Internacional

Yemen empieza diálogo de paz en Suiza, comienza alto el fuego

Una nueva ronda de negociaciones para solucionar el conflicto en Yemen comenzó este martes en un lugar no identificado de Suiza con el objetivo de mantener el alto el fuego y permitir la distribución de ayuda humanitaria, y con el desafío de sentar las bases para una paz duradera.

Por Ginebra/EFE

Delegados del gobierno y rebeldes de Yemen particpan en negociaciones.
Delegados del gobierno y rebeldes de Yemen particpan en negociaciones.

“Este cese de las hostilidades debería marcar el fin de la violencia en Yemen y la transición hacia el progreso basado en el diálogo de las negociaciones y en el consenso” , señaló el enviado especial de la ONU y mediador del proceso, Ismail Ould Cheikh Ahmed.

“La situación en Yemen es crítica, nuestra tarea es extremadamente delicada y nuestra responsabilidad histórica. Hoy ustedes decidirán si la paz prevalece o Yemen será empujado aún más hacia la oscuridad, la tragedia y el sufrimiento” , les dijo el mediador a los negociadores al inicio de la reunión.

El comentario confirmaba no sólo que ambas partes habían cumplido con la promesa de cesar las hostilidades, sino mostraba la esperanza del mediador que el proceso sea el principio del fin de un conflicto en el que ya han perecido más de 6.000 personas y en el que el 80 % de la población necesita asistencia para sobrevivir.

Treguas precedentes han sido violadas y el mediador de la ONU ha considerado que en esta ocasión su cumplimiento es esencial para que las negociaciones que se inician hoy tengan alguna posibilidad de éxito.

“Si hubiera violaciones al cese el fuego, les invito a que solucionen la situación inmediatamente” , advirtió el enviado especial, adelantándose a la posibilidad de que la tregua se quebrara, algo que, según las últimas informaciones, ya ha ocurrido.

Proceso negociador

Estas declaraciones al comienzo del proceso negociador se transmitieron a la prensa en un comunicado, dado que Ould Cheik Ahmed quiere mantener los participantes en el proceso a resguardo de toda injerencia externa, por lo que no se ha hecho público el lugar donde las negociaciones se desarrollan.

En previas conversaciones, las partes han hecho incendiarias declaraciones a la prensa que desestabilizaron la negociación.

Esta vez, el mediador no quiere correr riesgos, tras semanas negociando la tregua y el restablecimiento de un proceso de paz que lleve a una transición política pacífica.

“Lograr la paz es un requerimiento fundamental para poder reconstruir Yemen, rehabilitar la infraestructura básica, enfrentar las consecuencias de la guerra, ofrecer la estabilidad necesaria para normalizar la situación en todas las provincias, y reanudar la actividad económica” , agregó.

Precisamente, la situación humanitaria en el país es “catastrófica” , denunció hoy en rueda de prensa Ahmed Shadoul, representante de la Organización Mundial de la Salud  (OMS) en Yemen.

Los cortes de combustible impiden que los hospitales y los centros sanitarios puedan funcionar de forma óptima, y la falta de gasolina veda a las ambulancias de poder rescatar a los heridos o pacientes.

La falta de combustible afecta la distribución de agua y comida, así como el funcionamiento de las bombas de agua potable y de los generadores de electricidad.

Al menos 70 centros de salud y 27 ambulancias han sido destruidas, denunció Shadoul.

En algunos lugares la situación es dramática, como por ejemplo en la provincia de Adén, donde el cien por cien de la población necesita asistencia humanitaria, o en la provincia de Taiz, donde 240.000 personas están virtualmente bajo sitio.

Junto a los negociadores hay también expertos de la ONU para ayudar a las facciones a alcanzar acuerdos que permitan acelerar la distribución de asistencia.

“Les invito a que trabajen con los colegas de las agencias de la ONU para que poder garantizar acceso humanitario incondicional y sin limitaciones” , solicitó Ould Cheik Ahmed a los mediadores.

La delegación del Gobierno de Hadi está encabezada por su viceministro de Asuntos Exteriores, mientras que del otro lado de la mesa hay dirigentes de los rebeldes hutíes, así como del partido Congreso General Popular, del expresidente Ali Abdalá Saleh, que apoya a los insurgentes.

Antecedentes del conflicto

Yemen se ha visto desgarrada por la lucha entre los rebeldes, conocidos como hutíes, y un ejército leal al ex presidente Alí Abdula Salé, contra una serie de fuerzas que incluye al gobierno internacionalmente reconocido —por Estados Unidos y la coalición saudí— y separatistas sureños, extremistas religiosos y otros milicianos.

Los rebeldes hutíes -de confesión chíi y que cuentan con el apoyo no expreso de Irán- lanzaron una ofensiva en septiembre del 2014, y a pesar de algunas pérdidas, controlan actualmente gran parte del país, incluida la capital, Saná.

En marzo recién pasado, Arabia Saudí, con el apadrinamiento de EE.UU., tomó la iniciativa de actuar contra los rebeldes hutíes, y logró convencer a ocho regímenes de credo suní a formar una coalición.

Además de dejar un reguero de muerte y desolación, la guerra ha permitido el avance en Yemen de distintos grupos yihadistas en el país, como Al Qaeda o el Estado Islámico, que han reivindicado espectaculares y mortíferos ataques contra todos los bandos.

En una declaración, el enviado especial de la ONU a Yemen, Ismail Cheikh Ahmed, dijo que las conversaciones en Suiza “deberían marcar el fin de la violencia militar en Yemen” .       

Según la ONU, la guerra en Yemen ha dejado por lo menos cinco mil 884 muertos desde marzo, cuando se produjo una escalada del conflicto tras ataques de la coalición liderada por Arabia Saudí contra objetivos de los rebeldes. 

Funcionarios de seguridad yemeníes, que han permanecido neutrales en el conflicto, dijeron que ambos bandos habían intensificado la lucha para solidificar sus posiciones antes de la tregua.       

En el pasado, otros esfuerzos por poner fin a la violencia fracasaron cuando el gobierno insistió en que los hutíes cumplieran con una resolución de la ONU que les exige devolver las armas capturadas y territorios conquistados durante el último año, incluso la capital Saná.

En respuesta, los hutíes han demandado negociaciones sobre el futuro político de la nación.      

En Ginebra, el portavoz de la ONU Ahmad Fawzi dijo que 24 personas participaron en las conversaciones que se llevan a cabo en Macolin, Suiza.