Internacional

Indignados ganan en Barcelona y podrían gobernar en Madrid

Una plataforma ciudadana inspirada en los indignados e integrada por el Partido Podemos fue la más votada en las elecciones municipales en la capital catalana y también podría intentar formar una coalición de gobierno en Madrid, donde quedó segunda.

Por Madrid/AFP

Barcelona en Común, liderada por la activista antidesahucios Ada Colau, logró 11 concejales, frente a los 10 que ganaron los conservadores nacionalistas de CiU del actual alcalde Xavier Trias, con el 99.32% de los votos escrutado.

En Madrid, el conservador Partido Popular fue el más votado con 21 diputados contra los 20 obtenidos por la exjueza Manuela Carmena, candidata de Ahora Madrid, que también incluye al partido antiliberal Podemos.

“Aquí no han ganado unas siglas, aquí no han ganado unos contra otros, ha ganado el deseo del cambio sobre la campaña del miedo, de la resignación y con esto ganamos todos, sobre todo Barcelona”, afirmó Colau tras conocer los resultados.

El alcalde en funciones de la capital catalana se ha apresurado a felicitar a la ganadora de las elecciones municipales. “Hemos perdido las elecciones. Enhorabuena Ada Colau”, escribió Trias en su perfil de Twitter.

“Los partidos del poder han tenido uno de los peores resultados de su historia”, afirmó en Madrid el líder de Podemos, Pablo Iglesias, cuya formación no se presentó como tal en estas elecciones municipales, sino integrada en distintas listas como Barcelona en Común o Ahora Madrid, otra plataforma ciudadana que podría liderar la capital española.

Ahora Madrid, segunda lista más votada al ayuntamiento madrileño tras el gobernante PP, podría gobernar el consistorio si consigue alianzas con alguna de las otras fuerzas como los socialistas, que consiguieron 9 concejales, o la otra fuerza emergente de centro-derecha, Ciudadanos, que obtuvo 7 ediles.

“Tendríamos la alcaldía siempre que no haya un pacto entre otros partidos”, afirmó la candidata conservadora a la alcaldía madrileña, Esperanza Aguirre, dejando entrever que ve posible ser desplazada a la oposición.

Madrid y Barcelona muestran una irrupción de las nuevas formaciones emergentes en la política municipal frente a los dos partidos tradicionales, PP y socialistas, que, no obstante, se han mantenido como las dos fuerzas más votadas a nivel nacional en la municipales con un 27.02% de los sufragios y 22 mil 659 concejales y un 25.05% de votos y 20 mil 754 ediles respectivamente.

“Nos habría gustado que el desgaste de los grandes partidos sea más rápido”, reconoció Iglesias.

Afluencia

Más de 35 millones de ciudadanos han podido ejercer su derecho a voto durante los comicios municipales y autonómicos. Según datos preliminares, el Partido Popular lidera los comicios, pero sin mayoría.

Los españoles votaron este domingo en unas elecciones regionales y municipales que pusieron a prueba a las nuevas formaciones políticas, como Podemos, inspirada en el movimiento de los indignados, frente a las fuerzas tradicionales.

En “las elecciones más inciertas” desde la vuelta a la democracia en España, la clave podría estar en el 30% de indecisos que quedaban antes de estos comicios, que tradicionalmente anticipan la tendencia de los legislativos, previstos para finales de año.

Más de 35 millones de votantes acudieron sin incidentes a votar, registrándose una participación del 49.78%, ligeramente superior al 49.19% del 2011.

Las nuevas formaciones como la izquierdista Podemos, que lidera Pablo Iglesias, o su rival de centro-derecha, Ciudadanos, de Albert Rivera, esperan que el voto joven les ayude a romper la primacía que desde 1982 mantienen los socialistas (PSOE) y el gobernante Partido Popular (PP, derecha).

“Es la primera vez que venimos a votar con ilusión”, dijo Eva Quintas, de 32 años, que ha acudido a depositar su papeleta por Podemos en Madrid.

En Barcelona, Julio Montero, propietario de una tienda de telefonía de 54 años, confiesa que ha votado socialista, porque aunque asegura que ahora mismo no le inspiran mucha confianza, “más vale malo conocido que bueno por conocer”.

“Los siete años de crisis y sus graves secuelas en el tejido social” han erosionado a los dos grandes partidos tradicionales españoles e impulsado las dos nuevas formaciones, recuerdan diarios españoles.

Los españoles renuevan 13 de los 17 parlamentos regionales, en un país muy descentralizado donde las regiones controlan políticas como educación o sanidad. La derecha domina 13 de estas comunidades autónomas.

Además, también elegirán a ocho mil 122 alcaldes, incluidos los de Barcelona, Madrid, Valencia y Sevilla, las cuatro mayores ciudades españolas, dirigidas la primera por los nacionalistas catalanes y las otras tres por el PP.

Las elecciones llegan tras una crisis cuyas consecuencias siguen notándose pese a que la economía volvió a crecer en 2014, un 1,4%.

Desempleo

Miles de jóvenes han emigrado huyendo del desempleo que afecta a un 23,7% de la población activa, a la vez que los escándalos de corrupción —en medio de una dura política de austeridad—, han contribuido a aumentar el malestar ciudadano dificultando los esfuerzos del PP por presentarse como el artífice de la recuperación económica.