En marcha, católicos abogan por la paz y denuncian problemas sociales

Unos mil 500 católicos participaron en una marcha organizada este domingo en la cabecera de Jutiapa, para celebrar el segundo aniversario de las Santas Misiones Populares, y aprovecharon para denunciar problemas sociales que afectan a este departamento.

Por POR ÓSCAR GONZÁLEZ

<p>La marcha empezó frente a la parroquia de Jutiapa. Los feligreses recorrieron la calzada 15 de Septiembre hasta llegar al Centro Pastoral, ubicado en el km 118 de la ruta Interamericana. (Foto Prensa Libre: Óscar González)<br></p>
La marcha empezó frente a la parroquia de Jutiapa. Los feligreses recorrieron la calzada 15 de Septiembre hasta llegar al Centro Pastoral, ubicado en el km 118 de la ruta Interamericana. (Foto Prensa Libre: Óscar González)

JUTIAPA.- Los participantes, cuya mayoría vestía de blanco, recorrieron la calzada 15 de Septiembre y portaban carteles en los que denunciaban corrupción, trata de personas, drogadicción, nepotismo, prostitución infantil, explotación minera y violencia electoral, entre otros problemas que los afligen.

Víctor Ruano, párroco local, expresó: “El pueblo de Jutiapa está cansado de tanta corrupción en todas las esferas de Gobierno. Es inmoral ver como un empleado público se convierte de la noche a la mañana en nuevo millonario”.

“También estamos cansados de la violencia política. Desde las elecciones del 2011 a la fecha han muerto más de 75 personas vinculadas a organizaciones políticas, es condenable ver como matan a una persona solo porque tiene simpatías o podía convertirse en alcalde”, agregó.

El religioso refirió que por esas razones, entre otras, hoy los católicos de Jutiapa salieron a las calles para pedir paz, respeto a la vida y para exigir a las autoridades que hagan su trabajo de manera honesta, sin robar fondos del Estado ni pagar favores políticos a empresas corruptas.

“Los católicos debemos asumir nuestro papel de misiones no solo predicando el Evangelio sino también denunciando a quienes roban y dañan al país, a las empresas transnacionales que contaminan el ambiente, a los comerciantes que venden armas y que han generado un ambiente de violencia permanente, y a las autoridades que se pliegan a los intereses del crimen organizado a cambio de dinero", indicó.

El feligrés Jaime Miranda relató que desde las elecciones pasadas a la fecha han sido muertos diferentes vecinos y funcionarios del lugar. “Mataron al delegado del Registro de Ciudadanos, a varios presidentes de consejos comunitarios de Desarrollo, a integrantes de grupos juveniles, a catequistas, excandidatos a alcalde, el jefe edil de la cabecera, y personas que buscaban participar en las elecciones de este año”.

Miranda señaló que la mayoría de vecinos ya no quiere participar en política, porque tienen miedo que los maten. Así no es la democracia. La democracia es para que el pueblo por mayoría de votos elija al candidato que considera apto para desempeñar un cargo por elección popular. En Jutiapa es al contrario, aquí matan a los más populares para que el pueblo tenga pocas opciones de elegir. Ya no queremos eso en nuestro pueblo, queremos paz y son los políticos los que deben comprometerse a realizar una campaña de respeto a la vida humana", pronunció.

La actividad comenzó frente a la parroquia de Jutiapa, los feligreses recorrieron la calzada 15 de Septiembre hasta llegar al Centro Pastoral, ubicado en el km 118 de la ruta Interamericana, en donde fue oficiada una misa en la que se pidió por la paz en el departamento y se hizo un llamado público a los candidatos a diferentes cargos por elección popular, para que no recurran a la violencia con el objetivo de ganar simpatías y quitar del camino a candidatos con mayor popularidad.

CORRUPCIÓN

Víctor Ruano, párroco de Jutiapa, expresó que el pueblo está cansado de tanta corrupción en todas las esferas del Gobierno.

“Es inmoral ver cómo un empleado público se convierte de la noche a la mañana en el nuevo millonario de Jutiapa”, afirmó el religioso.

Ruano agregó que también están cansados de la violencia política en ese departamento, pues desde las elecciones del 2011 a la fecha han muerto más de 75 personas relacionadas con organizaciones políticas.

“Salimos a las calles para pedir paz, exigir respeto a la vida humana y pedir a las autoridades que hagan su trabajo de manera honesta, sin robar fondos del Estado”, enfatizó.