Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

Prensa Libre

31/08/03 - 00:00 Nacionales

Previenen el delito en jóvenes de áreas peligrosas

Espacios recreativos y deportivos para niños y adolescentes vulnerables

En zonas marginales urbanas y de los departamentos, consideradas de alta violencia por la proliferación de pandillas, un grupo de jóvenes trabaja con niños y adolescentes desde hace un año en la prevención de la delincuencia.

¿Qué es el delito, sus causas, consecuencias, y cómo prevenirlo?, son las preguntas más comunes que se formulan durante los talleres que se imparten en la colonia El Amparo, de la zona 7 capitalina, y en el municipio de Nebaj, Quiché, donde hay un alto índice de violencia.

Arte y recreación

Con teatro y juegos que se enfocan en la prevención del delito, los jóvenes de estos dos lugares tan diferentes han abierto espacios para la recreación, el deporte y las artes.

Abrise camino ha sido difícil, explica Oscar Monzón, de la Coordinadora Juvenil de Prevención para el delito (Cjuprede), porque la violencia que campea en la colonia El Amparo ha sembrado temor en grupos que intentan organizar actividades recreativas.

Aún así, los frutos son satisfactorios, ya que han podido incorporar a cientos de niños y adolescentes al proyecto. Incluso, algunos ya son líderes y organizan tardes culturales.

El proyecto que impulsa Cjuprede tiene como fin prevenir a niños y adolescentes que están en situación de riesgo de incorporarse a una pandilla o a la delincuencia.

Por ello, seleccionaron dos comunidades consideradas peligrosas y vulnerables para delinquir. Donde además, existe un gran número de pandillas.

Los vecinos apoyan

En la colonia El Amparo, el comité de vecinos también ha colaborado con la organización de las actividades que cada fin de semana se efectúan en el campo de fútbol, indica Luis Cruz, uno de los coordinadores.

Lo más importante, señala, es que han comenzado a concienzar a los vecinos sobre la necesidad de prevenir el delito en jóvenes que no han delinquido.

Cruz explica que han logrado unir esfuerzos con grupos religiosos, deportivos y de colegios.

Además, varios jóvenes se vuelven promotores y se encargan de hablarles a sus amigos sobre las consecuencias del delito.

A sus 13 años, Franklin Catalán ya es un líder en la colonia El Amparo, y junto a otros adolescentes se encarga de organizar las actividades culturales los fines de semana.

“Esperamos que con estas actividades cambie la imagen que la gente tiene de nuestra colonia, porque hay mucha gente buena”, comenta.

Aunque reconoce que existen pandilleros agresivos.

Nebaj beneficiado

En Nebaj, Quiché, la historia es diferente. Aunque hay dos pandillas grandes, el número de jóvenes agrupados en la prevención del delito sobrepasa los dos mil.

Según Juan Carlos Gallego, haber iniciado el programa en esa comunidad ha beneficiado a la población, porque abrió espacios que no existían para la recreación y el deporte.

"La municipalidad y organizaciones de derechos humanos han colaborado para tener cada domingo una actividad diferente", dice Gallego.

Los domingos el parque y las calles son el escenario de obras de teatro, espectáculos musicales y ligas deportivas.

Los organizadores consideran que lo más gratificante es que los jóvenes están muy entusiasmados, lo que ha ayudado a unir a un gran sector juvenil del área.

También preocupa el incremento de la violencia, por ello, los padres de familia se han unido y colaboran en los eventos.

En opinión de los jóvenes organizadores, la prevención del delito puede hacerse desde la familia, el colegio o el trabajo; por eso, destacan ese mensaje en lo que transmiten al público y a los padres de familia que asisten.

"La delincuencia está por todos lados, pero lo importante es que tratamos de que los niños y adolescentes adopten valores que ayuden a construir un cultura de paz cuando aún no se han corrompido", enfatiza Gallego.

Desde la familia

Elementos a considerar para prevenir el delito en la niñez y juventud.

• Revalorizar el concepto de familia.

• Utilizar métodos de crianza no violentos.

• Los padres de familia deben comunicarse constantemente con sus hijos.

• Evitar el consumo de alcohol y drogas, y no fomentar otros vicios que lleven al joven a cometer delitos.

• Cuando se detecte un comportamiento delictivo, buscar apoyo profesional.

• Participar en los procesos organizativos en beneficio de la comunidad.

• Procurar un entorno y ambiente libre de violencia.

• Priorizar la educación en sus hijos.

• Fortalecer en los jóvenes su identidad nacional, con valores de solidaridad y paz.

POR: CONIé REYNOSO /

Más noticias de Nacionales

Herramientas

Videos

multimedia

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.