Internacional

Mueren  200 por derrumbe de techo en iglesia de Nigeria

Al menos 200 personas habrían muerto al desplomarse el techo de una iglesia de Uyo, en el estado nigeriano de Akwa Ibom, según informó este domingo el director del hospital universitario local, Etete Peters.

Por Abuya/DPA

Partes de la construcción de la azotea dañada del techo de la iglesia que se derrumbó. (EFE).
Partes de la construcción de la azotea dañada del techo de la iglesia que se derrumbó. (EFE).

No obstante, la asociación médica Akwa Ibom situó la cifra de muertos en alrededor de 21. Por el momento no hay datos oficiales, pues los equipos de rescate continúan buscando entre los escombros.

En el momento del derrumbe, centenares de personas se encontraban en la recién construida iglesia para el nombramiento de Akan Weeks como obispo. Entre ellos estaba el gobernador del estado, Udom Emmanuel, que logró escapar ileso.

"Sonaba como a una fuerte lluvia... Al principio pensé que venía de los gigantescos altavoces y, cuando la gente empezó a preguntarse qué estaba pasando, todo el edificio se vino abajo", dijo a dpa la estudiante universitaria Ime Umanna, quien asistió a la ceremonia.

"Yo estaba cerca de la entrada lateral y logré escapar", añadió. "El pesado metal utilizado para las vigas cayó como una losa sobre la gente, aplastando a muchos. Fue una imagen terrible", añadió.

Según el periodista Okon Ukpong, quien también se encontraba dentro de la iglesia cuando ésta se derrumbó, decenas de personas quedaron atrapadas bajo los escombros y murieron antes de que pudiera llegar la ayuda. "Fue un sábado negro", añadió.

El líder juvenil dijo haber contado 90 cuerpos antes de que le dijeran que dejara de contabilizarlos el sábado por la noche.     

Los periodistas en el lugar denunciaron que miembros de la Iglesia intentaban impedir que informaran sobre la tragedia, tratando de confiscar cámaras y obligando a algunos a abandonar la zona.       

El gobierno estatal investigará si se incumplieron las normas urbanísticas, dijo el portavoz del gobernador, Ekerete Udoh.

Los derrumbes de edificios son habituales en Nigeria debido a una corrupción endémica, en la que los constructores emplean materiales de mala calidad y sobornan a los inspectores para que ignoren trabajos mediocres o la falta de permisos de obra.       

En 2014, 116 personas fallecieron cuando un edificio de varios pisos en la Sinagoga Iglesia de Todas las Naciones se derrumbó en Lagos. Un fiscal atribuyó el suceso a fallos estructurales.