05/08/12 - 07:30 Londres 2012

Erick Barrondo luego de ganar la plata: “Estoy agradecido”

El marchista nacional Érick Barrondo llegó a la zona mixta con la medalla de plata colgada en el cuello. Estaba de lo más tranquilo y respondía todas las preguntas de la prensa internacional: “Estoy agradecido con la vida por este momento, subir al podio y ganar la primera medalla para mi país, que ha sufrido mucho; es algo especial”.

ENVIADOS ESPECIALES

El guatemalteco empezó a inscribir su nombre en la historia dorada del deporte nacional al finalizar en el segundo puesto los 20 kilómetros marcha en los Juegos Olímpicos de Londres, con un tiempo de 1.18:57.

“No tengo palabras para decir lo que siento en este momento y de poder ganar la primera medalla, de la mano de un entrenador con el que hemos sufrido. Ambos dejamos a nuestras familias, sacrificamos muchas cosas; en este deporte se arriesga todo, pero vale la pena”, expresó el seleccionado nacional, que supo ganarle la batalla a los llamados grandes de este deporte.

Durante los 30 minutos que compartió con los medios de comunicación, el atleta, de 21 años, mantuvo el temple, la tranquilidad y respondió con seguridad cada pregunta: “Me sentiré el hombre más feliz del mundo si alguien deja una pistola, un cuchillo y lo cambia por un par de zapatos tenis y empieza a hacer deporte”.

Los sentimientos del atleta de San Cristóbal Alta Verapaz empezaron a salir al hablar de su familia, a quien recordó con mucha alegría.

“Todos saben de las condiciones en que vivimos y por eso antes de viajar a Londres compré una televisión y mi padre —Bernabé—, quien me dijo que la iba a estrenar para el día de la competencia”, compartió.

Potencia mundial

Barrondo se confirmó ayer como uno de los mejores atletas de la marcha mundial, ya que la hazaña conseguida no tiene comparación en los libros de la historia nacional, pues se convirtió en el primer medallista olímpico de este país desde que inició su participación en estas justas, en 1952; es decir, 60 años después Guatemala se llena de gloria.

“A pesar de mis 21 años, creo que he trabajado bien y he sabido aprovechar bastante la experiencia del entrenador y la calidad; he mantenido los pies sobre la tierra, de lo qué podemos hacer y la cosas por mejorar”, señaló al atleta.

Barrondo sabe que su pasos aún tienen mucho que dar, en especial acá en Londres, pues el sábado participará junto a Daniel Quiyuch en los 50 kilómetros, donde confía en cerrar con broche de oro su participación en la edición 30 de las justas olímpicas, que desde ya se han convertido en las mejores para nuestro país.

“Para la competencia de los 50 km trataremos de hacer las cosas bastante bien, no confiarnos y cuidarnos bastante, y por qué no, pensar en la segunda medalla para Guatemala en unas justas a este nivel”, resaltó el nacional, al asegurar que esta victoria se dio gracias a Dios.

Durante los 20 kilómetros, Barrondo supo mantener la estrategia del entrenador Medina, quien desde la orilla de la calle The Mall, cerca del Palacio de Buckingham, le gritaba que mantuviera la calma, y así lo hizo. El atleta, quien terminó con dos amonestaciones, vio cómo fueron descalificados el colombiano Luis López y el ruso Vladimir Kamaykin.

El momento clave de la competencia fue cuando el campeón Olímpico de Pekín 2008, Valeiy Borchin, abandonó la competencia faltando dos kilómetros; el ruso se desvaneció y tuvo que ser atendido por los paramédicos, lo que le permitió a Barrondo enfilarse para la medalla y cuidando que el chino Zhen Wang no el arrebatara el segundo lugar.

“Hay que disfrutar este momento, doy gracias a tantos guatemaltecos que siguieron de cerca mi participación. Mañana (hoy) vuelvo al entrenamiento, para estar listo de cara al próximo reto en los 50 kilómetros”, subrayó el marchista, quien guardará su medalla de plata en un lugar muy especial.

Herramientas