Internacional

Si Clinton fuese un hombre no tendría ninguna voz, dice Trump

El aspirante a la nominación presidencial republicana Donald Trump, impulsado por su barrida en las primarias de los estados del noreste de Estados Unidos, endureció su ataque contra la candidata mejor situada en el bando demócrata, Hillary Clinton, a quien acusó de “jugar la carta de que es mujer” . 

Por Washignton DC/AP/AFP/EFE

<span>Donald</span> <span>Trump</span><span>, pronuncia un discurso</span> <span>sobre su visión</span> <span>de la política exterior. (AFP)</span>
Donald Trump, pronuncia un discurso sobre su visión de la política exterior. (AFP)

En una entrevista telefónica con el programa de la televisora "CNN"  “New Day” el miércoles, el empresario dijo que “ella tiene la carta de que es mujer” agregando que “a muchas mujeres no les gusta Hillary, a pesar de esa carta” .

“Si ella fuese un hombre y se comportase de esta manera, no tendría ninguna voz” , dijo Trump a "CNN", sugiriendo uno de los flancos de ataque que podría usar contra Clinton en caso de que ambos sean finalmente nominados candidatos por sus respectivos partidos.

Presionado sobre el tema, el magnate inmobiliario dijo que Clinton, que el martes ganó cuatro de las cinco primarias en juego y está cada vez más cerca de la nominación del Partido Demócrata, “está jugando la carta de que es mujer a diestro y siniestro” .       

Trump expuso que la que podría ser su rival en la carrera por la Casa Blanca no empleó este argumento en las primarias contra Barack Obama de hace cuatro años.

Y agregó: “Ahora lo está haciendo más”.

Trump resume política externa

Trump aseguró el miércoles que el lema central de su política externa, en caso de que llegue a la Casa Blanca, será poner los intereses de Estados Unidos antes de cualquier otra consideración.

Mi política externa pondrá siempre los intereses de los estadounidenses y la seguridad estadounidense por delante de cualquier otra cosa. Primero Estados Unidos será el tema principal de mi administración, dijo Trump durante un discurso en Washington para delinear su política exterior.





El polémico millonario también dijo que los aliados estratégicos de Estados Unidos deben aumentar su participación en los costos relacionados con la  seguridad, en especial los países de la Organización del Tratado del Atlántico Norte  (Otán) .

En la Otán, por ejemplo, solamente cuatro de los 28 países miembro, además de Estados Unidos, cumplen con el gasto mínimo requerido de 2% del PIB en defensa. Y nosotros gastamos billones de dólares en aviones, misiles, barcos, equipos para proporcionar una fuerte defensa a Europa y Asia, dijo.

“Tengo un mensaje sencillo para el EI. Sus días están contados. No les diré dónde y no les diré cuándo. Como nación, tenemos que ser más impredecibles, ahora somos totalmente predecibles”, dijo Trump.

Por eso, alertó Trump, en caso de que esos aliados no cumplan con los compromisos de asumir su parte de los costos, Estados Unidos tiene que estar preparado para dejar que esos países se defiendan por sí mismos. No tenemos otra opción.

Al delinear su visión de política externa, Trump también atribuyó carácter prioritario al combate a lo que denominó el Islam radical.

Debemos trabajar junto a cualquier nación amenazada por el crecimiento del Islam radical. Pero tiene que ser una calle de ida y vuelta, tiene que ser bueno para nosotros. No puede ser más un camino de una sola vía. Ahora será un camino de ida y vuelta, apuntó.

Trump afirmó que esa misión podría requerir el uso de fuerza militar pero también lo definió como una lucha filosófica que puede tomar tiempo, comparándola con la Guerra Fría.

El aspirante conservador, quien sugirió construir un muro en la frontera con México y cerrar ese país al ingreso de inmigrantes musulmanes, dijo el miércoles que debemos dejar de importar extremismo mediante políticas migratorias que no tienen sentido. No tenemos idea de dónde vienen estas personas.

EI desaparecerá “rápidamente” 

Trump, aseguró hoy que el grupo yihadista Estado Islámico  (EI) desaparecerá “rápidamente”  si él llega a la Presidencia de EE.UU. en enero próximo.

“Tengo un mensaje sencillo para el EI. Sus días están contados. No les diré dónde y no les diré cuándo. Como nación, tenemos que ser más impredecibles, ahora somos totalmente predecibles” , dijo Trump en un discurso pronunciado en Washington sobre las bases de su política exterior si llega a la Casa Blanca.

“Si ella fuese un hombre y se comportase de esta manera, no tendría ninguna voz”, dijo Trump.

“Si soy elegido presidente, el EI desaparecerá y desaparecerá muy rápidamente” , agregó el magnate inmobiliario.

Trump dedicó buena parte de su discurso a criticar la política exterior del presidente estadounidense, Barack Obama, cuyo legado en el mundo ha sido de “debilidad, confusión y caos” , a su juicio.

“Hemos hecho que Oriente Medio sea más inestable y caótico que nunca antes” , y se le ha dado al EI “el espacio que necesitaba para crecer y prosperar”, afirmó Trump.

“Todo eso comenzó con la peligrosa idea de que podíamos convertir en democracias occidentales a países que no tenían experiencia ni interés en convertirse en una democracia occidental”, agregó en aparente referencia al respaldo estadounidense a la Primavera rabe.

“Nuestras acciones en Irak, Libia y Siria han ayudado a desatar al EI” , opinó.

“Hemos hecho que Oriente Medio sea más inestable y caótico que nunca antes” , y se le ha dado al EI “el espacio que necesitaba para crecer y prosperar”, afirmó Trump.

Por tanto, el objetivo en Oriente Medio de un Gobierno presidido por Trump sería “derrotar a los terroristas y promover la estabilidad regional, no los cambios radicales” .

A nivel nacional, EE.UU. debe “dejar de importar el extremismo”  mediante sus políticas migratorias, porque ahora mismo no sabe “lo que hace esta gente”  que llega al país, afirmó.

Con este discurso, Trump buscaba aportar seriedad a un área de su campaña, la política exterior, que ha generado nerviosismo fuera de EE.UU. y en la que se le ha criticado desde su temeridad hasta su tendencia al aislacionismo.

El magnate quiso dejar claro que el principio que articulará esa política será “EE.UU. primero” , que significa que “ningún ciudadano estadounidense volverá a sentir que sus necesidades van después de las de los ciudadanos de países extranjeros” .

“Miraré al mundo desde la clara lente de los intereses estadounidenses”, aseguró el aspirante republicano.

Trump lidera por mucho la carrera para obtener la nominación republicana en la convención partidista, en Cleveland en julio.