Internacional

Testigos describen escenas de horror en lugar del ataque en Manchester

 Se suponía que iba a ser una noche de música y diversión: un concierto de Ariana Grande repleto del júbilo de las niñas y adolescentes.

Vehículos de emergencia ubicados en la escena de la dos explosiones. (Foto Prensa Libre:EFE).
Vehículos de emergencia ubicados en la escena de la dos explosiones. (Foto Prensa Libre:EFE).

En lugar de ello, la escena se volvió una de terror, sangre y lágrimas, cuando una bomba estalló en medio del recinto.

Un suicida hizo estallar sus explosivos en medio del concierto de la artista estadounidense en Mánchester.

Inmediatamente, padres que estaban esperando afuera para recoger a sus hijos entraron en pánico, desesperadamente buscando a sus criaturas entre la multitud.

La Policía dijo que hubo varios niños y adolescentes entre los 22 fallecidos. Otras 60 personas resultaron heridas.     

Testigos describieron cómo volaron por los aires clavos y tuercas, indicio de que el terrorista llenó el artefacto explosivo con pequeños objetos metálicos a fin de maximizar el daño a las víctimas, una táctica usada con frecuencia en el Oriente Medio, y usada también en los ataques de París del 2015.   

Una muestra en solidaridad sobre una calle en el centro de Manchester. (AFP).
Una muestra en solidaridad sobre una calle en el centro de Manchester. (AFP).

Miles de espectadores, muchos sujetando los globos rosados que se han convertido en símbolo de la cantante, huyeron despavoridos del estadio. Algunos treparon, tropezándose, sobre las barreras metálicas. Los padres afuera lloraban al buscar a sus seres queridos.

Momentos de angustia

Los que no conseguían a sus familiares recurrieron a las redes sociales, implorando por información. Se creó el hashtag #MissingInManchester en Twitter, para buscar a seres queridos.

“He llamado a los hospitales, he llamado a todos los lugares, he llamado a los hoteles donde dijeron que habían llevado a algunos niños, he llamado a la policía” , dijo entre lágrimas Charlotte Campbell al canal de televisión ITV, mientras esperaba en su casa por noticias de su hija Olivia, de 15 años.

Olivia asistió al show con una amiga que resultó herida y fue hospitalizada.   

“No ha aparecido, no hemos podido conseguirla” , dijo la madre.   

Cientos de personas participan en una vigilia en honor a las víctimas. (EFE).
Cientos de personas participan en una vigilia en honor a las víctimas. (EFE).

Al atacar a Manchester, el agresor lastimó uno de los corazones culturales de Gran Bretaña.

La ciudad, otrora centro industrial dilapidado y gris, se ha convertido junto con Londres y Liverpool en una de las principales influencias culturales del país.

Tiene allí su famoso equipo de futbol Manchester United, el rival Manchester City, y grupos de rock como Oasis y The Smiths. El cantante de Oasis Liam Gallagher tuiteó que está “en shock total, totalmente devastado”  por el hecho.

Dos indigentes se convierten en los héroes

Stephen Jones dormía en una calle adyacente al Manchester Arena cuando la explosión lo despertó. Chris Parker mendigaba en la zona. Ambos se convirtieron en héroes de la tragedia tras ayudar a las víctimas en los primeros minutos después del atentado.

“Eran niños, muchos niños llenos de sangre que gritaban y lloraban” , explicó el martes a la cadena de televisión ITV, Stephen Jones, un hombre de rostro demacrado que vive en la calle desde hace más de un año.

“Tuvimos que retirar los clavos de los brazos, inclusive del rostro de una pequeña” , agregó.

Varias personas ora y enciende velas  en solidaridad con las víctimas del ataque. (AFP).
Varias personas ora y enciende velas en solidaridad con las víctimas del ataque. (AFP).

“El hecho de que sea un sin techo, no implica que no tenga corazón” , afirmó. “Es puro instinto ir a ayudar” , sentenció.

Chris Parker, de 33 años, contó a la agencia británica Press Association que la fuerza de la explosión lo tumbó al suelo.

“Primero fui lanzado al suelo y después me levanté y en lugar de huir, mi instinto me empujó a correr e intentar ayudar” , dijo al borde de las lágrimas.

Cuando llegó, el lugar estaba lleno de gente tirada en el suelo.

“Vi una niña pequeña (...) ya no tenía piernas. La envolví con una camiseta y le pregunté: Dónde esta tu mamá y tu papá?” , contó. La niña respondió que su papá estaba en el trabajo y que su madre estaba arriba, en la sala.

Murió en mis brazos

Chris Parker suele transitar cerca de la sala de conciertos para pedir dinero a los transeúntes.

Muy afectado, contó como intentó reconfortar a una mujer, que finalmente murió en sus brazos.

“Ella murió en mis brazos. Tenía unos 60 años y me dijo que había venido con su familia” , dijo.

“El suelo estaba lleno de pernos y tuercas. Algunas personas tenían agujeros en la espalda” , describió. Parker contó que los recuerdos más vívidos son los gritos y el olor.

“Son los gritos lo que no consigo olvidar y también el olor (...) No quiero decir esto pero se sentía el olor de la carne chamuscada” .

Francia rinde homenaje a las víctimas del atentado con apagón simbólico de la torre parisina Eiffel. (AP).
Francia rinde homenaje a las víctimas del atentado con apagón simbólico de la torre parisina Eiffel. (AP).

Stephen Jones contó que lo que vio le impide dormir, sobre todo los cuerpos sin vida de los niños en el suelo y las madres conmocionadas a su lado.

La más joven de las víctimas tenía ocho años.

El atentado suicida, reivindicado por el grupo Estado Islámico, que dejó 22 muertos y 59 heridos, se produjo en la noche del lunes hacia las 22H30  (21H30 GMT) a la salida de un concierto de la cantante estadounidense Ariana Grande.

El martes, las colectas en internet había reunido cerca de 9.400 libras  (10.890 euros, 12.182 dólares) para Stephen Jones y más de 10.000 libras  (11.600 euros, 13.000 dólares) para Chris.

Michael Johns, que lanzó la iniciativa para Chris, sin conocerlo, explicó en el portal que es necesario ayudar “a una de las personas más vulnerables”  de la sociedad, que mostró mucho “valor y altruismo” .