Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

Prensa Libre

17/07/11 - 00:00 Internacionales

Teléfonos celulares tienen segunda vida

Los teléfonos celulares tienen una vida media de siete años, pero el usuario lo renueva cada 18 meses en promedio, tiempo que puede aprovecharse para reutilizarlo y buscarle un final sostenible, una vez que deja de funcionar.

El año y medio que estima la asociación internacional de operadores de telefonía GSMA para un celular puede extenderse si existiera infraestructura de recolección y el consumidor toma consciencia, ya que el 70 por ciento de los teléfonos que se entregan en puntos de reciclaje se pueden reactivar.

Está previsto que en el 2012 se envíen cien millones de celulares usados a mercados subdesarrollados de Latinoamérica, Europa del Este, China, India y África, los principales destinos de los móviles que se reparan, según GSMA.

Pero la vida de un teléfono siempre termina. Cuando no puede repararse, el móvil se convierte en un residuo que debe ser reciclado de manera especial, ya que sus componentes tienen un impacto muy negativo en el medioambiente.

Un estudio, efectuado en seis mil 500 personas de 13 países, reveló que luego de adquirir un móvil nuevo el 44 por ciento se quedó con el viejo, el 25 por ciento se lo dio a personas cercanas y el 16 por ciento lo vendió. Solo un 3 por ciento entregó su teléfono a centros de reciclaje.

Pasos de reciclaje

El primer paso de este proceso consiste en separar las baterías de los dispositivos, que contienen elementos químicos altamente contaminantes.

El correcto tratamiento de los móviles puede dar lugar a una segunda vida del teléfono, ya que parte de los materiales que se integran en uno pueden formar parte de otros dispositivos electrónicos.

El plástico y los metales que están en el interior del móvil se separan en las plantas de reciclaje. Las partes que no se pueden reutilizar se envían a instalaciones específicas, donde se incineran y se obtiene energía de su combustión.

Los metales se funden y se reenvían a industrias que manufacturan productos con estos componentes, que alcanzan así otro tipo de segunda vida. El metal que más abunda en un teléfono móvil, según GSMA, es el cobre, presente en los circuitos electrónicos y que puede ser reutilizado para diversos usos industriales.

Se calcula que un 16 por ciento de los metales que contienen los teléfonos son de alto valor, como el aluminio, el paladio, la plata y el oro.

El Servicio Geológico de EE. UU. estima que cada teléfono móvil contiene una cantidad de oro por valor de US$0.40. Además, una tonelada de circuitos aporta la misma cantidad de oro que la que se puede extraer de 110 toneladas del mineral en el que se encuentra este metal.

El constante avance de las tecnologías ha hecho que la vida útil de los celulares se reduzca drásticamente, porque los usuarios demandan nuevas aplicaciones y mayor capacidad de almacenamiento.

Manuel Reverte, director de ventas y márquetin de servicios de Nokia, indicó que el reto para las empresas es innovar y lanzar nuevos productos, con aplicaciones más novedosas, al menos cada seis meses.

Los teléfonos de última generación son diseñados para quienes llevan una vida activa y usan su móvil como instrumento primario para escuchar música, tomar fotos, ver videos, noticias y otros servicios.

Reverte refirió que debido a la cantidad de celulares que dejan de utilizarse, Nokia tiene una campaña de reciclaje de teléfonos a través de la cual se reutiliza el 70 por ciento de los componentes de cada aparato para la fabricación de diversos objetos.

POR LUIS ALBERTO VELáSQUEZ /

Herramientas

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.