto Prensa Libre: EFE)
Un grupo de manifestantes durante la protesta en el ingreso a la planta petrolera Pemex de Tijuana. (Foto Prensa Libre: EFE)

El altercado comenzó el sábado por la mañana, cuando las fuerzas policiales iniciaron el desalojo de las personas que, en el marco de las protestas por la subida de los precios de las gasolinas en México, obstaculizaban desde hacía varios días los accesos de este punto estratégico para la compañía estatal Pemex.

La llegada de decenas de agentes de cuerpos de seguridad detonó en un choque con los manifestantes que implicó que el vehículo de uno de estos arrollara violentamente a varios agentes de seguridad, según se desprende de unas imágenes en vídeo publicadas en redes sociales.

"Inadmisible la agresión que sufrieron el día de hoy elementos de la Policía Federal mexicana en Rosarito, Baja California. No quedará impune", dijo el secretario (ministro) de Gobernación de México, Miguel Ángel Osorio, vía Twitter.

De acuerdo con reportes obtenidos por Efe, el enfrentamiento se saldó con al menos 15 heridos -entre ellos ocho policías federales- y 70 de detenidos, la mayoría pobladores.

Videos del momento del atropellamiento













Entre los lesionados se encuentran tres reporteros de medios locales: Laura Sánchez, del diario "El Universal", Luis Alonso Pérez, de "Animal Político", y Jesús Ramas, fotoperiodista de "Frontera".

Según "El Universal", los tres periodistas fueron agredidos por gendarmes mientras desarrollaban la cobertura informativa del desalojo de la terminal de Pemex.

México padece desde hace una semana duras protestas y manifestaciones en contra del alza de los precios de las gasolinas en el país -de entre el 14 % y el 20 %-, fruto de una decisión gubernamental que antecede a una liberalización de precios en el sector que se dará a lo largo del año.

En el marco de estas protestas se llevaron a cabo también actos vandálicos y el saqueo de tiendas, unos hechos que hasta el viernes se habían saldado con seis muertos y al menos 1.500 detenidos.

Este sábado tuvieron lugar en varias partes del territorio mexicano manifestaciones pacíficas y, de hecho, en Tijuana, la ciudad más grande de Baja California, hubo una muy nutrida.

Por lo que se refiere al abasto de los combustibles, un problema que se fue agravando en los últimos días en esa región, algunas fuentes señalaron a Efe que todavía podría tardar en restablecerse el suministro habitual.



La policía detiene a uno de los revoltosos en Rosarito. (Foto Prensa Libre: EFE)
La policía detiene a uno de los revoltosos en Rosarito. (Foto Prensa Libre: EFE)




Combo de fotografías que muestra a un individuo lanzar su vehículo a un grupo de Policías Federales que contenían las protestas de decenas de manifestantes en una terminal de almacenamiento de Petróleo Mexicano (Pemex), en Rosarito (México). (Foto Prensa Libre:EFE)
Combo de fotografías que muestra a un individuo lanzar su vehículo a un grupo de Policías Federales que contenían las protestas de decenas de manifestantes en una terminal de almacenamiento de Petróleo Mexicano (Pemex), en Rosarito (México). (Foto Prensa Libre:EFE)