Guatemala

Nuevos vestigios en dos ciudades

Luego de varios años de investigación, el arqueólogo Francisco Estrada-Belli encontró nuevos vestigios de la civilización maya al redescubrir dos ciudades al noroeste de Petén, cerca de la frontera con Belice.

Por LUCÍA MAYORGA

mascarón con estuco  que representa al Dios del Inframundo, el cual data del  350 a.C.,  y está ubicado en la fachada de un templo en Holmul, en Petén.
mascarón con estuco que representa al Dios del Inframundo, el cual data del 350 a.C., y está ubicado en la fachada de un templo en Holmul, en Petén.

Esos sitios arqueológicos son Cival y Holmul, ambos pertenecientes al período Preclásico, entre el año 2000 a.C. y 250 d.C.

Cival debe su nombre a una laguna que se encuentra cerca del sitio, explicó Estrada-Belli ayer, en el inicio de la Convención de Arqueología Maya, en Antigua Guatemala.

La ciudad fue fundada en el 800 a.C. y tuvo su apogeo cerca del 200 d.C. En el sitio se han encontrado pirámides monumentales, palacios, estelas dinásticas, complejos astronómicos, ofrendas de jade y mascarones con estuco en los templos.

Cival se distingue de otras ciudades porque allí se encuentra la ofrenda ritual de jade más grande del mundo maya, que representa la inauguración de un centro ceremonial y está formada por 103 piezas.

La ofrenda es una imagen del cosmos maya con cuatro puntos cardinales sostenidos por un hacha que surge de la tierra y pasa por un lecho de cuentas de jade que simbolizan el agua.

“Como dicen los mitos de la creación: del mar primordial surgió la tierra, y las cuatro mazorcas de maíz se vuelven ceibas que sostienen el cielo; es decir, en una ofrenda tenemos toda la historia de la creación maya”, refirió Estrada-Belli.

Holmul

Esta ciudad fue asentada alrededor del 1000 a.C. y rápidamente se convirtió en el centro de poder más importante de la región, después de Cival.

Según Estrada-Belli, “el sitio cayó bajo el poder de los gobernantes de Naranjo —grandes contrincantes de Tikal— y el rey fue sacrificado en el 748 d.C., y la ciudad fue paulatinamente abandonada”.

En Holmul se encuentran grandes ejemplos de arquitectura y decoración preclásica que la convierten en una opción para observar la continuidad del arte, la historia y la arquitectura de los mayas de las tierras bajas.

Ambos sitios arqueológicos aún son excavados por expertos, porque esperan conocer a fondo las maravillas que ofrecen.