Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

09/07/07 - 00:00 Nacionales

Alerta por venta de pastilla abortiva

Luego de investigación de Prensa Libre, Salud regula bajo prescripción médica y receta

Pese a que la interrupción voluntaria del embarazo es una práctica penada por la ley, en Guatemala se puede adquirir en las farmacias o por Internet una píldora abortiva, de efecto inmediato y silencioso, pero que, mal usada, puede causar la muerte.

El hallazgo de Prensa Libre, a principios de junio, de que la sustancia abortiva Misoprostol (Cytotec) se podía comprar sin receta en algunas farmacias, alertó al Departamento de Control de Medicamentos del Ministerio de Salud, que empezó una investigación de inmediato.

Tras haber constatado la anomalía, Salud emitió la resolución 432-2007, para que se regule, bajo prescripción médica y receta retenida, la venta de Misoprostol. Además, se obliga a las farmacias a llevar un registro mensual de las personas que lo adquieren.

La Administración estadounidense de Alimentos y Fármacos recomienda Misoprostol sólo para la prevención y tratamiento de úlceras gástricas, y previene de su uso para inducir el parto y/o aborto, porque lo considera peligroso.

Más de una década

Pese a ello, durante más de una década, en Guatemala se ha utilizado este medicamento en ginecología y obstetricia, para dilatar el cuello del útero e inducir el parto, entre otras posibilidades.

Ingerir entre dos y cuatro pastillas de Misoprostol o introducirlas en la vagina es suficiente para interrumpir un embarazo -hasta en las primeras ocho semanas-. Muchas mujeres lo saben, y lo usan para abortar sin control médico, lo que pone en riesgo su vida, al ignorar los efectos secundarios: hemorragia, escalofríos, diarrea, contracciones, ruptura del útero, posible esterilidad e incluso la muerte.

Ginecólogos de los hospitales Roosevelt y San Juan de Dios dicen que cada día llega a las salas de urgencias un promedio de ocho mujeres con hemorragias causadas, en su mayoría, por abortos inducidos.

Raúl Juárez, subjefe de Ginecoobstetricia del Roosevelt, informó que atienden entre 250 y 300 casos de aborto mensuales. A su criterio, hay manipulación, pues lo normal es que de cada cien embarazos se produzcan 10 interrupciones por causas naturales.

En opinión de César Reyes, jefe de Ginecoobstetricia del San Juan de Dios, no se había dimensionado el problema originado en la venta libre del Misoprostol. En ese hospital, el promedio de abortos que se atiende al día es de seis a 10; sólo uno o dos son naturales.

El estudio “Embarazo no planeado y aborto inseguro en Guatemala”, publicado en el 2006, reflejó que cada año ocurren 65 mil interrupciones de embarazo inducidas; es decir, una tasa de 24 abortos por cada mil mujeres en edad reproductiva (de 15 a 49 años).

Los médicos aseguran que es difícil determinar si el aborto fue natural o provocado, pero la frecuencia los lleva a pensar que el uso del referido medicamento está de por medio.

Jorge Villavicencio, director de Control de Medicamentos del Ministerio de Salud, dijo que estas pastillas sólo pueden venderse con prescripción médica, pero esto no se hacía.

Compra sin restricción

Reporteros de este matutino hicieron la prueba: acudieron a una farmacia y, con receta en mano, pidieron el medicamento. El expendedor se lo vendió por unidades y no les pidió la receta. Si uno quiere evitar el cara a cara con el farmacéutico, basta con comprar “Cytotec Guatemala”, en Internet, cuyo lema es: “¡Pastillas para abortar, de venta en Guatemala!”.

Francisco Estrada Lainfiesta, presidente de la Asociación de Ginecología de Guatemala, afirmó que en el país se usa ese medicamento, para inducir el parto, cuando la mujer, después de cumplidos los nueves meses de embarazo, no tiene contracciones, o en embarazos anembriónicos -cuando el embrión muere dentro del útero-.

“Regularmente se utiliza un cuarto de tableta”, detalló. Reportes indican que algunas mujeres usan, sin control médico, hasta tres y cuatro pastillas, y de ahí el peligro.

Antonio Wohlers, ginecólogo y obstetra, dijo que el producto bien empleado es bueno, y recomendó a Salud que, para evitar que se use con fines abortivos, restrinja su venta.

Édgar Kestler, director del Centro de Investigación de Epidemiología en Salud Sexual, afirmó que el producto es efectivo para detener las hemorragias posparto, principal causa de muerte materno-infantil.

Distribución libre

Según el Departamento de Control de Medicamentos, en Guatemala seis empresas importan Misoprostol: J & Cohen, Droguería Americana, S. A; Droguería Colón, S. A; Centro Distribuidor, S. A; Droguería Lanquetin, S. A, y Pfeizer Corporation.

Los reportes de venta revelan que ha aumentado la demanda de este producto. En el 2004 se vendieron US$123 mil 794; en el 2005, US$132 mil 125, y en el 2006 US$176 mil 851.

Los proveedores saben que el medicamento está contraindicado para embarazadas -la prescripción lo especifica-, y aseguran que no son responsables del fin que le dé la persona que lo adquiere.

Una persona que lo usó para abortar y que pidió no ser citada contó que ha sido una de las experiencias más dolorosas y horribles de su vida.

Medida: Urge planificación

Retirar del mercado la venta de la píldora Misoprostol no resuelve el problema de los embarazos no deseados, afirmó Mirna Montenegro, presidenta de la Asociación de Mujeres Médicas, quien agregó que urge poner en práctica programas de planificación familiar, para no llegar a extremos como el aborto.

“Apostamos por la educación sexual para que sean capaces de decidir cuándo empezar sus relaciones de pareja y que tengan acceso a programas de salud reproductiva”, dijo.

Menos muertes

Aída Saravia, del Grupo Guatemalteco de Mujeres, manifestó que no tiene intención abortista el interés de las feministas en que exista una ley que autorice interrumpir la preñez; la idea es controlar y reducir la cantidad de muertes por embarazos no deseados.

“El problema es que los abortos se producen cada vez más, pese a su prohibición”, enfatizó.

POR: LESLIE PEREZ /

Más noticias de Nacionales

Herramientas

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.