Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

17/09/12 - 00:00 Nacionales

Aumenta acoso en redes sociales

El chantaje, ciberacoso o envío de contenidos con escenas explícitas de sexo se han vuelto una amenaza creciente para adolescentes y niños que tengan una computadora con acceso a internet o teléfonos con conexiones a redes sociales donde se convierten en potenciales víctimas de trata de personas.

Como “esclavitud moderna” es conocido el comercio sexual de menores, un negocio ilícito que va en aumento, principalmente porque se ha facilitado el contacto en las redes virtuales.

Eso se refleja en el informe que la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH) entregó a la relatora especial de las Naciones Unidas sobre la venta, prostitución y utilización de niños en la pornografía, Najat Maalla M’jid, en su reciente visita al país.

“La violación a los derechos humanos por explotación sexual es generalizada en todo el país y no existe ningún segmento de la niñez y juventud que no se encuentre expuesto gravemente a este riesgo”, se lee en el texto.

Existen muchas formas de esclavizar y apoderarse de la vida de los niños y adolescentes, pero muchos de los casos ocurren hoy en el mundo virtual. En el estudio de la PDH se identifican al menos 13 maneras de trata.

Las formas más modernas tienen que ver con la tecnología, pues los tratantes aprovechan desde un teléfono con videocámara, para llevar a cabo el sexting, una modalidad que consiste en obtener imágenes de uan víctima, a la cual se le hace un monaje y eso facilita la extorsión.

Un ejemplo de sexting lo sufren una joven de 15 años y su familia, en Jalapa. La Auxiliatura de la PDH de ese departamento conoce la denuncia, en la que se expone que fue víctima de un montaje.

Alguien distribuyó vía celular, entre jóvenes del lugar, un video en que la joven supuestamente tiene una relación sexual. Aunque las imágenes son un montaje, la comunidad ha creído que son reales.

De joven a joven

Otra forma de captar a víctimas vía electrónica es el grooming, donde un niño o adolescente es quien supuestamente tiene la comunicación con la víctima.

Esta forma de atraer a los adolescentes se ejemplifica en Facebook, en donde una adolescente aparece con varios nombres: Michel Jéssica Pérez Cárdenaz Blanca, quien supuestamente nació en marzo de 1994 en Panamá y dice ser modelo. En su perfil exhibe varias fotos con vestuario y posiciones seductoras.

La joven también aparece como Michel Jessica Cardenaz Blanca, y en este perfil asegura que vive en Lima, Perú, donde es modelo. En su presentación asegura: “Chicos, estoy disponible”, pero mantiene una relación con alguien que dice vivir en Managua, Nicaragua.

Las fotos de esta adolescente se exhiben en otro perfil con el mismo nombre de Michel Jéssica Pérez Cárdenaz Blanca. En esta página invita a que le hagan cualquier tipo de preguntas. Además tiene un link en el que se reconoce como pornográfica.

En el perfil, bajo el nombre de Michel Jessica Modelo Blanca Cardenaz, la joven aparece casada y vive en Buenos Aires, Argentina.

Otro nombre que utilizó, en un perfil que ya no está activo, es Lola Vanessa González Peñalosa, donde aparecían fotos de la misma adolescente. En todas las páginas se resalta que los amigos son hombres adultos, además la información es pública e invita a otras jóvenes a unirse al modelaje.

Leonel Dubón, de la organización El Refugio, que alberga a niñas víctimas de trata, opina que esta joven podría ser víctima de trata, pues las imágenes de sus diversos perfiles denotan que hay sesiones fotográficas profesionales.

El informe de la PDH expone el ciberacoso, que es acoso por medio de la red para tener un encuentro sexual con menores, así como la sextorsión al menor bajo la amenaza de difundir imágenes pornográficas suyas.

Dubón afirma que las víctimas rescatadas aseguran que una de las maneras más utilizadas para captarlas es el enamoramiento. Un joven llega, las seduce y les ofrece una mejor vida, las traslada a otro lugar del país y las explota.

También les ofrecen, por medio de volantes, trabajo fácil y con ingresos de hasta Q1 mil 500 quincenales, en lugares donde la pobreza es extrema, pero al final se las llevan a salas de masajes, pues aprovechan que hay poco o ningún control sobre estos negocios.

En muchas ocasiones no hay necesidad de volantes, porque las niñas llegan a la capital a buscar trabajo. Los lugares más frecuentes son la 18 calle de la zona 1, La Terminal, zona 4, o la Central de Mayoreo, donde ya hay personas que se dedican a observar quién está perdida para engañarla y explotarla. Además no falta el alquiler de niños para mendigar.

Situación de riesgo

Las causas de la trata de personas y explotación sexual son diversas, pero muchas están relacionadas con la pobreza, los niveles bajos de educación, la emigración, el desempleo, la niñez en situación de calle y el trabajo infantil.

A esto se suma la invisibilización del fenómeno, la estacionalidad del turismo, la desigualdad de género, la violencia intrafamiliar y la porosidad de las fronteras, según la PDH.

El documento explica que ser mujer, niña, indígena y pobre es una situación de riesgo para ser víctima de trata en el país. También la falta de información sobre herramientas básicas para detectar los engaños que los tratantes utilizan, así como el que ninguna institución —familia, iglesia o escuela— prepara a los niños y adolescentes para enfrentar esta amenaza.

