Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

Prensa Libre

02/02/13 - 00:00 Nacionales

Aumentan fricciones en sistema de salud

La conflictividad en el sistema de salud pública aumenta debido a que el presidente Otto Pérez Molina insiste en despedir a médicos que suspendieron labores por la falta de insumos, las denuncias de sindicalistas sobre la remoción de trabajadores para favorecer a simpatizantes del partido oficialista y el plazo de una semana fijado por los residentes del Hospital General San Juan de Dios para abastecer esa institución.

A la falta de medicamentos se sumó ayer la denuncia del Sindicato Nacional de Trabajadores de Salud Pública (SNTSG) sobre injerencia de diputados del Partido Patriota (PP) en la remoción de personal de áreas de salud de todo el país, para favorecer a partidarios de esa agrupación política, por lo que anunciaron protestas y bloqueos en diferentes centros asistenciales el martes y miércoles próximos.

“El problema de fondo es que hay demasiada injerencia por parte de diputados en la política pública de salud, politizando el servicio. Están sacando gente a diestra y siniestra, no importando que tenga cinco, 10, 12 años de trabajo, para meter personas nuevas, sin agotar el debido proceso”, refirió Luis Lara, secretario general del SNTSG.

“Además hay acciones concretas contra dirigentes sindicales y el incumplimiento del Pacto Colectivo”, añadió el sindicalista.

Lara afirmó que la mayoría de denuncias de despidos por presiones de diputados son de Izabal, Baja Verapaz, Sololá, Totonicapán y Chimaltenango. “Esta intervención podría afectar a entre cinco mil y 10 mil trabajadores en todo el país”, aseguró.

Agregó que los despidos también abarcan a médicos, como ha sucedido en Cuilapa, Santa Rosa.

También protestarán por la escasez de fármacos y combustible para las ambulancias en las áreas de Salud de la provincia.

Los trabajadores de las áreas de Salud de Izabal y Baja Verapaz suspendieron labores ayer, debido a que no les renovaron contrato a algunos empleados, lo cual se debió, según los dirigentes sindicales, a presiones políticas.

Pérez amenaza

Pérez Molina señaló ayer, por segundo vez, durante una visita a El Progreso, que no se justifica la protesta de los médicos residentes del Hospital San Juan de Dios por falta de medicamentos.

“Aunque tuvieran una excusa, no vamos a permitir que residentes que ganan Q8 mil con los impuestos de los guatemaltecos estén sentados sin trabajar y haraganeando. La excusa que ellos dan es inadmisible. Hasta ayer tenían el 72 por ciento de abastecimiento”, aseguró.

El jefe de la sala de urgencias del San Juan de Dios, Napoleón Méndez, aclaró que con horas extras los residentes reciben Q7 mil 500, por una asistencia de 7 a las 16 horas y turnos de 36 horas continuas cada cuatro días, mientras que los especialistas cobran Q4 mil 600, por medio tiempo. En promedio, un residente trabaja 104 horas a la semana.

Según Omar Pamech, subdirector médico, ese nosocomio está abastecido en el 70 por ciento, pero esto solo alcanzará para tres semanas.

El presidente dijo que ayer se reunió con el ministro de Salud, Jorge Villavicencio, para analizar cómo abrir procesos de despido al personal que se declaró en asamblea permanente.

“El ministro inició el proceso para levantar actas, y si hay que pasar a los despidos o descontarles el tiempo, eso se hará”, advirtió el mandatario.

Pedro Chávez, jefe de Cirugía de ese nosocomio, indicó, luego de una reunión con el director de la institución, Yuro Perusina, y el subjefe del bloque del PP, Aleksander Castillo, que no tenían reporte de que se hubieran iniciado procesos de despido.

Villavicencio afirmó que Carlos Trabanino, gerente Administrativo Financiero de ese nosocomio, había sido separado por supuestas deficiencias, pero consta que este renunció al cargo el pasado 28 de diciembre.

Los médicos residentes del San Juan de Dios anunciaron en un comunicado, después de firmar un acuerdo con el Ministerio de Salud, que se levanta la paralización de las consultas externas, con la condición de que en siete días se garantice el abastecimiento constante, “con plazos específicos, con las fechas claras para cumplir con lo ofrecido”.

Niegan  injerencia

El diputado del Partido Patriota  Mario Linares  negó que exista injerencia en la  recontratación de personal en el área de Salud de Baja  Verapaz. “No queremos que llegue gente corrupta. Podemos recomendar o sugerir, pero no nominar. Puedo decirle que alguien del sindicato tiene más de siete familiares allí; eso es nepotismo”, afirmó.

Falta  previsión

Adrián Chávez, analista de Salud  del Instituto de Problemas Nacionales de la Universidad de San Carlos, expuso que el desabastecimiento evidencia “que no hay coordinación  entre los ministerios de Salud y Finanzas, y que hay dificultades en la gerencia de las unidades ejecutoras. No hay mecanismos para establecer el abastecimiento”.

Negocian contratos

Emilio Hernández, director del área de Salud de Baja Verapaz,   afirmó  que las críticas de los sindicalistas en su departamento eran para buscar que se trasladaran plazas por contrato a presupuestadas. “Al parecer, hay un diálogo  entre la dirigencia del sindicato con el Gobierno, en el que existe la posibilidad de que pasen a ser presupuestados”, dijo.

Cierran consulta

Médicos residentes del Hospital San Juan de Dios —arriba—, condicionan la reapertura de las consultas externas.

Abajo,  Trabajadores de Salud del Hospital Nacional de la Amistad Japón-Guatemala, de Puerto Barrios, y el Frente Nacional de Lucha cerraron ayer  la consulta externa  para exigir  la reinstalación de 56  empleados  expertos que fueron destituidos por el Ministerio de Salud, ya que esa medida afecta a 425 pacientes.

POR BILL BARRETO /

Más noticias de Nacionales

Herramientas

Relacionadas

Tags

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.