Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

Prensa Libre

21/04/13 - 00:00 Nacionales

El planeta pide auxilio

Mañana, Día de la Tierra, no debe ser una fecha más de activismo, sino un día para reconocer que el planeta es el hogar de la humanidad, y que se debe alcanzar un justo equilibrio en la explotación de sus recursos, degradados por la contaminación, la emisión de gases tóxicos y el calentamiento global.

Según la Organización Meteorológica Mundial (OMM), los tres principales gases causantes del calentamiento del planeta son el dióxido de carbono (CO2), el metano (CH4) y el protóxido de nitrógeno (N20). Estas emisiones son producto de la actividad humana y la industrialización.

Desde la década de 1970 se vienen celebrando cumbres —la última fue en Doha, Qatar, en el 2012— y acuerdos multimillonarios que se quedan cortos ante las soluciones necesarias. Casi todos han fracasado por la falta de voluntad política de los gobiernos.

La industria crece a un ritmo vertiginoso haciendo uso de los recursos, pero a esa misma velocidad se degradan bosques, se contaminan ríos, lagos, mares y se extinguen especies. El rompimiento de ciclos de la naturaleza genera desórdenes en el clima, cuyas consecuencias son los desastres naturales, entre otras secuelas.


INFOGRAFÍA - Haga clic en la imagen para verla en formato PDF

Récord de emisiones

Los principales gases de efecto invernadero causantes del calentamiento global registraron nuevas cifras máximas desde el 2011, argumenta la OMM.

“Aunque pudiéramos parar de un día para otro las emisiones, la concentración actual seguirá teniendo efectos durante siglos en el planeta”, expuso Michel Jarraud, secretario general de la OMM.

El dióxido de carbono (CO2), el gas de efecto invernadero de origen humano más importante, es el principal responsable de la contaminación atmosférica. Su concentración en la atmósfera aumentó en el último año 2.0 partes por millón (ppm).

Desde el comienzo de la era industrial en 1750, unos 375 mil millones de toneladas de carbono se han emitido a la atmósfera en forma de CO2, según las estadísticas de la OMM.

“Esos miles de millones de toneladas de CO2 adicionales en nuestra atmósfera se quedarán durante siglos y calentarán todavía más el planeta y esto tendrá repercusiones en todos los aspectos de vida”, advierte Jarraud.

El CO2 es responsable del 85% del calentamiento global registrado en los 10 últimos años. Las principales fuentes de emisión de este gas son los combustibles fósiles —petróleo, gas natural y carbón mineral— y los cambios de uso de las tierras, como la tala de bosques tropicales.

El segundo gas de efecto invernadero en importancia es el metano (CH4), que se forma en las zonas húmedas y procede en el 60% de actividades ligadas con el hombre —ganadería, cultivo del arroz, combustión de biomasa, desechos—.

Respecto del tercer gas de efecto invernadero, el protóxido de nitrógeno (N20), su concentración en la atmósfera también registró un nuevo aumento rércord.

Las emisiones de N20 proceden sobre todo de los océanos, los suelos, la combustión de biomasa y los abonos. Este gas desempeña un papel importante en la destrucción de la capa de ozono que protege al planeta de los rayos ultravioletas del Sol.

De aquí a cien años, la OMM predice que el impacto de estos gases en el clima será catastrófico. El planeta acaba de vivir, en promedio, su década más caliente desde que se empezaron a registrar las temperaturas en 1880.

Riesgo alimentario

Actualmente hay siete mil millones de habitantes en el mundo, y para el 2050 habrá 10 mil, según estimaciones de la ONU. Para alimentar a esa cantidad de personas se necesitará el doble de tierra cultivada, pero podría aumentar la inseguridad alimentaria debido a que el suelo puede “degradarse”.

Aparte, el deshielo de la Antártida durante el verano es 10 veces más rápido que hace 600 años, lo cual aumenta el nivel del mar y se come a la tierra, revela un estudio del British Antarctic Survey de Cambridge, Gran Bretaña.

Ante el calentamiento global, la ONU proclamó el 22 de abril como el Día Internacional de la Madre Tierra, preocupada por la ambición y pasión incontrolada que conduce al hombre a su propio aniquilamiento, con alegría y gozo, a semejanza del gato que lamía una lima de hierro, y bebía contento su propia sangre.

POR MIGUEL GONZáLEZ* /

Economía verde y azul

Los esfuerzos para acabar con el hambre y combatir los efectos del cambio climático, sobre todo  en las islas del Pacífico, dependerán del éxito del desarrollo sostenible, incluido el uso racional de los océanos y la pesca, advirtió  la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura  (FAO).

 “No puede haber una verdadera economía verde sin una economía azul”, sostiene este organismo.

Protocolo de Kioto

El Protocolo de Kioto sobre el cambio climático es un compromiso de la  Convención Marco de la Organización de las Naciones Unidas, que busca reducir las emisiones de seis gases de efecto invernadero que causan el calentamiento global: dióxido de carbono (CO2), gas metano (CH4) y óxido nitroso (N2O), además de tres gases industriales fluorados como el  hidrofluorocarbonos (HFC), perfluorocarbonos (PFC) y hexafluoruro de azufre (SF6), en un porcentaje aproximado de al menos un 5%, que debía cumplirse en el 2012, pero fue ampliado hasta el 2020.  

EE. UU., uno de los mayores emisores de gases dañinos, no ha ratificado ese protocolo.

Regulador del calor

La Tierra tiene un manto natural de gases al que se le llama  efecto invernadero, un fenómeno por el que determinados  componentes de la atmósfera  retienen parte de la energía que el suelo emite al haber sido calentado por la radiación solar. Este manto desempeña la vital función de regular el clima del planeta a la confortable temperatura de 15°C, según el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de la ONU (IPCC, en inglés).

Sin embargo, las emisiones de gases de efecto invernadero causadas por la actividad humana han hecho más denso ese manto, lo que ha atrapado el calor y causado el calentamiento del planeta, argumenta el IPCC. Los combustibles fósiles —petróleo, carbón mineral y gas natural— son la mayor causa de esas emisiones  de gases de efecto invernadero.


Más noticias de Nacionales

Herramientas

Tags

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.