Fútbol Internacional

Klinsmann, verdugo del futbol de México

En la medida que aumenta el coro de sus detractores, a Jürgen Klinsmann, como todo buen alemán, parecen resbalarle las críticas y se concentra en la estrategia para vencer una vez más a su enemigo más difícil, la selección de México. 

Por Los Ángeles/AFP

Klinsmann se muestra enérgico con sus jugadores a la hora de los encuentros. (Foto Prensa Libre: AFP)
Klinsmann se muestra enérgico con sus jugadores a la hora de los encuentros. (Foto Prensa Libre: AFP)

Estados Unidos y México se enfrentarán el sábado en el Rose Bowl de Pasadena por el cupo de la Concacaf en la Copa Confederaciones de Rusia-2017.

Klinsmann le ha tomado las medidas al futbol mexicano, pues ya sea como jugador, entrenador de la selección de Alemania o durante su mandato actual con Estados Unidos, el estratega germano nunca ha perdido frente al Tri, acumulando un récord de cinco victorias y cinco empates.

Como director técnico de Estados Unidos, Klinsmann acumula marca de 3-3-0 contra el Tri, la racha más larga de imbatibilidad de cualquier entrenador que haya dirigido al seleccionado del Tio Sam.

"La rivalidad Estados Unidos-México es una de las mejores del futbol mundial. Para mí, es comparable a la que existe entre Alemania y Holanda en términos de la intensidad y emoción que suscita en la afición", dijo Klisnmann en entrevista reciente.

En 2012, Klinsmann convirtió en el primer DT del equipo de las barras y las estrellas en conseguir una victoria en el tan temido Estadio Azteca en la Ciudad de México.

"Como seleccionador de Estados Unidos, me costó comprender lo mucho que significa para nuestra afición. Habíamos ganado algunos partidos contra países de peso, pero la reacción de todo el mundo cuando fuimos al Estadio Azteca y derrotamos allí a México por primera vez fue simplemente alucinante", recordó.

La era Klinsmann

Desde que Klinsmann asumió el mando en julio de 2011, el seleccionado estadounidense ha logrado importantes hitos, como dos sonados triunfos ante Alemania, y la primera victoria ante Italia en la historia del fútbol estadounidense.

Klinsmann tiene el récord de máxima cantidad de victorias para un entrenador de Estados Unidos en Europa, con seis.

En 75 partidos con el cuadro de las barras y las estrellas tiene un porcentaje de victorias de 0,653, el segundo mejor de todos los tiempos entre los técnicos que han dirigido a Estados Unidos. Solamente Bruce Arena le saca pequeña ventaja (0,658).

Bajo su mandato, Estados Unidos ganó la Copa Oro de 2013, y se clasificó al Mundial de Brasil-2014, donde avanzó hasta octavos de final.

Todo ello, sin embargo, se ha visto algo opacado por sus resultados de los últimos seis partidos de Estados Unidos, en los que ha obtenido sólo dos victorias.

El fracaso en la Copa Oro de este año, donde fue sorprendido por Jamaica en las semifinales y cayó en tanda de penales ante Panamá en la definición del tercer puesto, además de la goleada de 4-1 sufrida en un amistoso contra Brasil el mes pasado, han puesto a Klinsmann en el ojo de la tormenta.

El exdelantero de Alemania tiene un contrato hasta 2018 con la Federación de Futbol de Estados Unidos, y el presidente de dicho organismo, Sunil Gulati, ha dejado claro que ve Klinsmann como "una apuesta a largo plazo".

"Nosotros no hacemos juicios basados en un juego", dijo Gulati en julio después de la debacle en la Copa Oro.

En medio de la tormenta, Klinsmann se mantiene impertérrito. Como un capitán al frente de un navío que amenaza con zozobrar, asegura que "todos esos reveses pasajeros nos sirven de motivación".

"Queda evidentemente un mal sabor de boca. Pero todo eso ya es agua pasada y ahora jugamos por la Copa de la Concacaf y el derecho a disputar la Copa Fifa Confederaciones 2017 en Rusia, lo que es enorme", dijo.