Guatemala

Limpieza de Cristo Yacente del Calvario incomoda

Desde el martes pasado por la noche, cuando la imagen del Señor Sepultado del templo Nuestra Señora de los Remedios (Calvario), zona 1, fue colocada en su urna después de haber sido sometida a un trabajo de limpieza en el encarnado, numerosos fieles han expresado su asombro y malestar.

Por POR EDWIN CASTRO

Detalles del Cristo Yacente no coinciden con el anterior afirman fieles católicos
Detalles del Cristo Yacente no coinciden con el anterior afirman fieles católicos

“La imagen tiene diferente color, está muy pálida y difiere en algunos rasgos”; “ese no es el cristo, ¿qué pasó con él?”, son algunos comentarios que se leían en redes sociales, y de personas que se encontraban en el templo.

El párroco del Calvario, Héctor José Corado, informó que se solicitó al restaurador Ramiro Irungaray limpiar la imagen de polvo, humo de veladoras y de emisiones de motores diésel, trabajo que se prolongó por tres semanas.

Irungaray ha restaurado a Jesús Nazareno de la Justicia del templo del Calvario; a Jesús Nazareno de La Merced; y al Señor de Esquipulas, de la basílica de Chiquimula.

Comunicado de la Hermandad de Cruzados de Cristo, publicado en su página de facebook.

Patrimonio

Luis Manuel Muñoz, restaurador del Centro de Conservación y Restauración de Bienes Muebles (Cerebiem) del Instituto de Antropología e Historia, dijo que según la Ley del Patrimonio Inmueble, toda intervención a las esculturas religiosas debe tener la autorización de esa entidad, y los miembros de la Hermandad Cruzados de Cristo, encargados del culto al Señor Sepultado, no lo hicieron.

Muñoz manifestó que esperan disposiciones del Ministerio de Cultura para evaluar el estado de la escultura, y el Ministerio Público, de oficio, abrirá un expediente para verificar la autenticidad de la imagen.

El historiador Juan Alberto Sandoval dijo que Irungaray tiene el aval del Cerebiem, como cofundador e integrante de esa entidad, por lo cual no necesitaba la autorización.

Respecto de los comentarios en las redes sociales de que la imagen del sepultado había sido cambiada, Sandoval expresó: “Es muy arriesgado decirlo; esto tiene que ser evaluado por un comité de expertos y existen métodos para verificarlo. La modificación se debe a que el restaurador retiró o alteró capas profundas del encarnado, y aplicó una nueva y moderna”.

Guillermo Monsanto, crítico de arte, opina que probablemente cuando se talló y se encarnó la imagen hace siglos, era pálida para representar a Cristo muerto; ahora, el restaurador rescató la esencia de la pieza. “Eso es lo que asusta a muchos, ver la escultura, porque perdió su personalidad”, puntualizó.

Sin pátina

Irungaray indicó que al concluir la restauración sugirió aplicar pátina a la imagen, para darle el acabado de antigüedad, pero los encargados del sepultado le dijeron que no había necesidad aunque este pareciera más blanco.

Fotografía que circula en redes sociales, de las intervenciones en el Cristo Yacente.

Siglos de historia

El Señor Sepultado del Calvario fue esculpido a mediados del siglo XVII por Pedro de la Rosa.

Su veneración empezó en la actual Antigua Guatemala, Sacatepéquez. Su primer cortejo procesional fue en 1670.

Fue trasladado a la Nueva Guatemala de la Asunción en 1779, y ubicado en un rancho pajizo situado en el actual parque Concordia.

En 1989, la imagen fue consagrada. En el 2000, fue registrada como patrimonio nacional, en la Dirección General de Patrimonio, Ministerio de Cultura.

Se modificó en 1956. Se cambiaron goznes de los brazos, para representar la crucifixión.