Internacional

Temporada de huracanes en el Atlántico será menos activa en el 2015

La temporada de huracanes del 2015 en el Atlántico será inferior a lo normal, según previsiones anunciadas el miércoles por la Agencia estadounidense oceánica y atmosférica (NOAA).

Por Miami/AP

La temporada de huracanes en el Atlántico del 2015, será menos activa de lo normal, según EEUU. (Foto Prensa Libre:AFP)AFP
La temporada de huracanes en el Atlántico del 2015, será menos activa de lo normal, según EEUU. (Foto Prensa Libre:AFP)AFP

La NOAA estimó que existe un 70% de probabilidades de que se produzcan de seis a 11 tormentas tropicales esta temporada, que se extiende del 1º de junio al 30 de noviembre. Tres a seis de ellas podrían convertirse en huracanes, de los cuales dos en las categorías máximas 3, 4 o 5, con vientos de al menos 178 km/h.

Pero también señaló que hay 20% de probabilidades de que la temporada sea normal y 10% de que sea más activa que el promedio.

“Una temporada de huracanes inferior a lo normal no significa sin embargo que no tengamos nada que temer, como vimos en el pasado pueden producirse tempestades catastróficas durante tales temporadas“, advirtió la directora de la NOAA, Kathryn Sullivan.

La meteoróloga recordó que en la estación poco activa de 1992, con solamente siete tormentas tropicales, se inició con Andrew que se convirtió en un huracán mayor de fuerza 5 y devastó Florida.

Con sus devastadores vientos de más de 252 kilómetros por hora, Andrew, barrió las ciudades de Homestead y Florida City, dejó 15 muertos, destruyó 25 mil 500 casas, dañó a otrascien mil viviendas y dejó a 250 mil personas sin techo, además de daños por 25 mil millones de dólares.

De acuerdo con un patrón de formación de huracanes, hay “un 70 % de probabilidades de que esta temporada ciclónica sea menos activa de lo normal y un 20 y 10 % de que sea normal o por encima de lo normal” , resaltó la NOAA.

“El principal factor que hará esta temporada más calma es la intensidad de la corriente marina cálida del Pacífico, El Niño, que afecta ya los vientos y la presión atmosférica y debería persistir hasta fines de noviembre“, explicó Gerry Bell, meteorólogo del centro de previsión del clima de la NOAA.

Según el experto, las temperaturas en la superficie del océano en la parte tropical del Atlántico podrían estar cercanas a lo normal. Las aguas más cálidas favorecen la formación de tormentas, advirtió.

Como novedad, la NOAA ha incorporado este año un nuevo prototipo gráfico de seguimiento de aviso y vigilancia de desarrollo de marejadas en aguas del Golfo de México y costas del Atlántico estadounidense, donde la “amenaza de inundación supone un riesgo significativo para las vidas humanas” .

Los últimos dos años han sido de poca actividad ciclónica. En 2013 hubo solo dos huracanes (ninguno de categoría mayor) y 13 tormentas, lo que la convirtió en la más calmada desde 1994.

Este año, la tormenta tropical Ana se formó el pasado 8 de mayo e inauguró antes de lo habitual la temporada de ciclones.

La previsión de la NOAA coincide en términos generales con el pronóstico de los expertos de Ciencias Atmosféricas de la Universidad Estatal de Colorado, que en abril pasado vaticinaron que la temporada de huracanes de este año será una de las “menos activas” desde 1950.

Según esa institución universitaria, la temporada atlántica, que terminará el 30 de noviembre, contabilizaría 7 tormentas tropicales y 3 huracanes, de los que al menos uno se convertirá en ciclón de categoría mayor en la escala de intensidad Saffir-Simpson, de un máximo de 5, según el Departamento de Ciencias Atmosféricas de la Universidad Estatal de Colorado.

Las “temperaturas del océano, más frías de lo esperado” y la acción del fenómeno El Niño tendrán un efecto directo en la escasa formación de fenómenos meteorológicos, vaticinaron los científicos de esa universidad.