Registrarse ¿Por qué registrarse?

Con tu usuario podrás:


- Ingresar al visor de la edición impresa
   de Prensa Libre

- Comentar cada nota publicada
   *ver términos y condiciones de uso
   del portal

- Obtener beneficios y promociones
   para usuarios registrados de
   Prensalibre.com


Olvidó su contraseña?

23/01/11 - 00:00 Comunitario

El Rabinal Achí es unmanuscrito clandestino

El drama danzario prehispánico Rabinal Achí—el cual estuvo en la clandestinidad desde 1635 hasta 1856, por presiones eclesiásticas— es escenificado este año, del 23 al 27 de enero, en Rabinal, Alta Verapaz, dentro del contexto de la feria patronal en honor de San Pablo.

Las presentaciones las lleva a cabo un grupo de 15 danzantes que son dirigidos por José León Coloch Gamina, representante y depositario de este drama dinástico que le fue heredado por su suegro, Esteban Xolop, el cual fue reconocido en 2005 como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por el Fondo de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

La danza se baila pausada, al compás del tun, que es interrumpido de vez en cuando por sonido de trompetas. Todos los participantes utilizan disfraces, excepto los dos músicos.

Programa

La escenificación se lleva a cabo hoy, frente a la iglesia El Calvario y en las sedes de las cofradías de San Pablo y de San Pedro; mañana, de nuevo en las cofradías ya mencionadas, y los danzantes participan en el acompañamiento a la procesión del santo patrono. El martes, otra vez en procesión y en un desfile cultural; miércoles, no se presenta. Jueves, frente a la iglesia parroquial, y en la casa de la nueva cofradía de San Pablo.

La trama

El sociólogo Carlos René García Escobar expuso que la narrativa del Rabinal Achí se divide en cuatro actos, cuya trama se resume en que los rabinalenses se rebelaron un día y no quisieron seguir pagando tributo a los quichés, por lo que estos enviaron a un emisario —Rabinal K’iche’— para sojuzgarlos de nuevo.

El emisario hizo tropelías en territorio rabinalense —como la destrucción de pueblos y el secuestro del cacique de Rabinal (Job Toj) y de varios niños—, por lo que fue capturado por un guerrero rabinalense —Rabinal Achí—, enjuiciado y sentenciado por el cacique.

Al prisionero se le ofrece perdonarle la vida si se hace súbdito de Job Toj, pero en una actitud honesta y de valor militar no se deja humillar y acepta la muerte.

Antes de ser ejecutado, Rabinal K’iche’ pide permiso para ir a despedirse de sus montes y valles, enfrentarse a los guerreros locales (jaguares y águilas), bailar con la princesa rabinalense (la madre de las plumas verdes) y beber de las bebidas reales (licor). La obra cierra con el discurso previo a la muerte de Rabinal K’iche’.

En las presentaciones, que se efectúan a partir de hoy por el grupo danzario de León Coloch, Rabinal K’iche’ es muerto a flechazos; sin embargo, García Escobar indicó que debido a que se ha perdido parte del manuscrito original, no se sabe la forma de la muerte del prisionero, por lo que estudiosos sugieren varias interpretaciones, entre estas la ejecución a flechazos, y en batalla, frente a los guerreros águilas y jaguares.

El sociólogo dijo que prefiere la versión de caer ante los guerreros. “Suena más heroico y honroso”, justificó.

Ante la Inquisición

Hasta el siglo XV, el Rabinal Achí era conocido como Tun Teleche (danza del tambor), y se presentaba en diferentes regiones k’iche’; pero, según un documento de la Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas, México, en 1624 el comisario del Santo Oficio en Mazatenango, Suchitepéquez, Antonio Prieto de Villegas, escribió a Felipe Ruiz del Corral, comisario de la Inquisición en Guatemala, que era necesario desterrar de la República de los Indios — en la costa sur— el baile llamado teleche, porque contenía idolatrías y cosas recordativas de las antiguas costumbres de los indios.

García considera que posiblemente en la prohibición influyó el que se sacrificaba a un ser humano, lo cual pudo ser real en el inicio, pero no se sabe si se practicó en el siglo XVI.

En su libro Atlas Danzario de Guatemala, García relata que la ordenanza de la prohibición fue publicada en 1635, por Fray Alonso Tovilla.

El manuscrito permaneció en la clandestinidad hasta que fue descubierto en 1856, y traducido por el párroco de Rabinal, Charles Etienne Brasseur de Bourbourg. En esta época empezó a ser llamado Rabinal Achí.

El religioso narró que el texto le fue dictado por Bartolo Sis, depositario del Tun en idioma Achí, y que la obra se había presentado en la clandestinidad por más de 200 años, en el lugar donde se originó el drama, Rabinal.

En 1928, el texto fue traducido al español por Luis Cardoza y Aragón, y desde entonces ha tenido otras traducciones hispanas e interpretaciones.

Este año, el grupo danzario de Coloch redujo las presentaciones por cuestiones presupuestarias. No se escenificará el 18 y 20, como se acostumbraba, ya que los gastos son altos.

Coloch refirió que, salvo una ayuda para la compra de trajes, el Ministerio de Cultura no los apoya económicamente. “Solo tenemos una pequeña colaboración de la municipalidad de Rabinal”, resaltó.

Manuel Solomán, uno de los danzantes, explicó que se tiene que invertir en trajes, comida e incentivos de los participantes.

POR DANILO LóPEZ, CARLOS GRAVE Y LEONEL SIóN /

Herramientas

Multimedia

multimedia

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.