Internacional

Vuelo con segundo grupo de migrantes cubanos en ruta a EEUU llega a El Salvador

Un grupo de 184 cubanos, de los miles que están varados en Costa Rica, retomó hoy su travesía hacia Estados Unidos después de casi tres meses, en el primero de siete traslados a través de Centroamérica y México que están programados para este febrero.

Por Costa Rica / EFE

Los migrantes cubanos provienen de Costa Rica, donde han permanecido varados desde hace varios meses. (Foto Prensa Libre: EFE)
Los migrantes cubanos provienen de Costa Rica, donde han permanecido varados desde hace varios meses. (Foto Prensa Libre: EFE)

En el aeropuerto Daniel Oduber, de la ciudad costarricense de Liberia, provincia de Guanacaste (Pacífico norte), los cubanos tomaron un avión con rumbo a El Salvador a las 22.30 hora local (4.30 GMT).

Desde El Salvador, los migrantes se trasladarán en autobuses que los llevarán hasta la frontera entre Guatemala y México, en un operativo a cargo de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) con el apoyo de los Gobiernos de los países involucrados.

Para este traslado, en el que van 118 adultos y 66 niños, cuatro de ellos bebés, las autoridades costarricenses dieron prioridad a las familias con niños.

"Nos sentimos satisfechos de que en este vuelo se le dé la prioridad a los núcleos familiares", declaró a los periodistas el canciller de Costa Rica, Manuel González.

El ministro explicó que el Gobierno sigue con las negociaciones con los países de la región involucrados en este operativo para tratar de concretar un mayor número de traslados para que los migrantes puedan reanudar su viaje lo más rápido posible.

El de hoy es el primero de siete viajes programados para este mes. Los siguientes serán los días 9, 11, 16, 18, 23 y 25.

El canciller costarricense insistió en que los cubanos deben tener paciencia y acogerse a los planes de salida oficiales, y por lo tanto evitar poner en riesgo sus vidas contratando coyotes (traficantes de personas) para que los movilicen.

"Hemos hecho todos un gran esfuerzo para arrancar de raíz este mal que son los coyotes que andan como zopilotes rondando los albergues. Mantengamos la calma porque queremos que esto sea exitoso. Lo estamos haciendo de manera institucional y coordinada entre los países, y esto garantiza la seguridad de las personas y un tránsito ordenado", manifestó González.

"Sé que es difícil pedir paciencia porque son muchos los días que han pasado. No vamos a desfallecer. Tenemos la ayuda de los demás países y confiamos en que todo va a salir bien", agregó.

Cuando los migrantes lleguen a México deberán movilizarse por su propia cuenta hasta Estados Unidos, donde esperan acogerse a los beneficios migratorios y de ciudadanía que les otorga la Ley de Ajuste Cubano.

Los países involucrados acordaron los siete traslados de este febrero el pasado 20 de enero durante una reunión celebrada en Guatemala, tras calificar como exitoso un plan piloto efectuado el día 12 de ese mes con 180 cubanos.

La crisis migratoria comenzó el 15 de noviembre pasado cuando Nicaragua cerró su frontera a los cubanos aduciendo riesgos para la seguridad y soberanía del país.

Desde entonces Costa Rica otorgó 7.802 visas temporales a los isleños, pero el 18 de diciembre suspendió la entrega de más de esos documentos, ya que consideró que se había agotado su capacidad para brindarles ayuda humanitaria en albergues.

La mayoría de los isleños porta pasaporte y salieron legalmente desde Cuba vía aérea hacia Ecuador, país que hasta el 1 de diciembre pasado no les exigía visa.

Desde Ecuador los migrantes se movilizaron por aire, mar y tierra a través de Colombia y Panamá, hasta que llegaron a Costa Rica.

Después de que las autoridades costarricenses dejaron de otorgar visas, en Panamá se han acumulado más de mil cubanos que de momento no están incluidos en los planes de traslado desde Costa Rica.

"Los que están en Panamá siempre los hemos mantenido en nuestro radar, en nuestra conciencia, en nuestros esfuerzos. Estamos convencidos que en un plazo relativamente corto podremos ver más luz", declaró el canciller costarricense sin dar más detalles.

González hizo un llamamiento a los migrantes varados en Panamá para que "no desesperen" y no intenten ingresar a Costa Rica porque este país no les otorgará visa y no tiene capacidad para albergarlos.