Internacional

Canadá frustra atentado y mata a presunto terrorista

La Policía canadiense mató a un presunto miembro del grupo Estado Islámico  (EI) que se disponía a activar un artefacto explosivo en la provincia de Ontario  (centro) , indicaron medios de prensa.

Por Montreal/AFP

Archivado en:

Canadá
Aaron Driver, canadiense que había sido detenido por expresar simpatías con el EI.(AFP).
Aaron Driver, canadiense que había sido detenido por expresar simpatías con el EI.(AFP).

La Policía federal se limitó a indicar que el miércoles por la noche había frustrado “una potencial amenaza terrorista”  y que había identificado a su autor.

“El sospechoso fue identificado y [la policía] adoptó la línea de acción adecuada para garantizar que no se pusiera en peligro la seguridad pública” , indicó la institución en un comunicado, que no precisa el lugar del incidente.

Según los medios, el sospechoso es un canadiense de 24 años, que había sido detenido en 2015 por expresar simpatías con el EI en las redes sociales. Fue liberado en febrero, pero permanecía bajo estrecha vigilancia.

La radio CBC lo identificó como Aaron Driver, quien habría sido neutralizado en Stahroy, una zona residencial del sur de Ontario.

Un familiar del sospechoso entrevistado por CBC bajo condición de anonimato indicó que las autoridades habían comunicado a la familia que el joven había sido abatido cuando se aprestaba a detonar una bomba.

Otro medio, CTV, afirmó que se trataba de un miembro del EI y precisó, citando documentos confidenciales, que se proponía cometer un atentado en un lugar sumamente concurrido de una gran ciudad.

La policía señaló que “la investigación continúa” , sin mayores detalles.

Había roto con su familia

Estrechamente vigilado desde hacía meses, el canadiense de 24 años abatido el miércoles por la Policía había expresado sus simpatías por el Estado Islámico tras haber buscado durante mucho tiempo un camino espiritual en el seno de una familia desestructurada.

Aaron Driver apareció en los radares de la Policía y de los servicios de inteligencia canadienses en octubre del 2014 cuando justificó en las redes sociales el gesto de una joven radicalizada que mató a un soldado de guardia frente al monumento de los muertos de Ottawa.

En aquel momento Driver ya se había convertido al islam pese a haber nacido en una familia católica de la provincia de Saskatchewan, en el oeste de ese país.

Todo pareció cambiar cuando falleció su madre y él tenía 7 años. Su padre se volvió a casar e ingresó a las Fuerzas Armadas. Es como si se hubiera apagado la luz después de que pusiera un cartel de no molestar en la puerta de su habitación, admitió su padre a la cadena de televisión pública CBC en el 2015.

La versión que dio Aaron Driver es un poco diferente. En el mismo reportaje que le dedicó la CBC, el joven explicaba que, sorprendido fumando marihuana cuando tenía 14 años, su padre lo rechazó y lo envió a la casa de su hermana mayor en London  (Ontario, centro-sur del país).

Lobo solitario

Sin puntos de referencia, confronta sus creencias, lee la Biblia, sigue debates entre cristianos y musulmanes, y finalmente se inclina por el islam a principios de la presente década.

En esa época, cuando vivía en la casa familiar en Winnipeg  (Manitoba), se movía en un gran secreto, como un lobo solitario, ningún amigo venía a la casa, nunca decía a dónde iba o lo que hacía, según su padre, quien entonces ya temía que su hijo se convirtiera en un extremista radical.

Aaron Driver lo justificaba de otra manera: lo que pasaba en Siria te rebelaba y al mismo tiempo te partía el corazón, y yo creo que si uno sabe lo que ocurre, debe hacer algo. Al mismo tiempo afirmaba que no veía ningún motivo para que los canadienses piensen que soy una amenaza”.

A pesar de que logró que le retiraran su brazalete electrónico en junio del 2015, Driver seguía bajo estricto control judicial.

La Policía, que había señalado que Driver era una potencial amenaza terrorista, lo mató el miércoles de noche en la pequeña localidad de Strathroy, 30 km al oeste de London  (Ontario) , donde había sido obligado a residir. Habría intentado accionar un artefacto explosivo, según informó la Policía a un miembro de su familia.

Canadá se sumó en septiembre a la coalición internacional liderada por Estados Unidos para combatir al EI.

Ese país redujo su implicación en el conflicto tras la llegada al poder en el 2015 de los liberales de Justin Trudeau, quien ordenó retirar los aviones caza de la zona, aunque incrementó el número de instructores militares canadienses en Irak.

Trudeau reafirmó en varias ocasiones el compromiso de su gobierno en “la lucha contra el terrorismo bajo todas sus formas” .