Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

08/07/13 - 00:00 Nacionales

Twitter: nexo de doble filo

En Guatemala se ha vuelto usual el uso de la red social Twitter, por parte de funcionarios y políticos para dar a conocer sus actividades y opiniones, pero la interactividad tiene sus ventajas y riesgos.


Infografía en PDF - 2.32MB -

¿Qué pasa si se equivocan? ¿Es mejor borrar el tuit y hacer como que nada ha pasado?

El binomio presidencial, Otto Pérez Molina y Roxana Baldetti, ha tomado esa herramienta virtual para destacar sus obras, aunque la mayoría de los mensajes que publican son manejados por un equipo especial, autorizado por ellos.

¿Qué tuitean?

El mandatario retuitea lo publicado sobre el Gobierno y comparte enlaces del programa De Frente con el Presidente.

En las últimas semanas, Pérez Molina felicitó a los maestros en su día, y a los cremas, por haber ganado el torneo Clausura 2012-2013. Además, hizo una publicación referente a la reforma migratoria en EE.UU.

Por momentos comenta las acciones del Gobierno en singular, y otras veces, en plural, se refiere a las instrucciones giradas a los funcionarios. También manifestó preocupación por el alza de la canasta básica y expresó pesar por la muerte de ocho policías en Salcajá, Quetzaltenango.

La vicepresidenta Baldetti felicitó a Érick Barrondo por su triunfo en Irlanda, también replica mensajes de otras cuentas del Gobierno y de algunos medios de comunicación.

A diferencia del mandatario, Baldetti responde a usuarios por comentarios sobre los programas oficiales. Condenó la muerte de los policías en Salcajá e informó sobre la situación con Petrocaribe.

La cuenta del Ejército de Guatemala dedica la mayor parte de mensajes a compartir los boletines de la alerta Alba Keneth, links de YouTube con el noticiero “la Ruta del Cambio”.

Ventana política

Manuel Baldizón, secretario general de Libertad Democrática Renovada (Líder), tiene una característica: él es el centro de todos los tuits. “Así recibe el pueblo al Dr. Baldizón después de su discurso político”, dice uno de sus recientes mensajes, donde aparece una foto en que la gente lo saluda. También comparte los tuits positivos y los agradece.

Roberto Alejos, del partido Todos, y Roberto González, de Compromiso, Renovación y Orden (Creo), son otras figuras de la política que mantienen activas sus cuentas y suelen responder a sus seguidores.

Tuits memorables

Así como es de utilidad para informar con rapidez, Twitter también da pauta para los errores. El excanciller Harold Caballeros y el propio presidente no han escapado a las equivocaciones.

En el caso de Caballeros, fue un exabrupto en que calificó de “burro” a un tuitero que lo llamó de la misma forma. Aunque borró el primer mensaje, la disculpa posterior aún se encuentra en su perfil, el cual no tiene actividad desde el año pasado.

Por otra parte, el gobernante dio el pésame por el fallecimiento del líder sudafricano Nelson Mandela, quien aún está vivo.

En forma inexplicable, también apareció hace semanas en la cuenta de Baldetti un tuit que decía “#AsambleaLíder”, el cual duró pocos minutos, el mismo día que se celebró la asamblea de ese partido opositor.

Francisco Cuevas, secretario de Comunicación Social de la Presidencia, explicó que él maneja la cuenta del presidente junto a un equipo, e indicó que Pérez Molina nunca tuiteó eso.

“Clonaron la cuenta del presidente, pero no fue él. Yo estaba en Costa Rica cuando me dijeron. Grupos oscuros han intentado hackear la cuenta, pero no han podido”, dijo Cuevas respecto del tuit sobre Mandela, y que lo mismo había sucedido con la de la vicepresidenta.

Finalmente, Alejandro Sinibaldi, ministro de Comunicaciones, tuvo un tuit desafortunado el día del partido entre Guatemala y Argentina, 14 de junio, pues la noche anterior fueron masacrados ocho policías en Salcajá y el mensaje, en apariencia daba más importancia al encuentro deportivo, lo que generó rechazo en la red.

Qué hacer tras errores

“No borrar el tuit sin antes haber contestado. Si la publicación tuviera numerosos comentarios, lo mejor es contestar de forma pública y eliminar el tuit, para que esto no se convierta en una avalancha tuitera”, aconsejó Sakis González, consultor digital y autor de libros sobre redes sociales.

“Es sano enviar una disculpa. Es humano errar, y es digno disculparse tras un desliz. Esto calmará a la comunidad virtual. Después se debe evaluar el caso y saber qué fue lo que originó la crisis, si fue un aspecto interno o si fue un hacker” finaliza.

POR GEOVANNI CONTRERAS C. /

Más noticias de Nacionales

Herramientas

Tags

Videos

multimedia

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.