Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

04/07/13 - 00:00 Comunitario

“Linchamientos son por poca presencia estatal”

Falta de presencia del Estado en las comunidades, ignorancia del ordenamiento jurídico, nula credibilidad en las instituciones del Gobierno, secuelas de la guerra y factores culturales y de educación son los principales factores que originan los linchamientos en Huehuetenango, donde este año han ocurrido tres casos con saldo de seis víctimas mortales.

Érick Villatoro Letona, auxiliar departamental de la Procuraduría de Derechos Humanos (PDH), y Vayron Herrera Mérida, delegado de la Comisión Presidencial de Derechos Humanos (Copredeh), hicieron un análisis sobre ese tema en Diálogo Libre, que se transmite en www.prensalibre.com.

¿Por qué ocurren tantos linchamientos en Huehuetenango?

Villatoro: Es uno de los departamentos que sufrió en el tiempo del conflicto armado, y esto generó desmovilización y violencia contra la población, y consideramos que este puede ser uno de los factores, pero también la falta de educación y de presencia del Estado.

Herrera: Hay desconocimiento del ordenamiento jurídico. Creo que la población no conoce qué es una medida sustitutiva, y esto agrava la situación. También que hay ausencia del Estado.

¿Hay algún mapa actual de los linchamientos?

Herrera: Por ejemplo, Barillas es un municipio con alto índice de linchamientos. El procedimiento es que trasladan a los sindicados a un lugar que se llama Poza Verde, y allí los linchan.

También hay en el sur del departamento, en Santa Bárbara, La Libertad y otros municipios, donde las personas han adoptado nuevas modalidades, pues bloquean caminos y prohíben el ingreso de la Policía e instituciones de derechos humanos.

¿Qué lectura le dan a los casos en Santa Bárbara?

Villatoro: En este lugar ya fue expulsado el Juzgado de Paz y la Policía, y esto ha influido en que haya ingobernabilidad por falta de presencia del Estado que garantice el acceso al Derecho, a la justicia, y que se malinterprete que un ajusticiamiento por mano propia es hacer justicia a una víctima de determinado hecho.

Muchos creen que hay desconfianza en la justicia porque es lenta y corrupta. ¿Qué opinan de esto?

Herrera: Las personas que generan todo este movimiento de buscar justicia por su propia mano tienen un objetivo, pues han confundido el tema con el Derecho Consuetudinario. El delito de linchamiento no figura en el Código Penal, solo aparece asesinato o muerte extrajudicial.

En las comunidades ya no permiten el ingreso de la Policía, instituciones de derechos humanos, Inacif (Instituto Nacional de Ciencias Forenses) o MP (Ministerio Público). Llevo 19 años en Copredeh, y han quemado personas delante de mí y nada hemos podido hacer.

Si las personas no aportan pruebas o testimonios contra los delincuentes, el MP poco puede hacer para sustentar la investigación.

Villatoro: Hay 538 agentes de la Policía y 30 agentes de fuerzas especiales para dar cobertura a una población de un millón 200 mil. Si la gente no siente que el Estado le está garantizando la seguridad y el derecho a la vida, opta por ese tipo de acciones.

Herrera: El flagelo de los linchamientos, ni dos mil ni tres mil policías podrían minimizarlo. La situación es que hay casos específicos en los que han linchado a personas por robo de rábanos o de una gallina, y considero que esto va más allá.

¿Hasta dónde los jueces y la Policía tienen responsabilidad en los linchamientos?

Villatoro: Los funcionarios tienen responsabilidad de garantizar la seguridad, la justicia y la vida de los ciudadanos, y esa responsabilidad puede ser por omisión o acción. El robo de una gallina no solo representa eso, sino que se debe interpretar que estos animales son el sustento diario de una familia.

Herrera: Hay una cultura de violencia, hay descomposición social y fractura de Estado-sociedad. En algunos municipios, si hay un accidente vial, el piloto es retenido o golpeado, sea responsable o no.

¿Qué lectura deja el uso de armas de grueso calibre en los linchamientos?

Villatoro: Sectores interesados en mantener la ingobernabilidad en el país y la zozobra se han involucrado en este tipo de acciones. No se trata de satanizar a estos municipios.

Después de un linchamiento, ¿qué queda en la comunidad?

Villatoro: Deja afectada a la población, y desafortunadamente al frente de la expectación de estos hechos hay niños que crecen en esta cultura de violencia, y esto hace que se mantenga el ciclo.

¿Qué esfuerzos hay para prevenir los linchamientos?

Herrera: Se ha formado una comisión de prevención de linchamientos, y nos hemos dado cuenta de que mucha gente es obligada a participar. Hay esfuerzos del Organismo Judicial, pero aislados.

El Estado no tiene una verdadera política que permita erradicar el clima de violencia e ingobernabilidad y favorezca la tolerancia y el respeto a los derechos humanos.

/

Datos

Tres linchamientos han ocurrido en Huehuetenango este año, en los que han muerto seis personas.

Del 2008 al 2009 hubo 50 personas linchadas en ese departamento, pero las estadísticas de la Policía solo registran como linchamiento cuando las víctimas son quemadas.

Del 2009 al 2012, cinco personas fueron linchadas en Chicol, Santa Bárbara.

El caso más reciente ocurrió el 20 de junio último, cuando fueron linchados  dos hombres   sindicados del secuestro de una niña.

En  Huehue hay 538 agentes de la Policía y 30  de fuerzas especiales,  para  dar cobertura a una población de  un millón 200 mil  habitantes.

El 30  o 40 por ciento de la población conoce los derechos humanos contenidos en la Constitución Política de la República hasta que llega a la universidad.


Herramientas

Relacionadas

Tags

Videos

multimedia

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.