Comunitario

Cronistas de la cotidianidad

Hace 42 años el Congreso  aprobó el decreto 47-72,  con el cual se instituyó el Día del Periodista y posteriormente se definió que esa celebración se hiciera el 30 de noviembre, para recordar que en una fecha como esa, del año 1729, circuló el primer diario del país:  La Gaceta de Guatemala.

Por POR SERGIO MORALES

Los periodistas son los profesionales que comunican a la población los hechos que ocurren cada día en el entorno nacional e internacional. (Foto Prensa Libre: Archivo)
Los periodistas son los profesionales que comunican a la población los hechos que ocurren cada día en el entorno nacional e internacional. (Foto Prensa Libre: Archivo)

CIUDAD DE GUATEMALA- De ese entonces hasta hoy el periodismo ha evolucionado en sus vertientes impresa, radiofónica y televisiva hasta su presencia en internet, entendido como la superacarretera de la información, que constituye un cambio revolucionario en la comunicación.

Según Ileana Alamilla, del Observatorio de los Periodistas, la Prensa es un reflejo del desarrollo de una sociedad, por lo cual con las nuevas tecnologías se observa “un avance en la agilidad y la inmediatez de las comunicaciones”.

Desde el punto de vista profesional, la periodista afirma que ha existido un cambio paradigmático en la forma de ejercer la profesión en Guatemala porque se han posicionado el periodismo de investigación, las coberturas y los reportajes.

El periodista Luis Morales Chúa coincide en que uno de los principales cambios de la profesión es que hoy en día se ha fortalecido el periodismo de investigación y destaca cambios de forma en los medios impresos como la diagramación y el uso total de los colores.

RIESGOS

Desde el punto de vista político el periodismo ha sido uno de los pilares del proceso democrático, principalmente por la pluralidad de ideas que presenta. Sin embargo, el ejercicio de la profesión no ha estado alejado de riesgos en la cobertura noticiosa y el derecho constitucional a la libertad de expresión siempre ha estado marcado por factores adversos.

Alamilla subraya que en lo más duro del conflicto armado interno, cuando el Estado era el principal agresor, el gremio sufrió asesinatos, secuestros y desapariciones. Aunque hoy en día los actores han cambiado y existe una situación diferente, persisten riesgos y amenazas de censura, cierre de fuentes informativas, agresiones y muerte de periodistas en el ejercicio de su profesión.

“Algo que no había hace dos décadas es el riesgo que implica cubrir temas sobre el crimen organizado y narcoactividad, y algo muy triste es ver cómo población civil, encabezada por malos dirigentes también ha arremetido contra la Prensa”, expuso Alamilla.

Morales descarta que ahora exista una política oficial de “matar periodistas”, como sucedió durante el conflicto armado interno”. No obstante, dice que “sería imperdonable ocultar que continúan produciéndose agresiones contra periodistas”.

Señala acciones legales de sectores gubernamentales contra periodistas para tratar de acallarlos, las cuales califica de “improcedentes por contravenir normas constitucionales”.

Los entrevistados consideran que la existencia de una prensa crítica e independiente es signo de democracia, pero a la vez eso determina riesgos porque existen sectores intolerantes que tratan de ocultar que la información periodística se conozca.

INFORME -Situación empeora-

En su más reciente informe, el Centro de Reportes Informativos sobre Guatemala (Cerigua) detalló que del 2010 al 2014 se han reportado 195 violaciones a la libertad de expresión y de prensa, y concluye que la situación del gremio se ha deteriorado.

La mayoría de agresiones fueron amenazas de tipo física y verbal, también se registraron intimidaciones y presiones.

En menor medida hubo casos de intentos de soborno, plagio de información, retenciones, allanamiento de vivienda, daño de equipo y robos.

Cerigua señala que durante el actual gobierno se ha registrado el mayor número de agresiones contra la Prensa, un total de 143, y teme que el próximo año aumenten en forma significativa, por tratarse de un año electoral.

La organización también muestra preocupación por los casos de acoso judicial, detención arbitraria y difamación contra periodistas.

AgresioneS

En el 2013 al menos cuatro comunicadores fueron asesinados en la provincia.

En noviembre de ese año, funcionarios de Jalapa amenazaron de muerte a dos periodistas locales.

En agosto del 2013, agentes policiales agredieron al periodista Aroldo Marroquín, de Prensa Libre.

Este año el Ministerio Público recibió 71 denuncias por amenazas contra comunicadores.