Internacional

Polonia se blinda ante Jornada Mundial de la Juventud

Polonia moviliza más de 40 mil agentes para proteger al Papa y a miles de jóvenes que participarán en la Jornada Mundial de la Juventud en Cracovia.

Por Cracovia/AFP

Vista general del altar en el Campus de la Misecordia durante los preparativos de la Jornada Mundial de la Juventud, en Polonia. (Foto Prensa Libre: EFE).
Vista general del altar en el Campus de la Misecordia durante los preparativos de la Jornada Mundial de la Juventud, en Polonia. (Foto Prensa Libre: EFE).

Las autoridades intentan calmar los ánimos desde hace semanas, indicando por un lado que no se ha señalado ningún riesgo de atentado y que, en cualquier caso, se está haciendo todo lo posible para impedir cualquier tipo de ataque.

Pero, luego de la balacera en Múnich, Alemania  y el atentado de Niza, Francia, donde un hombre solo al volante de un camión mató a más de 80 personas el 14 de julio, así como los de París y Bruselas, cualquier congregación es potencialmente de alto riesgo.

Además, el jefe de la Iglesia católica es probablemente un blanco potencial para los fanáticos religiosos islamistas.

El intento de asesinato del papa Juan Pablo II en la plaza de San Pedro hace 35 años, a manos del turco Ali Agca, mostró que el Pontífice se expone a los mismos riesgos que un líder político.

Varsovia no ha escatimado en medios para garantizar las seguridad: 20 mil policías, entre ellos siete mil 500 en las calles, nueve mil bomberos, 800 integrantes del servicio de protección del Gobierno y 11 mil guardias fronterizos.

Los controles en la fronteras, cuya supresión era una de las grandes alegrías de los polacos tras su ingreso en la zona Schengen, se restablecieron de manera provisional.

Y el pequeño tráfico transfronterizo con Ucrania y el enclave ruso de Kaliningrado se suspendió por completo.





Las medidas de seguridad también afectan a los lugares de encuentro con el Papa.

La inmensa pradera de Brzegi, donde se celebrará la vigilia nocturna de los jóvenes con el pontífice, se rodeó con una valla metálica.

Y los peregrinos que quieran atravesarla para encontrarse cerca del altar deberán dar muestras de su honestidad.

Los bomberos, por su parte, controlarán todos los enclaves industriales y el aeropuerto de Cracovia-Balice, donde aterrizará y de donde despegará el Pontífice, así como las estaciones de trenes y paradas de autobús utilizadas por los peregrinos.

El Gobierno de Varsovia no quiso revelar el costo de las medidas de seguridad de la JMJ, pero se previó una partida especial de casi US$25 millones para tal fin en el proyecto de presupuestos del 2016, adoptado el pasado mes de septiembre.