Fútbol Internacional

Llorente retorna a España con ganas de volver a sentirse importante

El delantero internacional Fernando Llorente regresa a España de la mano de Sevilla FC después de estar dos campañas en el campeón italiano, el Juventus, con ganas de volver a sentirse importante tras no lograrlo en la medida que pretendía en el equipo turinés.

Por Sevilla/EFE

Fernando llorente es recibido por el director deportivo del Sevilla FC, Monchi a su llegada a Sevilla. (Foto Prensa Libre: EFE)
Fernando llorente es recibido por el director deportivo del Sevilla FC, Monchi a su llegada a Sevilla. (Foto Prensa Libre: EFE)

Llorente, firmó un contrato de tres temporadas, lucirá ahora en el equipo que entrena Unai Emery el número 24 en su camiseta y será presentado mañana ante los medios de comunicación en el Ramón Sánchez Pizjuan y posteriormente al público sobre el césped del estadio sevillista.

El futbolista riojano, de 30 años y formado en el Athletic Club, logró ser reconocido y llegó a sus mejores niveles en el equipo bilbaíno, en cuya primera plantilla estuvo desde 2005 a 2013.

En ese período creció como jugador y alcanzó la selección nacional absoluta, con la que debutó en noviembre de 2008 en un amistoso frente a Chile y en la que participó en sus éxitos de 2010, cuando fue campeona del mundo en Sudáfrica, o dos años después vencedora de la Europa que se disputó en Polonia y Ucrania.

Su cotización subió tanto que el poderoso Juventus se fijó en él para su equipo campeón de Italia y ya en la campaña 2012-13, siendo jugador del Athletic, anunció que no renovaría su contrato para ir en el ejercicio siguiente al Calcio.

  • Fernando Llorente debutó en Primera División con el Athletic Club en enero de 2005 de la mano del entonces técnico Ernesto Valverde, quien actualmente es también entrenador del equipo vasco, y estuvo hasta la conclusión de la campaña 2012-13.

Llorente llegó al club vizcaíno con 11 años y en esta entidad pasó por todos sus escalafones inferiores hasta que el 16 de enero de 2005 Ernesto Valverde, ahora otra vez entrenador del Athletic, le hizo debutar en Primera División en un partido frente al Espanyol.

Después, tras dos temporadas en las que no tuvo mucho protagonismo, fue con el utrerano Joaquín Caparrós como entrenador cuando se destapó.

Llorente fue desde entonces (2007-08) el máximo goleador del equipo hasta que contó con pocos minutos en el ejercicio 2012-13 tras anunciar que no renovaría.

Esa decisión le hizo pasar un mal trago en esa campaña, en la que recibió muchas críticas de la afición, pero el riojano aguantó hasta que en junio de 2013 se anunció que era jugador del Juventus para las siguientes cuatro temporadas.

Llorente, pese a que en el equipo italiano ha sido campeón de su liga en los dos cursos y en este último, además, subcampeón de Europa tras perder la final frente al FC Barcelona, ha ido de más a menos en la entidad turinesa y ahora, con dos años más de contrato, ambas partes se han abierto a romper la vinculación.

En esta relación se ha metido el Sevilla, vigente campeón de la Liga Europa y que como premio a ello este ejercicio disputará la Liga de Campeones, situación que le ha posibilitado al club hispalense disponer de ingresos extras para invertir en buenos jugadores con los que formar una plantilla de garantías para la exigente temporada.

Así, el director deportivo del club, Ramón Rodríguez Monchi, y Unai Emery se han fijado en el espigado goleador para que ayude en una delantera en la que se encontrará con el francés Kevin Gameiro y con el italiano Ciro Immobile, éste contratado en el presente curso procedente del Borussia de Dortmund alemán.

El Sevilla pretende que con los tres exista fuerza suficiente ante las porterías rivales, y más después de que el goleador del equipo en las últimas temporadas, el colombiano Carlos Bacca, haya sido traspasado al AC Milan italiano.

Llorente, por su parte, vuelve a la Liga BBVA, donde ha disfrutado de sus mejores momentos, en el escaparate del Sevilla y de su participación en la Champions, para tener otra vez la oportunidad de triunfar en la fase final de su carrera, ya que el próximo febrero cumplirá 31 años.

Además, en 2016 se disputa en Francia la fase final de la Eurocopa y la selección, a la que no acude desde 2013, es otro aliciente para el riojano, quien con su rendimiento en el Sevilla espera que Vicente del Bosque vuelva a fijarse en él.