Internacional

Piden solución ante aumento de solicitudes de asilo en Centroamérica

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) pidió este martes actuar en materia de empleo, inclusión y seguridad frente a los desplazamientos en América Central.

Por Madrid/AFP

Familias de inmigrantes esperan a ser registrados en oficinas de inmigración de Macallen, Texas. (Foto Prensa Libre: AFP).
Familias de inmigrantes esperan a ser registrados en oficinas de inmigración de Macallen, Texas. (Foto Prensa Libre: AFP).

En una conferencia en la Casa de América en Madrid, Samaniego informó de "un aumento significativo de solicitudes de asilo procedentes del triángulo norte de América Central", es decir Guatemala, Honduras y El Salvador, los más castigados por la violencia y la pobreza.

El año pasado hubo 55 mil solicitudes de asilo, y en los ocho primeros meses de 2016 van ya por 50 mil, según datos de ACNUR. Concretamente se observó un aumento de pedidos en México, Costa Rica, Belize, Panamá y Nicaragua, detalló Samaniego.

El funcionario destacó que en Centroamérica hay 108 mil solicitantes de asilo pendientes de que la administración resuelva su caso.

  • 50 mil solicitudes de asilo han surgido desde Centroamérica el presente año
  • 108 mil solicitantes de asilo están pendientes de resolución
  • La violencia es uno de los principales detonantes de los desplazamientos
  • 60 mil pandilleros se calcula que hay en la región
  • 600 mil personas están ligadas directa o indirectamente a estos grupos criminales.
  • 12% de los refugiados del mundo se concentran en América, segun Acnur

Samaniego valoró que se esté reconociendo el estatuto de refugiados a un 56% de los demandantes. Pero destacó que la respuesta debe afrontar, además de la seguridad y la atención humanitaria, la situación económica, pues "hay problemas de seguridad y desarrollo que van a seguir provocando la movilidad de personas".

El funcionario advirtió contra la tentación de cerrar fronteras, ya que esto provoca la búsqueda de "rutas cada vez más complicadas, que se cobran cada vez más vidas humanas".

En ese sentido, puso como ejemplo el programa CAM de acogida de menores salvadoreños, hondureños y guatemaltecos en Estados Unidos, siempre y cuando demuestren tener un padre con residencia legal en ese país. Dicho programa existe desde diciembre de 2014.

Igualmente citó el mecanismo de protección de refugiados vigente en Costa Rica, para "casos graves presentados a ACNUR" de personas que esperan ir a Estados Unidos.

Samaniego, representante de ACNUR para América Central, Cuba y México, añadió que a menudo la gente se ve obligada a dejar su hogar por tres razones simultáneas: pobreza, parientes en el extranjero y violencia en el país de origen.

"Muchas veces una misma persona puede tener las tres dinámicas: un pariente que vive en Estados Unidos, una pérdida de empleo, y un asesinato en la familia, y por eso decide salir", explicó.



Un hondureño carga a su hija en un puesto fronterizo migratorio de EE. UU. (Foto Prensa Libre: AFP).
Un hondureño carga a su hija en un puesto fronterizo migratorio de EE. UU. (Foto Prensa Libre: AFP).


Del lado de la violencia, las maras centroamericanas tienen una responsabilidad particular, pues se les acusa de reclutamiento forzoso de menores, agresiones sexuales, secuestros y un 65% de los 150.000 homicidios cometidos en Guatemala, El Salvador y Honduras en la última década.

Samaniego estimó que en la región hay entre 32.000 y 60.000 pandilleros, y unas 600.000 personas asociadas directa o indirectamente a estos grupos criminales que controlan barrios y también zonas rurales.

Según datos de ACNUR, las Américas concentran un 12% de los 65 millones de desplazados, refugiados y solicitantes de asilo que hay en todo el mundo.



Cada año, miles de centroamericanos, principalmente de Guatemala, Honduras y El Salvador, sale de su país en busca de regugio puesto que huyen de la violencia. (Foto Prensa Libre: AFP).
Cada año, miles de centroamericanos, principalmente de Guatemala, Honduras y El Salvador, sale de su país en busca de regugio puesto que huyen de la violencia. (Foto Prensa Libre: AFP).




Un amadre, migrante hondureña y su hija en un centro de control migratorio en Mcallen, Texas. (Foto Prensa Libre: AFP).
Un amadre, migrante hondureña y su hija en un centro de control migratorio en Mcallen, Texas. (Foto Prensa Libre: AFP).