Internacional

Siete muertos en 2 ataques en Teherán reivindicados por Estado Islámico

Al menos siete personas han muerto hoy en dos ataques perpetrados por hombres armados y suicidas, uno en el Parlamento iraní y otro en el mausoleo del imán Ruholá Jomeiní, ambos en Teherán, reivindicados por el grupo terrorista Estado Islamico (EI).

Por EFE

El Estado Islámico se atribuye el doble ataque en Teherán con siete muertos y varios heridos. Foto Prensa Libre: Agencias.
El Estado Islámico se atribuye el doble ataque en Teherán con siete muertos y varios heridos. Foto Prensa Libre: Agencias.

Ambos ataques fueron cometidos por "combatientes" del EI, indicó el grupo yihadista a través de su agencia Amaq, que citó "una fuente de seguridad" de esa organización terrorista.

El primer ataque se produjo a las 10.30 hora local (06.30 GMT) cuando cuatro hombres armados irrumpieron en el Parlamento, donde siete personas, entre ellas un guarda de seguridad murieron y varias fueron tomadas como rehenes, según fuentes parlamentarias citadas por las agencias semioficiales persas ILNA y Tasnim.

A las dos horas de la toma de dicha sede, en pleno centro de Teherán, uno de los atacantes hizo estallar los explosivos que llevaba, según la televisión estatal iraní.

Las puertas del Parlamento han sido cerradas y no se permite la salida ni a los diputados ni a los periodistas allí congregados, lo que ha aumentado la confusión en torno a lo acontecido.

La parlamentaria Tayebé Siavoshí, contactada por Efe, declaró que la situación es muy confusa y delicada, y negó informaciones preliminares de que todo estaba bajo control.

Según la agencia semioficial ISNA, uno de los atacantes al Parlamento fue detenido.

La policía acordona el área donde se registró el atentado. Foto Prensa Libre: Agencias
La policía acordona el área donde se registró el atentado. Foto Prensa Libre: Agencias

Poco después, se produjo otro ataque en el emblemático mausoleo del iman Ruholá Jomeiní, fundador de la República Islámica de Irán, en el que uno de los atacantes se hizo explotar, informó el ministerio de Inteligencia iraní.

Otro de los agresores recibió varios disparos antes de hacer detonar sus explosivos, añadió la fuente.

Previamente, una célula terrorista fue desarticulada y sus miembros detenidos, con lo que evitaron nuevos atentados, según fuentes de seguridad iraníes.

Este tipo de ataques son inusuales en Irán, cuyas autoridades han reforzado las medidas de seguridad en torno a los edificios oficiales como la sede de la Presidencia.