Internacional

Republicanos necesitan 47 % del voto latino para alcanzar Presidencia de EEUU

El candidato republicano que quiera alzarse con la Presidencia de Estados Unidos en el 2016 necesitará al menos el 47 % del voto latino, la estimación más alta de la historia, suponiendo que el resto del electorado mantiene una posición parecida a la del 2012, según una encuesta publicada hoy.

Por Washington/EFE

En el 2016, 13.1 millones de latinos podrán introducir su papeleta en las urnas. Foto Prensa Libre:AP)
En el 2016, 13.1 millones de latinos podrán introducir su papeleta en las urnas. Foto Prensa Libre:AP)

El estudio, realizado por Latino Decisions para la organización Americas Voice, derrumba la idea de que el candidato republicano que quiera hacerse con la Casa Blanca necesita solo el 40 % del voto hispano, idea predominante desde las elecciones del 2004, cuando George W. Bush consiguió la reelección con ese porcentaje de voto.

"Lo que no entienden los republicanos es que no van a ganar la Casa Blanca sin los latinos", afirmó durante la presentación de los datos Matt Bareto, de Latino Decisions, organización dedicada a elaborar encuestas, análisis y predicciones sobre el voto hispano.

La idea de que el candidato republicano debe convencer al 47 % de los latinos parte de la hipótesis de que blancos y asiáticos mantendrían su posición, mientras que el número de afroamericanos que votan demócrata bajaría alrededor de un punto, al no tener en las papeletas a un candidato negro al que votar, como ocurrió en el 2008 y el 2012 con el presidente Barack Obama.

“Lo que no entienden los republicanos es que no van a ganar la Casa Blanca sin los latinos” , afirmó Bareto.

Además, el incremento de la importancia del voto hispano se explica por el aumento de la representación en el electorado de esta minoría, que en el 2004 constituía el 7 % de los votantes, en el 2008 el 8 %, en el 2012 el 9 % y para el 2016 se estima que alcancen el 10.4 %, según datos de Latino Decisions.

Este crecimiento se produce en línea con el aumento de la población con derecho a voto de los latinos, que en 1996 era de 4.9 millones, en 2004 de 7.6 millones, en el 2012 de 11.2 millones y las predicciones apuntan a que, en el 2016, 13.1 millones de latinos podrán introducir su papeleta en las urnas.

El analista también subrayó la influencia que tendrá en el voto latino el bloqueo de los republicanos del Congreso a la reforma migratoria y las acciones ejecutivas, bloqueadas en los tribunales, que Obama promulgó el 20 de noviembre del 2014 para regular a cinco de los 11 millones de indocumentados que viven en el país.

En este sentido y al ser preguntado sobre diferentes precandidatos republicanos, Bareto predijo que Jeb Bush está en una mejor posición que el hispano Marco Rubio, que tiene difícil convencer a los latinos después de su oposición a la reforma migratoria, a pesar de ser uno de los senadores que impulsó el texto bipartidista de reforma migratoria que no se aprobó.

En el nivel local, el voto latino podría tener un papel decisivo en las circunscripciones clave, más susceptibles de cambiar de color político y en las que los aspirantes republicanos a la Casa Blanca necesitarán convencer a entre el 42 % y el 47 % de los latinos.

Trump dice que hispanos lo aman

Luego de calificar a los inmigrantes mexicanos como “criminales” y “violadores“, el aspirante presidencial republicano Donald Trump confía en conquistar una cantidad numerosa de votos hispanos si llega a conseguir la candidatura de su partido.

“Los hispanos me aman“, afirmó Trump, y dijo a MSNBC que emplea “a miles de hispanos.”

Trump aseguró que no está preocupado por la posible falta de apoyo de la comunidad hispana y sostuvo que su llamamiento a reprimir la inmigración ilegal no lo ha perjudicado políticamente.

El empresario se niega a suavizar su retórica sobre inmigración, pese a un pedido del presidente del Comité Nacional Republicano, Reince Priebus, de que baje el tono de sus declaraciones.

A los republicanos les fue muy mal con el voto hispano en las elecciones presidenciales del 2012, ya que el presidente Barack Obama consiguió el 70% de ese sector.

Simultáneamente, mientras otros aspirantes a la presidencia se esfuerzan por recaudar fondos, Trump no se cansa de repetir que tiene dinero de sobra.

Reveló nueva documentación que indica una fortuna personal superior a los 10 mil millones de dólares y un ingreso anual de por lo menos 362 millones, que equivale a un millón de dólares diarios.

La cifra de 10 mil millones de dólares, 15% más que el año anterior según cálculos de Trump, lo erigiría en la persona más acaudalada en busca de una candidatura presidencial, superando a magnates previos como Ross Perot, herederos empresariales como Steve Forbes o inversionistas financieros como Mitt Romney, el candidato republicano durante las elecciones del 2012.

“Tengo una tienda Gucci que vale más que Romney“, dijo Trump al diario Des Moines Register el mes pasado, en alusión a la tienda central de la casa de modas en el Trump Tower de Nueva York.

El dar a conocer información financiera personal es uno de los requisitos de la Comisión Federal Electoral para participar en el debate republicano que se televisará el próximo mes.

El comunicado de Trump recalcó que un edificio de Trump, con un valor hipotético de 1.500 millones de dólares, podría reportarse simplemente con valor superior a los 50 millones en los formularios federales, que tienen rangos de valor de bienes muy extensos.

Reportes previos de las posesiones de bienes raíces de Trump, tanto en la Revista Forbes como en la publicación de bienes raíces, The Real Deal, no identifican una sola propiedad de Trump con valor superior a los 1.000 millones de dólares.

Su campaña recalcó que el empresario tiene acciones en casi 500 compañías y que los formularios federales “no están diseñados para alguien con la fortuna de Trump.”

Trump valoró su marca personal y acuerdos de mercadeo en 3,300 millones de dólares cuando anunció su candidatura. Pero la revista Forbes la valoró en apenas 125 millones de dólares. Y eso fue antes de que las declaraciones sobre los inmigrantes mexicanos le costaran la pérdida de sociedades con Macy’s, Univision y otras empresas.

Las insinuaciones de que no es tan fabulosamente rico como dice enfurecen a Trump. En 2009 demandó al escritor Timothy O’Brien por difamación, porque escribió que su patrimonio neto no superaba los 150 millones de dólares.

Trump perdió el juicio y la apelación. El tribunal de apelación tomó nota de que Trump había reconocido que sus declaraciones públicas dependían en parte de su estado de ánimo.

“Mis propios sentimientos afectan la valoración de mí mismo“, dijo Trump.