Internacional

¿Un Putin chino? Xi Jinping busca más poder en congreso de partido 

Se prevé que deslegados ratifiquen al presidente chino hasta el 2022, según analistas. 

Por DPA / China

Estudiantes agitan banderas durante el discurso del presidente chino, Xi Jinping. (Foto Prensa Libre: AP)
Estudiantes agitan banderas durante el discurso del presidente chino, Xi Jinping. (Foto Prensa Libre: AP)

El jefe de Estado y de partido chino, Xi Jinping, pretende ampliar aún más su poder en el congreso del Partido Comunista de China, que se celebra cada cinco años y que comenzó este miércoles en Pekín.

Xi inauguró el evento con un discurso en el que presentó su visión política y económica para la segunda mayor economía del mundo. El evento se celebra entre fuertes medidas de seguridad y unos tres mil periodistas informarán de todo lo que allí ocurra hasta el próximo martes.

El congreso está organizado al detalle. En él se "presentará un nuevo plan específico para la reforma de China y su desarrollo en los próximos cinco años", había dicho el portavoz Tuo Zhen en una rueda de prensa en la que probablemente las preguntas ya estaban seleccionadas.

El portavoz aseguró una mayor apertura de China a las inversiones extranjeras, pero dijo que el país seguirá su propio camino y no copiará los modelos políticos de otros países.

Los casi dos mil 300 delegados ratificarán a Xi en su puesto hasta 2022. Las especulaciones sobre que el "hombre fuerte de China" pueda aspirar a un tercer mandato tras esa fecha hicieron que los expertos se preguntaran si quiere seguir el ejemplo de Vladimir Putin y permanecer más tiempo en el poder de lo esperado, como el presidente ruso.

También se sigue con atención si el partido utilizará el título de "presidente" para su secretario general, algo reservado hasta ahora a Mao Zedong, fundador de la República Popular.

"Un presidente no tiene un tiempo de mandato, sino que puede permanecer en el puesto para siempre", dijo el crítico profesor de ciencias políticas Wu Qiang, que antes enseñaba en la prestigiosa Universidad Tsinghua.

Por el momento solo se sabe con seguridad que los delegados tienen previsto incluir en la carta del partido la herencia ideológica de Xi.

Si también se incluye su nombre, Xi Jinping alcanzaría un nivel histórico al que ascendieron solo Mao Zedong y el reformista económico Deng Xiaoping.

Sin embargo, las ideas de Xi del "sueño chino" y del "mayor resurgimiento de la nación china" son difíciles de alcanzar. Se trata de numerosos nuevos conceptos y eslóganes "que hacen casi imposible que se fije una linea concreta", dice Matthias Stepan, de Instituto Merics de Berlín.

"En el núcleo de su mundo de ideas se encuentra la irrevocable creencia en la misión histórica del Partido Comunista, el deseo de alcanzar el socialismo con particularidades chinas y la resurrección de China como gran potencia", explicó.

Tras una lucha de poder entre bastidores, el congreso del partido también aprobará un cambio de personal, con el que Xi pretende colocar en puestos de responsabilidad a sus seguidores.

"Un buen ejemplo de su dominio es que en solo cinco años en el poder ha conseguido que su grupo parlamentario sea probablemente el más fuerte dentro del partido", dijo el experto en China Willy Lam, profesor en la Universidad de Hong Kong.

El congreso aprobará la creación de un nuevo Comité Central, con 200 miembros y 150 representantes. Alrededor del 70 por ciento podría ser sustituido. En ese caso, se trataría del mayor cambio en la historia del país.

El nuevo comité dará el visto bueno un día después del congreso al Politburó, de 25 miembros, del que sale el círculo de poder más estrecho de siete personas, el Comité Permenente. Salvo Xi Jinping y el primer ministro Li Keqiang, todos los demás miembros serán sustituidos por razones de edad.

También se especula sobre el futuro del principal dirigente anticorrupción, Wang Qishan. Si sigue en su puesto a sus 69 años estaría violando una norma no escrita del partido que establece los 68 años como edad jubilatoria.

Sin embargo, los recientes actos en los que se alababa su trabajo parecen indicar que el influyente aliado del jefe del partido abandonará la primera línea.