Internacional

Riesgos de selfis mortales

Ante el aumento de los casos donde personas mueren por descuidos mientras se tomaban selfis con sus teléfonos, la Policía rusa ha iniciado una nueva campaña llamada “Selfies Seguras”.

Por Hugo Sanchinelli

Turistas toman un selfie en el muelle de Cais das Colunas por la orilla del río Tajo, en Lisboa. (Foto Prensa Libre: AP).
Turistas toman un selfie en el muelle de Cais das Colunas por la orilla del río Tajo, en Lisboa. (Foto Prensa Libre: AP).

Las instrucciones emitidas el martes recién pasado advierten sobre el peligro de tomarse fotos sobre las vías del tren, trepándose a techos o posando con un arma o un tigre. Esas fueron las causas de la muerte de por lo menos 10 rusos este año. Además hubo un centenar de heridos.

La muerte más reciente ocurrió la semana recién pasada cuando una mujer se cayó de un puente en Moscú.

La portavoz policial Yelena Alexeyeva dijo que “las ventajas del mundo moderno también acarrean nuevas amenazas. Deseamos recordar a los ciudadanos que la búsqueda de Me Gusta en las redes sociales puede colocarnos en el camino de la muerte”.





Otros casos

En noviembre del año pasado, una joven polaca de 23 años falleció cuando se cayó desde un puente en Sevilla, España. Pese a la indicación de peligro, se subió al borde para tomarse una selfi.

Meses antes, una estadounidense de 32 años se sacó una fotografía mientras conducía y la subió a su perfil de facebook. “La canción Happy me pone feliz”, escribió debajo. La encontraron muerta, pues su automóvil se salió del carril y se estrelló en la parte trasera de un camión.

En Portugal, una pareja se fotografiaba desde un acantilado a 80 metros de altura, cuando perdieron el equilibrio y cayeron al vacío. En frente, la mirada atónita de sus dos hijos de 5 y 6 años. Y en México, un joven se tomaba una selfi con una pistola que se disparó accidentalmente.

En Lima, Perú, Wilmer Cueva se tomaba una selfi con sus compañeros de la construcción cuando se resbaló de un séptimo piso. Cueva, de 32 años, no sobrevivió a la caída.

En la misma ciudad, cinco amigas se autorretrataban con el mar de fondo. En el océano Pacífico, una ola arrastró a Adriana, de 17 años, hacia su interior. No sabía nadar. 12 horas después, la hallaron muerta en otra playa de la ciudad.