Internacional

Uno de los terroristas de Bruselas trabajó cinco años en el aeropuerto donde atentó

Najim Laachraui, uno de los dos terroristas que se inmoló en la terminal aérea de Zaventem  (Bruselas) durante los atentados del 22-M, trabajó en este aeropuerto durante cinco años, según informó la televisión VTM.

Por Bruselas/EFE

El atentado perpetrado en el aeropuerto de Bruselas causó al menso 14 muertos. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL).
El atentado perpetrado en el aeropuerto de Bruselas causó al menso 14 muertos. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL).

De acuerdo con la información de este medio, Laachroui trabajó en el aeropuerto hasta 2012 con contratos temporales para una empresa que opera en el aeropuerto, lo cual les hace suponer “que estaba bien informado sobre la seguridad”  en Zaventem.

Sin embargo, aún se desconoce si por aquel entonces el terrorista ya se había radicalizado.

Según el diario Standaard, Laachraui trabajó en el aeropuerto antes de viajar a Siria “e incluso mucho antes de que se radicalizara”.

El terrorista también trabajo durante dos meses, entre 2009 y 2010, como limpiador en el Parlamento Europeo  (PE).

Revelación

  • Una carta abierta de la Policía belga denunció que al menos 50 simpatizantes de la organización terrorista Estado Islámico  trabajan en el aeropuerto de Zaventem, y algunos incluso poseen pases de seguridad y pueden acceder a las cabinas de los aviones.

Ni la Policía ni la autoridad del Aeropuerto de Zaventem han hecho aún declaraciones al respecto.

Por otra parte, la VTM informó el jueves de que la Policía encontró pocos días antes de los atentados un lugar clandestino de rezo dentro de las instalaciones del aeropuerto.

Esta sala de rezo musulmana estaba situada en la planta baja del aeródromo, justo en la zona de traslado de equipajes, donde se reunían los miembros del personal del aeropuerto que estaban radicalizados, siempre según este medio.

La VTM precisó que este espacio ya ha sido vaciado y cerrado a petición de la Policía.

Una carta abierta de la Policía belga denunció que al menos 50 simpatizantes de la organización terrorista Estado Islámico  (EI) trabajan en el aeropuerto de Zaventem, y algunos incluso poseen pases de seguridad y pueden acceder a las cabinas de los aviones.

La Policía criticó que gran parte de los trabajadores del aeropuerto que se ocupan de la gestión de los equipajes en las pistas “tienen antecedentes judiciales, a menudo por hechos criminales graves”, lo cual atribuyeron como resultado de “políticas progresistas de activación laboral”.

Entre el personal del aeropuerto hay, por tanto, personas “sospechosas”, a juicio de la policía aeroportuaria, por su “ideología radical y una larga historia de antecedentes a sus espaldas”.