Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

Prensa Libre

11/11/12 - 00:00 Nacionales

Maquinaria derriba casas

Unas 35 casas fueron derribadas ayer en San Pedro Sacatepéquez y en la cabecera de San Marcos, pero esta vez no fue un terremoto el que las echó a tierra, sino maquinaria pesada que, con autorización de los propietarios y de las autoridades locales, las demolieron debido a que fueron declaradas inhabitables tras el movimiento sísmico del 7 de noviembre último.

Hasta ayer estaban en lista de demolición 50 viviendas en San Marcos y 70 en San Pedro, aunque siguen otras en análisis.

El presidente Otto Pérez Molina dijo ayer que dos mil 285 casas tienen daños graves, de ocho mil 243, en los ocho departamentos declarados en estado de Calamidad.

La tarea de derribar las estructuras que tienen graves daños está avalada por los alcaldes de ambos municipios, tras una inspección a cargo del Cuerpo de Ingenieros del Ejército y la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred).

El Fondo Nacional para la Paz (Fonapaz) apoya con maquinaria, que comenzó los trabajos la noche del viernes último, en San Pedro Sacatepéquez. Esas tareas tardarán un par de días, según las autoridades.

En la cabecera fueron derribadas ayer por la tarde unas 15 viviendas, y en San Pedro, unas 20. Todo ocurrió ante la mirada de vecinos y el sentimiento de los propietarios por perder en algunos casos el único patrimonio familiar.

Esperan ayuda

“Ojalá el presidente Pérez cumpla su promesa de ayudar. Mi casa no tenía reparación, aceptamos el consejo de los ingenieros de derrumbarla, pero no es fácil decir: Mañana la construyo”, dijo Lorena Orozco.

Vecinos de San Marcos manifestaron con tristeza que el terremoto puso fin al Centro Histórico de esa ciudad. Decenas de personas se aglomeraban a tomar fotografías y video de las casas, muchas de ellas con historias de la era de Justo Rufino Barrios.

La mayoría de construcciones declaradas inhabitables por los ingenieros son del siglo pasado, construidas de adobe. “En algunos casos, las paredes miden 60 centímetros de grosor”, detalló Luis Orozco, ingeniero de la comuna sampedrana.

Los habitantes debieron sacar sus pertenencias y trasladarlas a viviendas de familiares, pero en el peor de los casos, fueron recomendadas con vecinos, ya que no tienen a dónde ir, y mientras reconstruyen deben permanecer en albergues.

Después, tractores extraían toneladas de escombros que eran trasladados a un terreno municipal por camiones del Ministerio de Comunicaciones.

Mas de cien

En San Pedro Sacatepéquez serán demolidas 70 viviendas, según el concejal Fredy Miranda, mientras en San Marcos hasta ayer se tenía previsto derribar 50, la mayoría ubicadas en las zonas 1 y 2 de esa cabecera departamental.

Las familias cuyas viviendas fueron declaradas inhabitables esperan recibir la ayuda del Gobierno para contar con un techo mínimo en donde puedan habitar en los próximos meses.

Además, esperan que se agilice la ayuda, porque se ha intensificado el frío, con temperaturas de dos grados centígrados.

POR MYNOR TOC Y AROLDO MARROQUíN /

Más noticias de Nacionales

Herramientas

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.