La PDH asegura que del 2009 a este año ha recibido 440 denuncias por explotación sexual en Retalhuleu, Guatemala, Huehuetenango, Quetzaltenango, Escuintla, Izabal y Chimaltenango.

En el mismo período el Ministerio Público (MP) recibió 61 denuncias de delitos de pornografía a escala nacional.

Sobre la utilización de actividades turísticas para la explotación sexual comercial de menores de edad se registran tres denuncias.

En total, el MP ha presentado 524 casos, de los cuales el Organismo Judicial ha procesado 161, pero solo hay 10 sentencias condenatorias entre el 2009 y el 2012.

Abuso cibernético

Cada vez se hacen más frecuentes las prácticas de abuso por medio de las redes sociales, internet y celulares, las cuales pueden subir de tono.  

Sexting: envío de contenidos  pornográficos por medio de celulares. En Guatemala muchos de los contenidos son montajes rostros en cuerpos de  jovencitas de la comunidad nacional.

Grooming: práctica en que un adulto se hace pasar por menor de edad y seduce a un joven para que le envíe imágenes cada vez más seductoras o pornográficas, hasta lograr que se desnude.

Ciberbullying o ciberacoso: chantaje de quienes utilizan el grooming para obtener cada vez más material pornográfico  o tener un encuentro físico con el menor, para abusar sexualmente de él o ella.

Sextorsión: forma de explotación sexual en que se extorsiona a una persona por medio de una imagen suya desnuda que ha compartido a través de sexting.  La víctima es coaccionada para tener relaciones sexuales con el chantajista y otras personas, además de producir pornografía, entre otras cosas. 


Niños y adultos

Cecilia Aguirre, auxiliar de la PDH en Jalapa, asegura que la trata es un asunto preocupante que debe ser atendido por  las instancias del Estado, la sociedad civil y el poder local.

Según Aguirre, en Jalapa los niños son los más vulnerables, así como adultos mayores, quienes son obligados a mendigar.

Las trabajadoras del sexo son mujeres de otros países obligadas a llegar a Guatemala para prostituirse. Ya han recibido denuncias por eso.

Denuncias anónimas

Macario Escobar, jefe de la Policía Nacional Civil de Jutiapa, afirma que utilizan un buzón de denuncias anónimas porque la población no se atreve a hacerlo de manera personal.

Explica que esas quejas las usan para investigar y establecer estrategias contra la  trata. 

Indica que la zona fronteriza es la más usada por las bandas de tratantes que operan en áreas sin presencia policial y traen a salvadoreñas para explotarlas.

Ruta usada por  bandas de  trata de personas

El área fronteriza entre Guatemala y El Salvador,  preferida por los escasos controles, es la ruta utilizada por las bandas de trata de personas para llevar migrantes.

La ruta de emigración comienza en Valle Nuevo, Jalpatagua, así como en puntos ciegos.

Rubén Darío Flores, auxiliar de la Procuraduría de los Derechos Humanos en Jutiapa, refirió que, de acuerdo con el diagnóstico que elaboraron, encontraron que la ruta de emigración comienza en Valle Nuevo, sigue en Moyuta, la cabecera de Jutiapa,  se extiende a Chiquimulilla y Taxisco, Santa Rosa, hasta conectar con Escuintla.

“Es un tema que todos conocen en la cabecera, pero nadie denuncia, por temor a represalias. Tenemos tres expedientes con denuncias anónimas, explicó.

El oficial de la Policía Nacional Civil (PNC) Macario Escobar, jefe de la comisaría de Jutiapa, aseguró que ante la presencia de esas bandas “estamos trabajando con los servicios de inteligencia,  para disminuir estos hechos”.

Otro departamento es  Jalapa, cuya cabecera  también sirve de puente alternativo para las bandas.

La Fiscalía aseguró que tuvieron en sus manos una estructura, pero cuando llegó a juicio, el juzgado que vio el caso lo tomó como sustracción de menores.

El hecho ocurrió en marzo del 2010, cuando a Vicenta Jiménez le robaron a su bebé recién nacida. Ella denunció que dos mujeres le arrebataron a la niña cuando ella estaba en la terminal de autobuses.

Las autoridades iniciaron una investigación contra Santos Teresa, cuyo caso está en apelación, pues según el Ministerio Público (MP) la intención era vender a la menor, ya que hubo intención de tramitar la inscripción en el Registro Nacional de Personas. 

Según las autoridades, la impunidad es la que entorpece las investigaciones. Citan el caso del oficial Marvin Florián Lemus, de 40 años, capturado el 17 de agosto último, sindicado  de haber violado a una menor de 15 años, a quien tenía supuestamente  en esclavitud sexual.

Florián Lemus, quien al momento de su detención era jefe de un serenazgo de la Comisaría 12 de la PNC,  fungió como jefe de la cárcel de la Comisaría de Jutiapa, donde según denuncias anónimas permitía hechos de corrupción. Por esta sindicación  jamás ha sido esclarecido.

El MP investiga a la madre de la menor, pues indica que recibió dinero del oficial para entregarla, lo que podría considerarse como  trata de personas.

POR SANDRA VALDEZ Y JULIO F. LARA /

Dato

184 casos han sido judicializados de enero del 2010 a marzo del 2012.

Dato

32 sentencias cuantifica el Ministerio Público del 2008 a julio último.

Cifra

1,021 denuncias de trata ha recibido el Ministerio Público del  2000 al 2012.


Más noticias de Nacionales

Herramientas

Tags

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.