Registrarse ¿Por qué registrarse?

Con tu usuario podrás:


- Ingresar al visor de la edición impresa
   de Prensa Libre

- Comentar cada nota publicada
   *ver términos y condiciones de uso
   del portal

- Obtener beneficios y promociones
   para usuarios registrados de
   Prensalibre.com


Olvidó su contraseña?

15/11/12 - 00:00 Comunitario

Afinan detalles de viviendas que otorgarán a familias afectadas

El Gobierno ultima detalles de las nuevas viviendas que otorgará a las familias afectadas en San Marcos, Quetzaltenango y Sololá por el terremoto, que al cumplir ocho días ayer, sumaban más de tres mil con daños totales.

Aunque el diseño final de las casas está pendiente, el director del Fondo Nacional para la Paz (Fonapaz), Armando Paniagua, explicó que se edificarán en un área de 36 metros cuadrados, tendrán dos habitaciones, una sala-comedor, baño, estufa ahorradora de leña y una pila. Vea los planos del inmueble

Serán fabricadas con concreto armado, bloc, columnas de hierro, piso de cemento, ventanas de aluminio y puertas de metal.

Paniagua señaló que después de los estudios efectuados por el Fondo Guatemalteco de Vivienda (Foguavi) y Fonapaz, se estimó un costo inicial de Q27 mil, y que el Gobierno podría subsidiar a las familias afectadas, al cien por cien.

Durante la supervisión de trabajos en La Reforma, San Marcos, la vicepresidenta Roxana Baldetti aseguró que las casas serán para las familias afectadas.

“No queremos construir casas que no hayan sido afectadas y que los damnificados se queden sin vivienda”, señaló Baldetti.

Críticas a propuesta

José Gándara, presidente de la Comisión legislativa de Vivienda, criticó el tamaño de las viviendas que el Gobierno pretende otorgar a los damnificados.

“Toda su vida viviendo en casas confortables y ahora se les quiere construir un pedacito, que no será suficiente para toda su familia”, señaló Gándara.

Sobre las críticas, el viceministro de Comunicaciones, Miguel Ángel Cabrera, dijo después de atender una citación en esa sala de trabajo: “Muchas personas pudieron haber perdido casas de diferentes tamaños, pero lo que tiene que hacer el Gobierno es darles un techo mínimo donde puedan estar. En el futuro se puede solucionar el problema”.

Reclaman atención

Los damnificados reclaman la atención inmediata del Gobierno, principalmente en San Marcos, Quetzaltenango y Sololá, donde unas tres mil casas serán demolidas.

Facundo Ramírez, de 83 años, vive en el barrio San Francisco, El Tumbador, San Marcos. Su vivienda se derrumbó y ahora se encuentra en un albergue.

“Tengo artritis, soy jubilado del IGSS, pero solo recibo Q500 mensuales y no tengo familia”, señaló Ramírez, quien recuerda que los destrozos del terremoto de 1976 no fueron tan fuertes como los del sismo de la semana última.

Xavier Andrade, presidente de la Asociación Nacional de Constructores de Vivienda, dijo que esa agrupación considera que una casa básica puede abarcar un área de 32 metros cuadrados, tener dos habitaciones, sala, comedor-cocina, y un baño. Tendría un piso de cemento, paredes de bloc y techo de láminas de cinc.

La construcción llevaría entre 30 y 45 días, y su costo oscilaría entre Q25 mil y Q30 mil por unidad.

POR SERGIO MORALES Y ALEX ROJAS /



Herramientas

Tags

Multimedia

multimedia

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.