Internacional

Pandilleros en El Salvador vendían carne de caballo para financiarse

La policía de El Salvador detuvo a 39 pandilleros que manejaban un matadero de caballos clandestino, acusados de varios delitos, informó la Fiscalía General de la República (FGR).

Por San Salvador/AFP

Las autoridades decomisaron más de cinco mil libras de carne de caballo en los operativos. (Foto: @FGR_SV).
Las autoridades decomisaron más de cinco mil libras de carne de caballo en los operativos. (Foto: @FGR_SV).

La FGR dijo que los detenidos, además de estar involucrados en varios asesinatos, se dedicaban a robar y destazar caballos para luego vender su carne como si fuera de res en mercados de las ciudades de Zacatecoluca y El Rosario, en el departamento de La Paz.

Son acusados por delitos que van desde asesinato a la contaminación ambiental,

"A los detenidos se les incautó siete vehículos, tres caballos y cinco mil 600 libras de carne de caballo, desmantelando un matadero clandestino", señaló la FGR en su cuenta de Twitter.

Los pandilleros fueron detenidos por la policía en varias localidades de La Paz, también bajo cargos de pertenecer a una "organización terrorista", término que el Estado utiliza para definir a las pandillas, que cuentan con unos 70 mil  miembros, de los cuales 16 mil están encarcelados según las autoridades.

La violencia en El Salvador, que en buena medida obedece al accionar de las pandillas, dejó cuatro mil 581 muertos entre enero y octubre, de acuerdo con cifras del Instituto de Medicina Legal (IML).

El portal de ElSalvador.com señala que las autoridades salvadoreñas hacen decomisos constantes de carne de caballo y que la carde decomisada iba a ser comercializada incluso en mercados de San Salvador.

Quienes operaban el rastro eran miembros de la estructura financiera de la mara Salvatrucha.



En los opeativos las autoridades resctaron a tres caballos que iban a ser sacrificados. (Foto: FGR_SV).
En los opeativos las autoridades resctaron a tres caballos que iban a ser sacrificados. (Foto: FGR_SV).




Armas que les fueron incautadas a los presuntos pandilleros salvadoreños. (Foto: FGR_SV).
Armas que les fueron incautadas a los presuntos pandilleros salvadoreños. (Foto: FGR_SV).














Componendas

En tanto, abogados de líderes pandilleros encarcelados en dos prisiones salvadoreñas trasladaron a personas en libertad órdenes de recrudecer los asesinatos de policías y soldados en El Salvador, reveló el miércoles el director de la Policía, Howard Cotto.

Hay “mal llamados abogados, que haciéndose valer de su condición de defensores de terroristas (pandilleros), han estado trasladando órdenes y disposiciones”, a personas en libertad, de asesinar a miembros de los cuerpos de seguridad, aseguró Cotto a la prensa.

Dijo que estos abogados son investigados y que “los vamos a perseguir también y van a tener una cuota de responsabilidad por las acciones”  que han realizado.

En lo que va del 2016 al menos 64 uniformados, de los que 44 eran policías y 20 militares, han sido asesinados en el país, principalmente cuando se encontraban de licencia.

Solo en noviembre han sido ultimados 11 integrantes de los cuerpos de seguridad; el último falleció el miércoles mismo en la localidad de Quezaltepeque, donde un grupo de encapuchados lo atacó con armas de guerra cuando viajaba junto con su hijo en el servicio de transporte público.

Según las autoridades se Seguridad, la matanza de policías ha sido ordenada por líderes de la pandilla Mara Salvatrucha  encarcelados en las prisiones de Izalco y Ciudad Barrios.

Estos forman parte de un grupo de 30 pandilleros llevados a la cárcel de máxima seguridad en la localidad de Zacatecoluca donde serán sometidos a un “aislamiento total”  en el que no tendrán ni derecho a la hora de sol permitida a otros reclusos, dijeron hoy las autoridades.

No es la primera vez que los líderes de pandillas ordenan asesinatos u otras acciones desde el interior de las cárceles.

En marzo del año en curso, fueron asesinados 11 trabajadores en el central departamento de La Libertad y, de acuerdo con la Fiscalía, dicha masacre fue ordenada desde los mismos recintos.

El Salvador registró hasta el pasado octubre una disminución de más de mil homicidios en comparación con el mismo lapso del 2015, pero la baja se ha visto empañada por esta ola de asesinatos de policías y militares.

Entre enero y octubre anteriores, la nación centroamericana registró cuatro mil 585 asesinatos, un 18.4% menos que los cinco mil 622 de ese periodo del 2015.