Internacional

UE aprueba medidas para frenar la llegada de inmigrantes por el Mediterráneo

La Unión Europea  (UE) aprobó este viernes en la cumbre de Malta medidas de cooperación con Libia y con países vecinos para frenar la llegada de inmigrantes a través del Mediterráneo central.

Por La Valeta/EFE

Angela Merkel,(i) habla con Theresa May durante la cumbre de la UE en Valeta,Malta.(AP).
Angela Merkel,(i) habla con Theresa May durante la cumbre de la UE en Valeta,Malta.(AP).

Los líderes de los Veintiocho adoptarán acciones adicionales para frenar los flujos migratorios en la ruta del Mediterráneo central y destruir -dicen en una declaración conjunta- el modelo de negocio de los traficantes, permaneciendo vigilantes en otras rutas.

La ruta central del Mediterráneo se ha convertido en la principal vía de entrada de los inmigrantes irregulares en la UE, con 181 mil llegadas a territorio europeo en 2016, en su mayoría a través de Italia.

Cerca del 90 % de esos inmigrantes, en su mayoría económicos y a los que no se les concede el derecho al asilo, salieron desde Libia, donde la inestable situación política y económica favorece la actuación de las mafias de traficantes.

La UE se comprometió hoy a continuar con su trabajo con las autoridades de Libia, principal país de origen de esos flujos migratorios, así como con el norte de frica y con los vecinos subsaharianos.

“Reafirmamos nuestra determinación de actuar en pleno respeto de los derechos humanos y del derecho internacional y los valores europeos y junto con la Organización Internacional para las Migraciones (IOM) y con la Agencia de la ONU para los Refugiados (UNHCR)” , añade la declaración.

Organizaciones como Amnistía Internacional  (AI) advirtieron hoy de que cerrar las fronteras marítimas del sur de la UE puede implicar “dejar a miles de personas refugiadas e inmigrantes que salen por mar de Libia expuestas a ser detenidas y a sufrir espantosos abusos contra los derechos humanos” , según un comunicado.

El documento aprobado por la UE incide en la necesidad de prestar apoyo al Gobierno de Acuerdo Nacional para impulsar la cooperación y la asistencia a las comunidades regionales y locales libias, así como a las organizaciones internacionales activas en ese país.

Entre las prioridades figura la formación, equipamiento y respaldo de los guardacostas libios, el aumento de los esfuerzos para destruir el modelo de negocio de los traficantes de personas y la mejora de la situación socioeconómica de las comunidades locales en Libia.

Los países respaldan los esfuerzos de los Estados miembros para gestionar la inmigración y valoran el memorando de entendimiento firmado este jueves entre Italia y Libia en ese ámbito.

También enfatizan la necesidad de ayudar a reducir la presión en la frontera terrestre Libia, reforzando la capacidad de gestión fronteriza de ese país y en colaboración con los países vecinos.

La declaración dice que la UE respalda la idea de movilizar 200 millones de euros para proyectos en 2017, con prioridad a los que tengan que ver con la inmigración en Libia, que se financiarían con el Fondo Fiduciario de la UE.

Por otra parte, se refiere a la necesidad de ayudar a la IOM en los retornos voluntarios y de llevar a cabo campañas de información dirigidas a los inmigrantes en Libia y los países de origen y tránsito.

Los países se comprometen, por otra parte, a “seguir otras vías alternativas y el posible desvío de las actividades de los traficantes, a través de los esfuerzos de cooperación con los vecinos de Libia y los países en el marco de asociación, con el respaldo de los Estados miembros”  y las agencias europeas.

Situación dramática

Ambas organizaciones instaron la víspera de la cumbre a la UE a tomar medidas decisivas para hacer frente a la trágica pérdida de vidas en la ruta del Mediterráneo central y a las condiciones deplorables para los migrantes y refugiados en Libia.

Y, este viernes por la mañana, numerosas operaciones de socorro de migrantes tenían lugar frente a las costas libias, donde varias embarcaciones humanitarias evocaron una jornada difícil.

Sabemos que la situación de los refugiados es dramática en Libia, aseguró la jefa del gobierno alemán, Angela Merkel, antes de entrar a la reunión celebrada en el Palacio del Gran Maestre, un edificio del siglo XVI que acoge la sede de la presidencia de Malta.

La crisis migratoria puso de relieve las diferencias de puntos de vista de los 28 respecto a la acogida de refugiados, si bien deben intentar hallar una solución en el caso libio, máxime después de criticar el plan antimigratorio del presidente estadounidense, Donald Trump.

La UE puede marcar este viernes la diferencia en la cuestión de la migración con un enfoque basado en la colaboración y con un objetivo de salvar vidas y de respeto de los derechos humanos, aseguró la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini.

Presión de Trump, inaceptable

Las controvertidas políticas y declaraciones de Donald Trump desde su llegada al poder hace justo dos semanas, durante las cuales la UE ha sido un blanco recurrente de sus críticas, han obligado a los europeos a abordar la relación transatlántica en esta cumbre informal.

Desde su elección, Trump ha celebrado el Brexit y ha llegado incluso a asegurar que otros países seguirían los pasos de Reino Unido, al tiempo que cuestionó la ayuda a sus socios de la Otán, si no aumentaban su gasto militar nacional.

La presión del presidente estadounidense sobre la UE a través de sus declaraciones es inaceptable, subrayó este viernes el mandatario francés, Franois Hollande, quien debe dar cuenta, al igual que Merkel y la británica Theresa May, de sus conversaciones con Trump.

Para el jefe del gobierno austríaco, Christian Kern, el mandatario estadounidense no es una amenaza, podría representar un catalizador para una Europa más fuerte, más unida, de hecho es como una señal de alarma.

El futuro del bloque será el tema de debate durante la tarde de una reunión informal sin May, en la que los 27 prepararán la cumbre prevista en Roma el 25 de marzo con motivo del 60º aniversario de la fundación del proyecto europeo. Su objetivo es confirmar entonces el nuevo impulso de un bloque, más unido.

Según fuentes del gobierno español, el Brexit ya fue abordado a primera hora en una reunión bilateral entre el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, y May, quien le confirmó su deseo de comunicar antes de finales de marzo el primer divorcio de un país en casi 60 años de gobierno europeo.