Escenario

La sexualidad femenina y sus tabúes, a escena

Con franqueza y sin prejuicios, las actrices mexicanas Rocío Banquells, Cynthia Klitbo e Itatí Cantoral, junto a las nacionales Liz Fernández, Dharma Morales y Paola Calderón, hablaron por más de una hora sobre las experiencias sexuales femeninas, tanto  de aquellas que causan placer, como de las que lesionan el cuerpo y el alma, en una función más de la célebre Los monólogos de la vagina.

Por Texto y fotos: Ana Lucía Ola

La Gran Sala del Centro Cultural Miguel Ángel Asturias fue el sábado escenario para que estas seis mujeres le dieran vida a una presentación más de esta obra, y que ha causado controversia en distintos países, por el  abordaje de temas considerados tabúes.

Las actrices aparecieron vestidas de negro, tomaron sus asientos y micrófonos, y comenzaron a hablar bajo una luz tenue que las iluminaba. Descalzas como para sentirse libres, cada una narró vivencias sentimentales, de placer  y, las más desgarradoras, de violencia.



La actriz guatemalteca Liz Fernández presentó el relato desgarrador de mutilación femenina en La burka.
La actriz guatemalteca Liz Fernández presentó el relato desgarrador de mutilación femenina en La burka.


Estas historias protagonizadas por mujeres de distinta condición y origen fueron recabadas en 1996 por la escritora estadounidense Eve Ensler y  desde entonces son compartidas en escenarios del mundo. En Guatemala, Los monólogos de la vagina lleva 15 años de presentarse y para conmemorar esta fecha, las estrellas guatemaltecas y mexicanas se unieron esta una función especial.



Con humor Cynthia Klitbo habló de los orgasmos femeninos en La inundación.
Con humor Cynthia Klitbo habló de los orgasmos femeninos en La inundación.


Los monólogos El vello del pubis, La inundación, El taller de la vagina, Porque le gustaba verla, La buena experiencia con un hombre y Yo estaba en el cuarto en el nacimiento, fueron relatos que con gracia, humor e inteligencia hablaron de la relación de las mujeres con su vagina.



Rocío Banquells, sin prejuicio alguno, tocó el tema del vello del pubis femenino y el monólogo El taller de la vagina.
Rocío Banquells, sin prejuicio alguno, tocó el tema del vello del pubis femenino y el monólogo El taller de la vagina.


Mientras que La burka, La faldita corta, La pequeña cushita que podía y La mujeres de Bosnia expusieron relatos crudos y dolorosos que conmovieron las fibras más íntimas de los espectadores.

Se habló del abuso y la violencia que sufren muchas, no por su edad, su raza o condición económica, sino por el simple hecho de ser mujeres.



Itatí Cantoral presentó el monólogo Porque le gustaba verla
Itatí Cantoral presentó el monólogo Porque le gustaba verla


En memoria de las sobrevivientes al maltrato, humillación y demás vejámenes, en el escenario las seis actrices encendieron velas, con la intención de que estos monólogos sean una denuncia a ese maltrato pero también para exigir el fin de ese flagelo.



La faldita corta, un grito contra el acoso, fue narrado por Dharma Morales.
La faldita corta, un grito contra el acoso, fue narrado por Dharma Morales.


Al final, el público agradeció con incesantes aplausos la puesta escena, que se espera tenga una segunda presentación el próximo 18 de junio, según anunció días antes la directora guatemalteca Marsha Pamela.