Internacional

OEA alerta sobre condiciones "precarias" de desplazados haitianos desde Dominicana

La Organización de Estados Americanos (OEA) alertó este miércoles sobre las “condiciones precarias” de grupos de haitianos desplazados desde República Dominicana, y advirtió que algunos están “en riesgo” de quedar apátridas.

Por Washington DC/AP

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA) , Luis Almagro, al presentar el informe. (Foto Prensa Libre:AP)
El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA) , Luis Almagro, al presentar el informe. (Foto Prensa Libre:AP)

La OEA “reconoce la existencia de desplazamientos de poblaciones que sobreviven en condiciones precarias“, dijo el secretario general de la OEA, Luis Almagro, al leer las conclusiones de una misión que envió a los dos países.

El organismo regional, con sede en Washington, también observó que “existen personas en riesgo de no contar con ninguna nacionalidad“, como consecuencia de un plan de regularización impulsado por Santo Domingo que organizaciones civiles critican como incompleto.

Los expertos de la OEA también recomendaron a los gobiernos de Haití y República Dominicana iniciar un diálogo bilateral para hallar soluciones a la disputa migratoria.

“Se recomienda que se organice un encuentro entre los dos países en el lugar más apropiado y aceptado por ambas partes“, leyó Almagro.

El informe de solo tres páginas recoge las observaciones y recomendaciones de la misión del organismo, liderada por el secretario de asuntos políticos, Francisco Guerrero, que visitó Haití y Dominicana entre el 10 y el 14 de julio.

El informe fue acogido con precaución por las delegaciones de Dominicana y Haití, y celebrado por el resto de los países en el Consejo Permanente, el máximo órgano político de la OEA, por su llamado al diálogo.

El embajador dominicano Pedro Verges dijo que Santo Domingo responderá a las recomendaciones y observaciones expresadas en el “futuro inmediato.”

Haití “se congratula de las recomendaciones” del documento, señaló el representante haitiano Bocchit Edmond.

El problema migratorio se remonta a una polémica decisión del tribunal Constitucional dominicano, que en el 2013 negó la nacionalidad dominicana a los hijos de inmigrantes ilegales nacidos en ese país, lo que convirtió, de facto, en apátridas a más de 250 mil personas, principalmente hijos de haitianos.

Ante la presión internacional, Santo Domingo implementó un plan nacional de regularización de extranjeros, y otorgó la nacionalidad dominicana a 55.000 personas. Sin embargo, la mayoría de los indocumentados no pudo finalizar el procedimiento antes de la fecha límite de 17 de junio y corre el riesgo de ser expulsada de ese país.

OEA ofrece mediar

La Organización de Estados Americanos se ofreció el miércoles a facilitar el diálogo entre República Dominicana y Haití sobre la tensión migratoria que viven ambas naciones, a las que invitó a reunirse en un lugar por determinar. El secretario general de la OEA, el uruguayo Luis Almagro, propuso además establecer un mecanismo de entendimiento ajustado a estándares internacionales, que permita el traslado de personas entre ambos países.

Almagro presentó al Consejo Permanente las propuestas formuladas por una misión de la OEA, encabezada por el secretario de Asuntos Políticos —el mexicano Francisco Guerrero— que visitó ambas naciones entre el 10 y el 14 de julio.

Sus propuestas incluyeron además que la OEA fortalezca los procesos de registro en recurso, en particular al programa de identificación de los inmigrantes haitianos, y solicitar a las autoridades buscar mecanismos para ayudar a las personas desplazadas, y en particular a los más vulnerables.

El embajador haitiano Bocchit Edmond respondió mostrándose complacido por el informe y dijo que el presidente Michel Martelly ya había decidido designar a un representante de alto nivel para reiniciar el diálogo bajo los auspicios de la organización.

El embajador dominicano Pedro Verges se limitó a indicar que su gobierno analizará el informe y responderá en el futuro inmediato.

México, Colombia y Venezuela fueron las únicas delegaciones que ejercieron el derecho de palabra, y coincidieron en expresar su apoyo a la búsqueda de una solución a través del diálogo.