Internacional

Video revela responsabilidad policial en masacre de Apatzingán, México

Un video publicado por la revista Proceso y el portal Aristegui Noticias, hizo que la fiscalía mexicana y el departamento de Asuntos Internos de la policía inicien una investigación sobre una posible responsabilidad policial en la masacre de 16 civiles en la convulsa Apatzingán, Michoacán, México.

Por México D.F./AFP

El reportaje fue publicado el fin de semana en el portal Aristegui Noticias y la revista Proceso. (Foto Prensa Libre: Internet).
El reportaje fue publicado el fin de semana en el portal Aristegui Noticias y la revista Proceso. (Foto Prensa Libre: Internet).

El pasado fin de semana en el reportaje se denunció la supuesta masacre de 16 personas cometida por policías federales durante la madrugada y mañana del 6 de enero en un desalojo de expolicías rurales que protestaban frente a la alcaldía de Apatzingán.

Este reportaje contradice la versión oficial difundida entonces, que indicó que en el desalojo murieron nueve personas como consecuencia de enfrentamientos entre los expolicías rurales y la Policía Federal y por el fuego cruzado entre presuntos pistoleros.

  • “Mátenlos como perros, gritaron los policías federales al atacar a tiros a un centenar de miembros y simpatizantes de la Fuerza Rural que estaban en plantón”, inicia el reportaje.

Un día después de la publicación, el secretario (ministro) de Gobernación (Interior), Miguel Ángel Osorio Chong, dijo que la fiscalía general y Asuntos Internos de la policía federal están investigando el caso.

“Esperemos el resultado de la investigación y, con ello, ya podremos saber qué fue exacta y realmente lo que sucedió ese día ahí en Apatzingán”, dijo Osorio Chong a la prensa.

El sábado, antes de la publicación del reportaje, la Comisión Nacional de Seguridad —que controla la policía federal—, informó en un comunicado que recibió un paquete anónimo con un video “del cual se puede inferir un uso excesivo de la fuerza o abuso de autoridad por parte de elementos de la Policía Federal” en Apatzingán, sin dar más detalles.

“Estoy con tranquilidad y con la plena certeza” del informe oficial, dijo de su lado a Milenio Televisión, Alfredo Castillo, excomisionado para la Seguridad de Michoacán y quien en su momento estuvo a cargo de la investigación.

El excomisionado, que rechazó haber recibido denuncias de desapariciones por el operativo policial, dijo que “lo que salga (en el video) muy probablemente está sacado de contexto”.

Desestimó los testimonio anónimos del reportaje que comparó con 44 declaraciones con “nombre y apellido” y “validades” recogidas por las autoridades entre las que, dijo, “no hay una sola que narre hechos diversos”.

proxy-1.jpg

Familiares sepultron a las víctimas de la masacre en enero de este año (Foto Prensa Libre: revista Proceso).

“Mátenlos como perros”

El reportaje, de la periodista Laura Castellanos, se basa en 39 testimonios anónimos, así como en videos, documentos y otros elementos con los que se hace una reconstrucción de la violenta jornada. El texto describe que las víctimas estaban desarmadas y que fueron ejecutadas por los policías federales.

“Mátenlos como perros, gritaron los policías federales al atacar a tiros a un centenar de miembros y simpatizantes de la Fuerza Rural que estaban en plantón”, inicia el reportaje.

Los hechos violentos del 6 de enero siguieron al anuncio del gobierno de que serían desmanteladas las fuerzas rurales, integradas por exautodefensas que habían aceptado incorporarse a ese cuerpo legal de seguridad.

“La matanza de Apatzingán podría ser un caso tremendo de violaciones de derechos humanos y de impunidad y de falta de respeto al estado de derecho, al debido proceso”, Raúl Benítez, Unam.

La crisis en Michoacán, un estado marcado por un importante nivel de tráfico y producción de drogas, se acentuó en 2013 con el levantamiento de autodefensas contra el cártel Los Caballeros Templarios.

En México permanece la indignación por el brutal ataque a tiros de policías corruptos de Iguala (Guerrero, sur) contra decenas de estudiantes en septiembre. Esa noche desaparecieron 43 alumnos que la fiscalía asegura que acabaron siendo masacrados por narcotraficantes.

La matanza de Apatzingán “podría ser un caso tremendo de violaciones de derechos humanos y de impunidad y de falta de respeto al estado de derecho, al debido proceso”, dijo Raúl Benítez Manaut, experto en seguridad e investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México (Unam).

El crimen sucedió pocos meses después de otro escándalo que involucró a un grupo de militares detenidos por haber presuntamente ejecutado a sangre fría a al menos 12 delincuentes cuando ya había terminado un enfrentamiento a balazos en Tlatlaya, también en Guerrero.

“Esto podría ser una versión de Tlatlaya para la policía federal”, comentó Beníntez Manaut.