Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

07/08/05 - 00:00 Nacionales

Guatemala es paraíso de la falsificación

Imitadores roban millones a la industria legalmente establecida

Amasan fortunas y crean métodos de explotación laboral. No necesitan descifrar mapas o robar embarcaciones para encontrar el tesoro que los hace millonarios. Se trata de los piratas modernos que quiebran la industria musical y del cine y que generan pérdidasmillonarias al Estado de Guatemala, por evasión de impuestos.

Son mercenarios del producto ilegal que en este momento, según la Fiscalía de Delitos Contra la Propiedad Intelectual, se dividen en 15 bandas bien organizadas que se dedican a la producción, distribución y venta en todo el país, de discos falsos de música, Digital Video Disk (DVD, en inglés) y Video Compac Disc (VCD).

Los grupos han provocado que el fisco, según Carlos Soberanis, representante de las entidades disqueras en el país, pierda cada tres meses Q30 millones (Q120 millones al año) por evasión de impuestos y que 60 negocios de venta de música hayan cerrado durante el último año.

Sin embargo, las autoridades de la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT), aseguran no tener estadísticas al respecto, porque la piratería no se puede medir.

Guatemala ocupa el quinto lugar en América Latina y el primero en Centroamérica en el tema de la piratería, según una investigación en Demografía Global hecha por Mundit, una entidad especializada en estos temas a nivel latinoamericano.

Todo a ojos de las autoridades que analizan cómo como combatir la industria de la piratería.

Explotación moderna

Los menores José, Roberto y Sergio trabajaron cinco meses en un laboratorio clandestino que reproducía música y películas, ubicado en la 12 avenida 12-65, la zona 2.

La organización que dirigía el laboratorio fue desmantelada en enero, y dos de sus presuntos integrantes fueron detenidos por el Ministerio Público y la Policía Fiscal y de Fronteras (PFF).

Se trata, dice Mynor Melgar, fiscal de esa instancia, de una red bien organizada de falsificadores de discos a quienes se les decomisaron 58 mil 650 discos pirata y 108 mil 500 portadas para CD y VCD. Además, cinco computadoras con 48 quemadoras.

El informe de la investigación da cuenta de que cada uno de los jóvenes ganó Q400 mensuales y durmió entre cajas y cartones en la casa que tenía siete ambientes destinados a la reproducción, empalme y almacenamiento del producto ilícito.

Melgar describe que, además de falsificar discos, la mafia cometió explotación infantil.

En esa ocasión, la PFF detuvo a los hermanos Agustín y José Suc Osorio, a quienes acusa de pertenecer a una de las 15 bandas dedicadas al negocio de la piratería, que incluye producción, distribución y venta.

Los Suc recuperaron su libertad gracias a una medida sustitutiva de Q1 mil 500 cada uno, y ahora la Fiscalía presume que regresaron al negocio.

Según el Código Penal, las penas por este delito no pasan de cinco años de prisión y son conmutables.

Redes delictivas

Soberanis explica que las mafias utilizan métodos similares a los del narco.

“La materia prima es enviada desde otro país; en el extranjero tienen contactos que les envían, vía Internet, los éxitos de último minuto, y en esa mafia hay cerebros desperdiciados”, explica.

En el país esas actividades provocan a la industria discográfica y cinematográfica una pérdida de, al menos, US$32 millones anuales.

“La piratería significa la debacle de la industria fonográfica. Es una competencia insostenible”, afirma.

Dideca ha reducido sus actividades en 40 por ciento, BGM se trasladó a Costa Rica y Sony Music es ahora una empresa de traslado de mercadería.

Marcio Cuevas, ministro de Economía, expresa que se trata de mafias complejas y por ello el Gobierno ha puesto especial interés en ellas. “El tema es ver cómo se combate el contrabando y la reproducción ilegal. Hay que fortalecer el Registro de la Propiedad Intelectual”, dice.

Más discos

En lo que va del año, la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT) ha permitido la importación de 882 mil discos compactos destinados a grabación. En los últimos dos años, según la base de datos de la Intendencia de Aduanas de la SAT, se dio la importación de 4.5 millones.

Los investigadores de la SAT sostienen que no saben si esos discos son usados para piratería. “Las empresas usan discos en blanco para almacenar datos y documentos”, admiten.

La Policía estima que lo importado por la vía legal es poco, comparado con lo introducido al país a través del contrabando.

Los investigadores presumen que en el país ingresan otros seis millones en la romería del mercado negro. “Se trata de una venta pirata para los piratas”, comentan.

Merlos, oficial a cargo de la PFF y quien prefirió identificarse así, dice que la piratería se ha expandido por el país, y sostiene que hay mafias en Tecún Umán, San Marcos; Escuintla, Puerto Barrios, Izabal; Ciudad Pedro de Alvarado, Jutiapa, y en San Cristóbal.

Mientras, en la capital el negocio crece como hormiguero y cada vez más hay indicios de que utiliza estructuras del crimen organizado para acaparar espacios.

La Policía ha identificado tres laboratorios similares al desmantelado en la zona 2. Uno está en el barrio El Gallito, zona 3, pero ha sido difícil ingresar allí, pues los narcotraficantes respaldan a los piratas.

El trabajo de hormiga

Durante 2005, la Fiscalía ha efectuado más de 20 allanamientos y decomisado 500 mil discos.

Tiene en sus archivos más de 80 casos pendientes de investigar, pues los productores, distribuidores y vendedores crecen y se mueven de un lado a otro para no ser detectados.

