Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

Prensa Libre

12/01/13 - 00:00 Nacionales

Alimentación escolar recibe pocos fondos

Aunque se han detectado altos índices de desnutrición en al menos 166 municipios del país, el Ministerio de Educación (Mineduc) modificó el aporte para la refacción escolar y solo atenderá a 83, con el argumento de que los recursos son insuficentes para incluirlos todos.

INFOGRÁFICA – Educación gasta menos de Q2 por refacción

El gasto máximo para alimentación escolar se fijó en Q1.11 por estudiante de establecimientos públicos en los niveles preprimario y primario del área urbana, Q1.58 para el área rural y Q2.08 en los 83 municipios con elevado índice de desnutrición.

Este monto es igual al asignado los últimos dos años, pese a la queja generalizada de maestros y padres de familia de que no se puede ofrecer alimentación de calidad con tan escasos fondos.

Necesidades

Alfredo García, viceministro administrativo de Educación, indicó que el primer desembolso para la refacción escolar se hará la próxima semana, por Q263 millones. Eso servirá para cubrir 60 días de alimento para al menos tres millones de niños en edad escolar.

García explicó que se decidió aumentar en Q0.50 el aporte para 83 municipios que han sido identificados con los más altos niveles de riesgo nutricional, y no en los 166, por “cuestiones de presupuesto”.

“A quienes están dentro de los 83 más vulnerables y tienen que ver con la prioridad de —el programa— Hambre Cero se les está incrementando para incorporar elementos de equidad, y las escuelas de esos municipios van a recibir Q0.50 diarios por estudiante, que equivalen a un aumento anual de Q60 millones”, dijo García.

Según Luis Enrique Monterroso, secretario de Seguridad Alimentaria y Nutricional, la alimentación es un requerimiento importante para el desarrollo del niño.

Agregó: “La alimentación que el niño recibe como refacción escolar es vital para dos factores: para la atención en el tiempo de clase y permitir mayor comprensión, agilidad y memoria, y es un gancho para que el niño asista a clases, porque en los niveles económicos en muchas áreas es de lo poco que se puede obtener en alimento”.

De acuerdo con el más reciente informe “Salud en las Américas”, de la Organización Panamericana de la Salud, “en la población escolar el 45.6 por ciento de niños y niñas presentaba desnutrición crónica” en el 2008, lo cual representa la tasa más alta de América Latina y la cuarta en el mundo.

Limitaciones

El propósito del Programa Nacional de Alimentación Escolar, según la Dirección General de Participación Comunitaria y Servicios de Apoyo (Digepsa) del Mineduc, es apoyar la permanencia y el rendimiento escolar por medio de una refacción en los establecimientos que sea complementaria, diaria, de buena calidad nutricional y que cubra entre el 30 y el 35 por ciento de sus necesidades de energía.

García precisó que desembolsarán los fondos a través de las juntas escolares de cada plantel, que también reciben directrices sobre lo que pueden y no deben comprar con los recursos estatales.

En la lista de alimentos autorizados figuran azúcar, leche, atol, verduras, arroz, frijol, huevos, harina de maíz y aceite.

Silvia Casasola, directora de la Escuela Oficial Urbana Mixta Complejo para la Paz, en la zona 1 capitalina, indicó que esperan instrucciones y que confía en que mejoren las condiciones este año.

“Solo para darles un vasito de atol alcanza el aporte del Mineduc. Que pretendan que se vaya a dar una refacción completa para disminuir los niveles de desnutrición es imposible”, señaló.

Henry León, maestro de la escuela de la aldea La Esperanza, en Santa María Ixhuatán, Santa Rosa, también criticó el escaso aporte y la limitación para comprar alimentos, ya que no se permite ni la compra de propano para cocinar.

“Tal vez buscan —el Mineduc— menús más alimenticios, pero esos tienen sus dificultades, porque para las verduras tiene que haber un lugar para guardarlas o comprarlas día a día, y sí se dan esos menús, pero no podemos todos los días. Cocinamos con leña, y los niños traen un leño de su casa, una o dos veces por semana”, expuso el docente.

El Mineduc distribuirá Q506 millones para el inicio del ciclo escolar, que incluyen Q147.1 millones para la compra de útiles escolares en un aporte único, Q19.4 millones para adquisición de la valija didáctica para los maestros y Q76.7 millones del aporte de gratuidad.

POR ALEX F. ROJAS /

Aporte al aprendizaje

Aunque los primeros dos años de vida son fundamentales para el desarrollo de la persona, en la edad escolar una buena alimentación  permite el aprendizaje y desarrollo motriz de los niños, y según la nutricionista Anaité Bayer, se debe incluir, en lo posible, carbohidratos, proteínas y grasas en la dieta.

La experta explicó que aunque depende de la edad del estudiante, se recomienda una alimentación balanceada que incluya un grupo de carbohidratos —brindan energía básica para actividades—. Además   se necesitan  carnes, huevos, quesos o jamones, como base proteínica, a los que   se tienen que sumar alimentos grasos,  como el aceite de oliva.

Bayer indicó que cuando los recursos económicos limitan   una amplia base nutricional, se tienen que buscar  alimentos llamados mezclas vegetales, que aportan los requerimientos primarios y se pueden conseguir con la mezcla de  arroz y frijol; maíz y frijol o  plátano y frijol.

Luis Enrique Monterroso, secretario de Seguridad Alimentaria y Nutricional, dijo que  se ha trabajado en conjunto con el Mineduc y se  elaboró   un recetario que  se ha  comprobado para raciones de precios, productos y tiempos. Parte del trabajo para este año es implementarlo.

En el 2012, según Monterroso,  se llegó  a 63 municipios, en donde se capacitó a padres en seguridad alimentaria.


Más noticias de Nacionales

Herramientas

Tags

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.