Leer para Creer

Bromista es condenado por darle a su jefe pastelitos con viagra

Un hombre inglés fue despedido y demandado por jugarle una broma a su jefe al darle varios pastelitos que contenían pastillas de viagra.

Por Redacción

Benjamín Chope, trabajador de una tienda de Inglaterra, compró 30 tabletas de viagra en el portal eBay, las pastillas no eran precisamente para consumo propio sino para jugarle una broma a Daniel Webber, jefe de la tienda.

El trabajador le entregó los postres a Webber, quien los devoró durante la mañana. Sin embargo, minutos más tarde Webber se sintió mal e intentó vomitar en varias ocasiones, pero prefirió ir al hospital donde pasó más de diez horas por haberse intoxicado con medicamentos.

Chope se sintió mal por haber hecho la broma de mal gusto que decidió comentar lo sucedido con sus compañeros de trabajo pero lo que nunca se imaginó fue que perdería el empleo y que cinco meses después estaría delante de un juez.

El joven fue denunciado y el pasado lunes 29 de agosto un juez dictaminó que Chope no iría a la cárcel pero tendría que cumplir con 80 horas de trabajo sin paga y 12 meses de voluntariado forzoso.