Internacional

Valls reconoce que fue un "error" viajar en avión oficial a la final de la Champions

El primer ministro francés, Manuel Valls, admitió al diario dominical Le Journal du Dimanche haber cometido un “error” al viajar con sus hijos en un avión oficial para asistir a la final de la Liga de Campeones en Berlín.

Por París/AFP

 Manuel Valls, da una conferencia de prensa en el Palacio del Elíseo en París, Francia.(Foto Prensa Libre:EFE).
Manuel Valls, da una conferencia de prensa en el Palacio del Elíseo en París, Francia.(Foto Prensa Libre:EFE).

“Esto es una lección”, reconoció Valls, quien ya se había comprometido esta semana a reembolsar al Estado 2 mil 500 euros por el costo del viaje de sus dos hijos. Este domingo recibió además por primera vez el apoyo del presidente Francois Hollande.

“Fue un error, una torpeza que puede dar la impresión a los franceses que no me dedicao enteramente a ellos. Lo lamento”, afirma al diario Valls.

“Manuel Valls hace un trabajo particularmente difícil al servicio de los franceses. Lo hace con energía y eficacia. No escatima esfuerzos en la dirección del gobierno. Es un buen primer ministro, tiene toda mi confianza”, dijo el jefe del Estado, hablando por primera vez de la polémica, en una entrevista al periódico Sud-Ouest.

“Ahora hay que terminar con esta polémica. Él mismo ha dicho lo que tenía que decir. No hay nada que añadir”, dijo Hollande.

Valls, nacido en la capital catalana, es un gran aficionado del Barcelona y ya había explicado que viajó a Berlín en un “desplazamiento oficial” para hablar con el presidente de la UEFA, Michel Platini, sobre la organización en Francia de la Eurocopa-2016.

“Fue un error, una torpeza que puede dar la impresión a los franceses que no me dedicao enteramente a ellos. Lo lamento“, afirma al diario Valls.

Pero el viaje fue muy criticado en un país que lucha por remontar la crisis y donde hay un 10% de desempleo.

Según una encuesta publicada el miércoles, más de tres de cada cuatro franceses (77%) declararon estar “sorprendidos” por el episodio.

“Ahora hay que terminar con esta polémica. Él mismo ha dicho lo que tenía que decir. No hay nada que añadir”, dijo Hollande.

Valls también dijo al dominical que al igual que todos los padres que se ausentan a menudo, le gusta pasar tiempo con sus hijos. “Soy un apasionado del futbol, del Barça. Está ligado a mi familia, los franceses lo saben, me hablan de eso en la calle”, aseguró.

“Sin embargo, como primer ministro debo ser irreprochable. Entiendo que los franceses que tienen problemas para llegar a fin de mes puedan estar sorprendidos”, aseguró Valls.

Al final Valls reconoció que “hubo una metedura de pata.” “No puedo cometer otra más”, afirmó.