Los ubicados en el Centro Histórico, respaldados por sindicatos del sector informal, son un ejército de hombres que lleva y trae carretones repletos de discos que distribuye en la cuidad y los departamentos.

Melgar confiesa que se trata de una industria floreciente que deja ganancias millonarias y que los vinculados saben que los castigos son risibles comparados con lo que reciben.

Global: Crece a nivel mundial

La piratería de música se ha incrementado en 25 por ciento a nivel mundial. Este negocio ilícito produce US$4 mil 200 millones, según informes de la Federación Internacional de la Industria Fonográfica.

De acuerdo con esta entidad, el aumento de la piratería se atribuye a la disponibilidad de copiadoras de disco láser a bajo costo, que afecta a los mercados.

Esos aparatos, detallan los investigadores del Ministerio Público, tienen un costo de Q10 mil.

“Los aparatos son relativamente baratos, si se comparan con las ganancias de los piratas.

Hemos establecido que el costo de un disco compacto pirata es de Q4, incluido el material y el equipo utilizado”, describen los investigadores.

A esa cantidad, los agentes agregan Q1 de mano de obra, pero el consumidor los adquiere en Q10. “No hay más baratos, ese es el precio tope en que uno puedo adquirir un disco pirata.

Eso quiere decir que quienes los reproducen ganan hasta Q5 por disco.

Mercenarios de producto ilegal

Los piratas modernos han golpeado la industria de la música y del cine con la venta de productos falsos.

Q120 millones al año en impuestos dejan de pagar al Estado de Guatemala los responsables de la piratería de música y películas.

60 negocios de música han cerrado durante el último año. La mayoría de disqueras ya no ve a Guatemala como un lugar seguro para comerciar.

500 mil discos pirata ha decomisado el Ministerio Público en lo que va del año. Además, ha incautado más de 58 mil portadas falsas.

Q1,500 es la cuota que deben pagar por medida sustitutiva los involucrados en este negocio ilícito. Las penas son menores a los cinco años de prisión.

5.3 millones de discos para grabar han ingresado de manera legal en los últimos tres años. Se desconoce si posteriormente se utilizan para la piratería.

15 mafias dedicadas a la piratería han sido identificadas por la Policía. De momento, una de ellas ya fue desmantelada en mayo pasado.

3 es la zona en donde la Policía y el Ministerio Público detectaron una mafia que tiene relación con los distribuidores de droga del barrio El Gallito.

US$4,200 millones es el monto que recauda la piratería de música a nivel mundial. El monto se incrementa año con año, según la Federación Fonográfica.

17 es el puesto que ocupa Guatemala a nivel mundial en la lista de los primeros países con los peores casos de piratería en el mundo.

Q10 es el precio de un disco pirata en la calle. Pero el costo para los productores es de Q5 por unidad, el resto es ganancia para ellos.

También en software

Guatemala está incluida entre los primeros lugares de países que permiten la piratería de programas informáticos.

Un estudio difundido por BusinessSoftware Alliance (BSA, por sus siglas en inglés) detalla que Latinoamérica registra la mayor tasa de piratería, seguida por países europeos, de medio oriente y África.

En esta región, indica el análisis, las pérdidas por piratería de software crecieron de US$1 mil 262 millones, en 2003, a US$1 mil 456 millones en 2004 (US$284 millones más).

“En la lista de los 20 primeros países con los peores casos de piratería en el mundo aparecen siete de Latinoamérica: Paraguay (décimo lugar, con 83 por ciento de piratería) Bolivia (12 y 80 por ciento), El Salvador (13 y 80 por ciento), Nicaragua (14 y 80 por ciento), Venezuela (16 y 79 por ciento), Guatemala (17 y 78 por ciento) y República Dominicana (18 y 77 por ciento). La lista la encabeza Vietnam, con 92 por ciento”, sostiene el estudio.

Brasil y México fueron los países que más pérdidas económicas generaron por piratería. BSA es la asociación internacional de los desarrolladores de software más importantes del mundo.

Preocupación mundial

El estudio de BSA dice que 66 por ciento de software instalado en las computadoras de América Latina fue pirateado. Personeros de BSA describen que en América Latina dos de cada tres copias de programas en uso han sido obtenidas ilegalmente.

“Siete países de la región se encuentran en la lista de la piratería más alta en el mundo: Paraguay, Bolivia, El Salvador, Nicaragua, Venezuela, Guatemala y República Dominicana.

La piratería es mucho más fuerte en países y regiones donde el mercado de software está en crecimiento, a medida que la computación se integra al trabajo y a la vida diaria”, sostienen.

Para el estudio se efectuaron más de siete mil entrevistas en 23 países de todo el mundo y se contó con analistas de más de 50 naciones para conocer las condiciones de los mercados locales.

Investigadores de la Fiscalía de Delitos Contra la Propiedad Intelectual dicen que esta actividad es más difícil de detectar, pues los piratas de software no están en las calles vendiendo sus productos.

Apoyo

“Guatemala genera pérdidas millonarias al tolerar este tipo de actividades ilícitas. Los ojos del mundo están puestos en nosotros, y me parece que la piratería sigue creciendo cada día.

Es común encontrar que en muchos cafés Internet los software han sido obtenidos de manera ilegal.

Para continuar las investigaciones es necesario contar con más personal y equipo, que en este momento no tenemos”, dice un investigador de la Policía Fiscal y de Fronteras.

POR: CARLOS MENOCAL /

Más noticias de Nacionales

Herramientas

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.